Cómo proteger la espalda en la vuelta al deporte tras del confinamiento

Practicar deportes y hacer ejercicio físico de forma regular es una de las principales recomendaciones para mantener la salud de nuestro organismo. Y, en este sentido, después del confinamiento por el coronavirus, reiniciar las actividades deportivas es muy conveniente para recuperar la forma física que teníamos antes de la cuarentena.

No obstante, el retorno al deporte después de largos periodos de inactividad siempre representa un mayor riesgo de sufrir lesiones en las articulaciones. Y la mayoría de actividades físicas supone alguna tensión sobre la columna vertebral y la espalda, por lo que debemos tener en cuenta algunos consejos sobre cómo proteger la espalda al volver a hacer deporte.

Consulta con el especialista para evitar lesiones

Si durante la cuarentena sufriste dolores de espalda, sería bueno que consultes con un médico traumatólogo antes de realizar algún deporte. De igual forma, si has tenido cirugías previas, lesiones repetitivas, lesiones que ocasionaron debilidad muscular o lesión de algún nervio de la columna vertebral, también es recomendable que hables con tu médico para evitar lesiones futuras. El especialista te ayudara a conocer cuáles son los mejores ejercicios para evitarlas.

Las lumbalgias, por otra parte, son comunes después de largos periodos sentados o en posturas inadecuadas. Tu médico puede indicarte el uso de recursos como la faja sacrolumbar lumbitron elite para aliviar el dolor y prevenir lesiones por debilidad de la musculatura lumbar.

Regresa al deporte de forma progresiva

En la columna vertebral y los huesos de la pelvis se fijan los grandes músculos del abdomen y los glúteos, constituyendo los músculos del tronco o el core. Durante la actividad física y los deportes, estos músculos ayudan a estabilizar y proteger la columna vertebral al mantenernos de pie.

Después de un largo periodo de inactividad, como el causado por el confinamiento, estos músculos pierden fuerza y se hacen menos flexibles. Nuestro equilibrio y estabilidad será deficiente, con lo cual se aumenta el riesgo de lesionar las articulaciones, en especial en la zona lumbar o parte baja de la espalda.

Reinicia el deporte de forma progresiva: empieza lentamente, con una intensidad leve a moderada. Con el pasar de los días, puedes ir aumentando la intensidad y duración de los ejercicios, a medida que los músculos vayan recuperando la fuerza y flexibilidad necesaria para realizar la actividad deportiva.

Fortalece los músculos de la espalda y el tronco

Fortalecer los músculos del core, que comprenden los músculos abdominales, lumbares, de la pelvis, los glúteos y la musculatura profunda de la espalda, mejora la estabilidad de nuestro cuerpo y previene las lesiones articulares de la espalda.

Estos músculos aportan también mayor eficiencia al realizar los movimientos, ya que son utilizados, por ejemplo, para dar una patada a una pelota, levantar un objeto pesado y para mantenernos de pie.

Algunos ejercicios para el fortalecimiento de los músculos del tronco son:

  • Yoga
  • Pilates
  • Los abdominales
  • Puente
  • Rotaciones de la columna
  • Plancha y planchas laterales

Mantener una columna vertebral sana evitara lesiones en la espalda, por esto es importante que nuestros músculos y ligamentos se mantengan flexibles y fuertes antes de hacer deporte.

Mantén una postura correcta

La mayoría de las veces, la dorsalgia o dolor de espalda está ocasionada por problemas posturales al momento de realizar el deporte, el uso de la espaldera transpirable puede ayudarte a corregir la postura, recordando que no debe ser usada por más de 4 horas al día.

Tomar conciencia de tu postura y mejorarla a lo largo del entrenamiento disminuirá los dolores y las lesiones de las articulaciones de la espalda, que se presentan al momento de realizar el deporte. Llevar una postura erguida, evitando la postura encorvada, disminuirá estas afecciones.

Al fortalecer la musculatura del tronco, indirectamente, estamos ayudando a mejorar la postura, lo cual ratifica la importancia del fortalecimiento estos músculos.

Disminuye el impacto sobre la espalda

Utiliza el calzado adecuado que ayude a reducir el impacto producido por el choque de nuestro pie contra el suelo, ya que este suele ser devuelto con la misma intensidad con la que golpeamos el piso hacia nuestra columna.  Esto puede favorecer la aparición de lesiones en las articulaciones de la columna vertebral, utilizar el calzado adecuado e incluir la plantilla deportiva con descarga en talón y metatarsos disminuye este impacto y favorece la estabilidad de nuestro cuerpo.

Al correr o trotar sobre suelos duros, como el asfalto, el impacto en nuestra columna es mayor por lo que es recomendable que durante los primeros días realicemos las actividades deportivas en suelos acolchados o blandos, como la grama, para disminuir la fuerza del impacto sobre nuestra espalda.

Calienta y estira tus músculos antes de empezar

Antes de retornar a cualquier deporte es necesario realizar calentamiento y estiramiento de los músculos y ligamentos. Caminar es una buena opción, que ayudará aumentar el flujo de sangre a los músculos y ligamentos de tu espalda.

Al finalizar la actividad deportiva, también debes estirar tus músculos y ligamentos, y recuerda no parar de golpe el deporte, sino ir bajando la intensidad poco a poco hasta estar en reposo.

 

Consejos ortopédicos para proteger las articulaciones en la vuelta al deporte tras el confinamiento

Rodillera ortopédica, clave para el tratamiento de las lesiones de ligamento

El uso de una rodillera ortopédica en lesiones de rodilla alivia el dolor, reduce la inflamación y aporta estabilidad, sobre todo en lesiones de ligamentos.

Cualquier lesión de rodilla presentan síntomas en común como el dolor, la inflamación e inestabilidad. El uso de una rodillera ortopédica alivia esos síntomas. Principalmente en casos de lesiones de ligamentos, que son las más frecuentes junto con los esguinces y las lesiones de menisco.

Sentir que la rodilla se “traba” o que por el contrario, “cede” suele ser alguna de las molestias más referidas por los pacientes. Sin embargo, las causas de una lesión de rodilla pueden ser muy distintas. No todas ellas están relacionadas con la práctica deportiva y su tratamiento varía según gravedad y tipología.

Normalmente las lesiones de ligamentos se producen cuando estos tejidos, que mantienen unidos a los huesos, se estiran demasiado o se desgarran, ya sea por una torcedura o un exceso de tracción. Las roturas de ligamentos son comunes en deportistas cuya actividad físicas incluya  correr, saltar, detenerse y cambiar de dirección frecuentemente, como el fútbol, el baloncesto, el ciclismo o las artes marciales.

Entenderemos mejor las causas de las lesiones de ligamento en las rodillas si tenemos en cuenta que los ligamentos son un conjunto de fibras de colágeno en forma de banda, cuya función es limitar el movimiento de la articulación para que no sobrepase los límites anatómicos y biomecánicos.

La estabilidad de la rodilla está asegurada por cuatro ligamentos: el ligamento cruzado anterior, el ligamento cruzado posterior y el ligamento lateral interno y externo.

La rotura del ligamento cruzado anterior es la más frecuente. Y la menos es la del ligamento cruzado posterior. La función del ligamento cruzado anterior es evitar que la tibia se desplace hacia delante con respecto al fémur. Consta de dos estructuras que se cruzan en el interior de la rodilla. Se encargan de unir la tibia con el fémur, proporcionando estabilidad en los movimientos de extensión y flexión. Por su parte el ligamento lateral interno y externo impiden que la rodilla se mueva excesivamente hacia los lados.

La lesión de los ligamentos puede estar causada por un cambio brusco de dirección de la rodilla, una desaceleración exagerada o incluso una contusión.

En el tratamiento de una rotura de ligamento, los especialistas recomiendan para su rehabilitación reposo absoluto. También mantener la pierna elevada por encima del corazón, siempre que sea posible, y el uso de una rodillera ortopédica de efecto compresor.

Por ejemplo, la rodillera flexo-extensión larga/abierta de Orliman tiene un efecto de compresión, soporte y estabilización medio-lateral. Esta ortesis de rodilla facilita el control y la amplitud de los movimientos de flexo-extensión. Está indicada en el tratamiento post-quirúrgico de una lesión de rodilla. Y también en las patologías en las que interese controlar el rango articular de la rodilla.

La rodillera de rótula cerrada con articulaciones policéntricas de Orliman ejerce la compresión necesaria en cada zona. Esta rodillera rotuliana incorpora un tejido de punto con mejor fijación sobre la piel. Eso permite la estabilidad durante el movimiento. No precisa ningún sistema de fijación. La presión ejercida alrededor de la rótula por esta rodillera rotuliana sobre los tejidos blandos mejora intermitentemente el metabolismo celular. Y favorece la reabsorción de edemas, derrames y hematomas.

Por su parte, la rodillera elástica con rótula cerrada y estabilizadores laterales aporta soporte, compresión y ajuste. Está diseñada para esguince ligamentosos, tendinitis y procesos inflamatorios. Su tejido transpirable y los estabilizadores laterales de esta rodillera ortopédica hacen que sea cómoda de llevar.

La rodillera flexo- extensión larga/abierta está diseñada con un material tricapa que facilita una rápida dispersión del sudor, mayor elasticidad y una mejor adaptación. Esta ortesis de rodilla permite controlar la amplitud de movimientos. Además ofrece compresión, soporte y estabilización.

Para el tratamiento de lesiones de rodilla de ligamentos cruzados, combinado con lesiones ligamentosas colaterales (Triada), como tratamiento post-quirúrgico en la cirugía de ligamentos (LCA) y (LCD), se recomienda la ortesis funcional de rodilla con control de flexo-extensión ocr100. El sistema de regulación y sujeción de esta rodillera ortopédica mediante cinchas regulables con almohadillas de protección antideslizante permite un mejor ajuste.

Protege tu espalda en Semana Santa con una faja lumbar de Orliman

La Semana Santa está a la vuelta de la esquina. Las calles se llenan de devoción y de hermosos pasos llevados a hombros por los miembros de las diversas hermandades. Unos momentos de mucho sentimiento, pero en los que hay que tomar precauciones y proteger tu espalda con una buena faja lumbar para evitar que la devoción no nos cause lesiones.

Leer más

Plantilla deportiva, un imprescindible para cuidar los pies de los deportistas

La práctica deportiva no puede entenderse sin un cuidado físico continuado y una adecuada prevención. Y para que sea eficaz, los pies son los que más atención deben recibir, ya que su estabilidad está involucrada en la salud de toda la cadena articular. Un mal apoyo o lesiones en el pie (como metatarsalgia, talalgia o fascitis plantar)  pueden provocar también lesiones en el tobillo, rodillas, cadera y espalda. El uso de una plantilla deportiva es un elemento clave en la prevención y el cuidado de los pies.  Leer más

Descubre las nuevas prótesis de pie de carbono de Orliman Prosthesis

La gama Orliman Prosthesis de Orliman está pensada para aportar soluciones a la movilidad. Dentro de esta línea de productos, las nuevas prótesis de pie de carbono están diseñadas para ser funcionales y de calidad. Sin olvidar que cuentan un alto componente de diseño, como el resto de productos de la gama. Además, estas prótesis para pie son fiables y duraderas y están fabricadas con técnicas y materiales muy innovadores.

Leer más

¿Vas a volar? Llévate unos calcetines de viaje de compresión

Pasar muchas horas sentado en un avión provoca que las piernas se hinchen, debido a una mala circulación. Esto puede ser un síntoma de una insuficiencia venosa crónica, que puede provocar la formación de coágulos de sangre. Es lo que se conoce como el síndrome de la clase turista. Además de levantarte cada cierto tiempo, mover las piernas e hidratarte bien, lo mejor es usar unos calcetines de viaje de compresión. Los calcetines de compresión ayudan a la circulación sanguínea y reducen la sensación de fatiga.

Leer más

Consejos de ortopedia para el tratamiento de la fascitis plantar

La fascitis plantar es un problema de salud localizado en el pie que es motivo de numerosas consultas en las clínicas de ortopedia y traumatología. De hecho, su nombre proviene de la zona concreta del pie en la que se producen los dolores en cuestión. Se trata de la planta y, más específicamente, la fascia plantar, un tejido elástico que abarca desde el calcáneo hasta la zona de los metatarsos.
Leer más