Neuropatías periféricas, todo lo que debes saber

El término neuropatías periféricas se refiere a la afectación de los nervios que intercomunican todas las partes del cuerpo (sistema nervioso periférico) con el cerebro y la médula espinal (sistema nervioso central).

El cerebro y la médula espinal envían y reciben información de todas partes del cuerpo, a través de los nervios periféricos. Cuando se afecta alguno de ellos, esta información se pierde o se distorsiona, ocasionando los síntomas relacionados con la función del nervio dañado.

¿Cuáles son los síntomas de las neuropatías periféricas?

Los síntomas van a depender del tipo de nervio afectado, teniendo en cuenta que existen 3 tipos de nervios periféricos: sensitivos, motores y autónomos. Tomando como referencia los tipos de nervios, podemos establecer una clasificación de neuropatías periféricas y los síntomas asociados a cada una.

Neuropatía periférica motora

Existe afectación de un nervio motor. Los síntomas que presenta el paciente serán debilidad muscular, atrofia, falta de coordinación, caídas, calambres y disminución de los reflejos.

Neuropatía sensitiva 

Cuando el afectado es un nervio sensitivo, la gama de síntomas que pueden presentarse son mayores y dependen de la función del nervio. Así encontramos síntomas como:

  • Hormigueo, cosquilleo o entumecimiento de las manos o los pies, que puede avanzar hasta piernas y brazos.
  • Hiperestesia o sensibilidad aumentada en las zonas donde funciona el nervio.
  • Anestesia o pérdida de la sensibilidad. Los pacientes pueden lesionarse o quemarse, sin sentir dolor, lo que en ocasiones puede retrasar el tratamiento de las heridas.
  • Alodinia, dolor ante estímulos no dolorosos.
  • Dolor punzante, urente, agudo o pulsátil en las zonas de inervación.
  • Sensación de estar usando guantes o medias.

Neuropatías mixtas o motosensoriales

El paciente presenta síntomas motores y sensoriales al mismo tiempo, puede deberse a afectación de varios nervios o de un nervio que cumple las dos funciones.

Dependiendo del número de nervios afectados podemos clasificar las neuropatías en mononeuropatía, cuando hay afectación de un solo nervio, o polineuropatía al presentarse daño de varios nervios periféricos.

Neuropatía autonómica

Los nervios autónomos controlan las funciones involuntarias, por lo que su daño afecta el funcionamiento de algunos órganos. Pudiendo producirse alteración en las transpiración (en exceso o déficit), incontinencia urinaria, alteraciones intestinales (con diarrea o estreñimiento), disrritmias cardiacas, alteración de las cifras de presión arterial o disfagia.

Causas de neuropatía periférica

Las neuropatías periféricas pueden ser heredadas o adquiridas por enfermedades o traumatismos, sin embargo, en algunos casos no se puede determinar una causa específica y se les conoce como neuropatías periféricas idiopáticas.

Neuropatía secundaria a traumatismos

Es la causa más frecuente de neuropatías periféricas. Los traumatismos agudos, como los ocurridos en un accidente de tránsito, caídas, actividades deportivas o incluso en quirófano, pueden lesionar los nervios por compresión, estiramiento, aplastamiento o sección parcial o completa del nervio que impide la comunicación eficaz con el cerebro y la médula espinal.

Las fracturas o luxaciones de los huesos pueden lesionar los nervios cercanos; de igual forma, traumatismos leves en ocasiones pueden afectar a los nervios.

Trabajos repetitivos o posturas inadecuadas

Las actividades repetitivas, movimientos inadecuados o las malas posturas también pueden desencadenar una neuropatía periférica. Estas actividades causan inflamación en los tendones, músculos y ligamentos, que comprimen las vías por donde pasa el nervio.

La representación más frecuente es el síndrome del túnel del carpo donde hay compresión del nervio cubital en la muñeca. La muñequera elástica funcional Orliman therago es ideal para el tratamiento del síndrome del túnel carpiano.

La epicondilitis o epitrocleitis en el codo, también conocidas como codo del tenista y del golfista, son otro ejemplo de neuropatía periférica, por compresión del nervio cubital en el codo, al inflamarse los tendones por movimientos repetitivos. Utilizar el brazalete epicondilitis transpirable, durante la actividad deportiva, previene este tipo de neuropatía.

Enfermedades metabólicas y endocrinas

Entre estas enfermedades hay que destacar a la diabetes mellitus como la principal causa de neuropatía periférica por enfermedades en adultos. Entre el 30 y el 66% de los pacientes con diabetes, presentaran algún grado de neuropatía periférica. Puede presentarse con afectación de cualquier tipo de nervio y con variaciones de los síntomas ya presentados.

Otras enfermedades endocrinas como el hipotiroidismo, donde hay acumulación de líquido por una disminución del metabolismo, o la acromegalia con crecimiento excesivo de los huesos y las articulaciones por exceso de hormona de crecimiento, hacen que los nervios queden atrapados o comprimidos.

Enfermedad de los vasos sanguíneos

Las vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos) terminan en endurecimiento y cicatrización de la pared de los vasos, lo que disminuye el flujo de sangre y el aporte de oxígeno en la periferia. Los nervios periféricos se ven afectados al no recibir el aporte adecuado de sangre.

Estas vasculitis pueden producir un trastorno conocido como mononeuritis múltiple o mononeuropatía multifocal, en la cual se ven afectados dos o más nervios aislados en áreas distintas. La diabetes mellitus también altera el aporte de sangre a los nervios.

Enfermedades inmunológicas

Las enfermedades inmunológicas pueden afectar directamente a los nervios o atacar los músculos y huesos cercanos. La estructura de los músculos y los huesos se altera y pueden comprimir o atrapar las fibras nerviosas.

Enfermedades renales

La disminución en la tasa de filtración de los riñones, provoca una acumulación de sustancias tóxicas en la sangre que dañan los nervios periféricos. La mayoría de los pacientes con diálisis presenta polineuropatía periférica.

Cáncer

El crecimiento anormal de un tumor puede comprimir los nervios periféricos. Otra forma en que afecta el cáncer a las fibras nerviosas periféricas es el síndrome paraneoplásico, en donde la respuesta inmunitaria contra el tumor, en ocasiones puede dañar el sistema nervioso periférico.

La neuropatía periférica por la quimioterapia utilizada para tratar el cáncer es la causa más frecuente en pacientes oncológicos y es una de las razones por las cuales los pacientes abandonan el tratamiento.

Infecciones virales o bacterianas

Algunos virus, la mayoría perteneciente al grupo del herpes humano, y bacterias pueden producir un daño considerable en el tejido nervioso. La presentación más popular es la neuralgia posherpética, que ocurre por un daño de los nervios luego de un ataque de culebrilla o herpes zóster.

Toxinas 

Las toxinas presentes en algunos medicamentos o compuestos industriales pueden dañar los nervios y desencadenar una neuropatía periférica.

El consumo excesivo de alcohol es otra causa de neuropatía periférica. Se produce un daño directo sobre el nervio, que en ocasiones es irreversible, además se asocia con un déficit nutricional en donde hay disminución de la vitamina B12, tiamina y ácido fólico, fundamentales para la salud de los nervios.

Cómo se diagnostica la neuropatía periférica

Para el diagnóstico de la neuropatía periférica hace falta una historia clínica completa y un examen físico exhaustivo, además de contar con exámenes de laboratorio, que pueden orientar para encontrar la causa de la afectación de los nervios.

También pueden realizarse otros exámenes para orientarnos sobre la causa y el grado de afectación de la neuropatía periférica; entre ellos tenemos:

  • Las pruebas de velocidad de conducción nerviosa
  • Electromiografía
  • Diagnóstico por imagen: ecografía, tomografías y resonancias
  • Biopsia de nervio
  • Biopsia de piel

Cuál es el tratamiento para la neuropatía periférica

Lo principal es controlar las causas de la neuropatía con el tratamiento adecuado. La segunda finalidad del tratamiento va destinado al cambio de hábitos y estilo de vida: llevar una dieta saludable, hacer ejercicio, evitar malas posturas o movimientos inadecuados y repetitivos, control del peso, evitar la exposición a toxinas, corregir el déficit de vitaminas y disminuir o evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Medicamentos para el dolor

Para el manejo de los síntomas se pueden utilizar analgésicos como antiinflamatorios no esteroideos, para casos leves. Los casos más graves pueden requerir el uso de opiáceos para controlar el dolor.

 Los anticonvulsivantes y antidepresivos han sido utilizados para tratar el dolor neuropático con efectividad, teniendo en cuenta sus efectos secundarios,  como la somnolencia y mareos que pueden afectar el día a día del paciente.

Existen medicamentos de uso tópico como la lidocaína tópica, que pueden ayudar con el manejo de algunas neuropatías periféricas.

Otras alternativas para manejar las neuropatías periféricas

Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea, en donde se utilizan los electrodos en la piel para administrar corriente eléctrica suave y mejorar la conducción nerviosa.

En algunos casos es necesario indicar ayudas mecánicas como férulas para las manos o los pies, como la muñequera con férula palmar rígida, que puede ayudar a disminuir el dolor y la discapacidad física, compensando la debilidad muscular o aliviando la compresión del nervio.

El calzado terapéutico – rhuys® además de mejorar alteraciones en la marcha, previene las lesiones en los pies, cuando se ha perdido sensibilidad, a causa de la neuropatía periférica.

Cirugía para la neuropatía

Cuando el tratamiento médico no logra calmar los síntomas, producto de una compresión nerviosa, como por ejemplo el síndrome del túnel del carpo o la presencia de tumores, puede ser necesaria la cirugía para descomprimir el nervio y mejorar la sintomatología.

La cirugía puede servir para reducir el dolor neuropático, al destruir completamente el nervio. Es necesario destacar que la cirugía es válida solo para mononeuropatías; cuando hay afectación difusa de varios nervios, como ocurre en la neuropatía diabética, no está indicada.

 

Te recomendamos:

Consejos ortopédicos para proteger las articulaciones en la vuelta al deporte tras el confinamiento

Consejos para la prevención de lesiones en verano

En la prevención de lesiones en los deportes de verano hay que utilizar el sentido común

Las ortesis de Orliman te ayudan en la prevención de lesiones este verano

En verano se incrementa el riesgo de sufrir lesiones deportivas. Fractura, sobrecarga muscular o esguince suelen ser las más habituales. La falta de preparación física, no tener la técnica apropiada o la utilización de material inadecuado suelen ser las causas principales. Para que eso no ocurra, hay que seguir unos consejos para la prevención de lesiones en verano. Y así disfrutar de los beneficios de hacer deporte.

  • Cuidado con el cuello. Una de las lesiones más habituales son las de cuello. Las zambullidas en ríos, playas o piscinas desde ciertas alturas, sin conocer la profundidad puede provocar una fractura vertebral, latigazos o lesiones medulares irreversibles.
  • El ciclismo, mejor con protección. Muchos se animan a coger la bici en verano. Es uno de los deportes más frecuentes, pero es importante tomar medidas para la prevención de lesiones, ya que las caídas son muy frecuentes. Es aconsejable utilizar el casco y también muñequeras para protegerse de un esguince. En Orliman contamos con dos modelos. La Muñequera elástica y la Muñequera elástica graduable. Son cómodas de llevar, transpirables y ofrecen sujeción y estabilización.
  • Prevención de lesiones de codo. Otros deportes que se practican habitualmente en verano son el tenis y el golf. Lesiones como el codo de tenista y el de golfista son muy frecuentes en esta época del año, debido a una sobrecarga muscular por errores en la técnica o el uso de un material inapropiado. Además de hacer ejercicios de calentamiento y buscar asesoramiento profesional, el uso de la Codera elástica con almohadillas en gel te ayuda a eliminar tensiones y el dolor en la zona.
  • Realiza calentamientos y estiramientos. Es la mejor manera de prevenir una sobrecarga muscular, una esguince o una fractura. Sobre todo en actividades de impacto como correr o deportes de contacto. En estos casos, también es conveniente proteger las piernas para evitar lesiones. Por ejemplo con la Muslera elástica de Orliman, indicada para la prevención de desgarros musculares, ya que aporta soporte y compresión. Otros productos para la prevención de lesiones en la pierna son la Pantorrillera elástica o la Rodillera elástica con estabilizadores laterales y almohadilla en gel. A ellos se unen la Tobillera elástica con almohadillas en gel y la Tobillera elástica graduable. Todos ellos aportan soporte y protección en las actividades deportivas.
  • El ejercicio físico, mejor con moderación. Esta muy bien hacer deporte. Pero si no estás acostumbrado lo mejor es ir poco a poco. Así el cuerpo se va adaptando y disminuyes riesgos. No solo de lesiones, sino también de problemas más graves. Y si estás cansado, para. En la prevención de lesiones, la mejor manera de actuar es escuchar a tu cuerpo. Si te pide que descanses, hazlo. Las lesiones por la fatiga son mucho más frecuentes de lo que pensamos.
  • Cuidado con los golpes de calor. Es uno de los problemas más graves en verano. Altas temperaturas, exceso de ejercicio físico, ropa inadecuada y falta de forma física son una combinación mala. Por ello es importante mantenerse hidratado, no cometer excesos, llevar la ropa adecuada y escoger bien la hora a la que hacemos deporte.
  • Utiliza el material apropiado. Cada actividad física requiere una indumentaria. Es importante que la ropa sea transpirable y que las zapatillas sean las apropiadas. Y puede ser conveniente utilizar la Plantilla deportiva con descarga en talón y metatarsos de Orliman. Está diseñada para absorber los impactos y dar estabilidad.

Así debes cuidarte de la protusión discal

La protusión discal suele aparecer por el envejecimiento de los discos vertebrales

El dolor y las contracturas musculares son los principales síntomas de una protusión discal

Una protusión discal puede aparecer por dos causas. Bien por el envejecimiento de los discos o bien debido a un traumatismo o un golpe fuerte. No todas causan dolor de espalda. De hecho, la gran mayoría de los adultos mayores de 40 años tienen al menos una protusión discal producida por la edad que no supone molestia. Sin embargo, hay que tratarlas para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

La columna está formada por vértebras y discos intervertebrales. Estos hacen la función de almohadilla, evitando el roce de las vértebras, amortiguando el peso y estabilizando la columna. Esos discos están formados por un anillo fibroso que protege un núcleo gelatinoso (núcleo pulposo). Con los años, el anillo fibroso de los discos intervertebrales pierde elasticidad y resistencia. Eso hace que el núcleo pulposo se desplace y provoque una protusión discal. Esa protusión se puede convertir en una hernia discal cuando el anillo fibroso se rompe y deja libre el núcleo pulposo.

¿Qué síntomas tiene? Lo más habitual es el dolor. Principalmente suele aparecer en la zona cervical y lumbar y suele ir acompañado de contracturas musculares. Ese dolor puede irradiarse al brazo si se da en la zona cervical o a la pierna si se da en la zona lumbar.

¿Cuál es el tratamiento de la protusión discal? ¿Y el tratamiento de la hernia discal? En la actualidad, la mejor opción es el tratamiento conservador. Un tratamiento de la protusión discal eficaz suele contemplar la toma de antiinflamatorios o analgésicos y cambios en los hábitos de vida. Por ejemplo, haciendo ejercicio físico para potenciar los músculos de la espalda y abdominales y perdiendo peso. También es importante una correcta posición postural, para la correcta alineación de la columna. Y nunca es aconsejable el reposo total.

Y en el caso de que la protusión haya degenerado en una hernia discal, se aconseja seguir un tratamiento de la hernia discal similar: medicación (analgésicos, relajantes musculares…) y fisioterapia. Todo ello dirigido a minimizar el dolor de la hernia de disco.

Además, tanto en el tratamiento de la protusión discal como en el tratamiento de la hernia discal, el uso de ortesis como las de Orliman ayuda a aliviar el dolor y mejorar la posición postural. Como por ejemplo, las Faja sacrolumbar con almohadilla unisex- Faja sacrolumbar semirrígida unisex. Su vendaje elástico tridimensional, junto con la almohadilla de fricción viscoelástica produce compresión y un micro masaje en la zona lumbar y lumbosacra. Así se eliminan las tensiones. Y además aportan un efecto analgésico en las vértebras.

Otra ortesis de gran utilidad en el tratamiento de la protusión discal o en el tratamiento de la hernia discal es el Marco de hiper-extensión Jewett. Esta ortesis alivia el dolor vertebral, ofrece estabilización de la columna y permite controlar los movimientos, algo fundamental en casos que necesiten recurrir a la cirugía.

Precisamente la cirugía es el tratamiento más eficaz, porque elimina el problema. Pero siempre es preferible optar por opciones más conservadoras. En la actualidad, los tratamientos van encaminados a probar antes la efectividad de alternativas como la fisioterapia, corrección postural, cambio de hábitos de vida y fortalecimiento de los músculos, que por opciones más radicales y con más complicaciones.

Plantillas ortopédicas, cuándo la pisada del niño está relacionada con la mordida

Las plantillas ortopédicas corrigen defectos de pisada que pueden estar relacionados con la mordida

Las plantillas ortopédicas ofrecen estabilidad y soporte

Las plantillas ortopédicas ayudan a corregir problemas de pisada. En el caso de plantillas para pie plano o las plantillas para pie cavo proporcionan estabilidad, soporte y un mejor apoyo. Y eso es de gran ayuda sobre todo para los niños, ya que así se corrigen a tiempo estos problemas y no se arrastran con el crecimiento. Unos problemas que, según un reciente estudio, pueden estar relacionados con su manera de morder.

Y es que una investigación de la Universidad de Málaga confirma de manera científica que la pisada de un niño está íntimamente relacionada con su mordida. Los resultados revelan que el 50% de los niños que manifiestan protrusión de mandíbula presentan al mismo tiempo un tipo de pisada pronada.

En el estudio del grupo Poduma, especializado en podología infantil, se han analizado a unos 200 escolares con edades comprendidas entre los 6 y los 9 años. Así detectaron que el 100% de los niños con pie pronado estaba relacionado con protrusión de mandíbula. Además en ausencia de maloclusión, los pacientes presentan generalmente una posición estática sobre ambos pies sin desviaciones de la columna vertebral.

Esta investigación complementa un estudio de la Universidad de Barcelona de 2015. En él se explica como la oclusión dental interfiere en la postura corporal general. Según este estudio cada tipo de oclusión provoca un efecto distinto sobre la misma.

Además, afirma que la relación inversa también puede ocurrir. Es decir, alteraciones posturales pueden traer como consecuencia disfunciones del sistema estomatognático (conjunto de órganos y tejidos que permiten las funciones fisiológicas de: comer, hablar, pronunciar, masticar, deglutir, sonreír incluyendo todas las expresiones faciales, respirar, besar o succionar).

Es evidente que la oclusión dental, al condicionar la relación mandíbulo-craneal aproximadamente 1.500 veces al día en el momento de la deglución, interviene de manera determinante en el complejo muscular de flexión de la cabeza en relación con el tronco. Cualquier desequilibrio de una parte del sistema muscular del cuello provoca una actitud postural anormal de la cabeza en relación con el tronco.

Por tanto, el equilibrio postural de la columna está condicionado por distintos factores:

– Normal relación osteo-articular intervertebral y equilibrio de la musculatura que se inserta en las mismas.

– Relación oclusal normal y equilibrio de la musculatura mandibulo-craneal.

–  Apoyo podal normal y equilibrio de la musculatura de los miembros inferiores.

Corregir los defectos o desequilibrios de nuestra manera de caminar puede evitarnos muchos problemas con el paso del tiempo. Especial atención merecen los niños. Al encontrarse en fase de crecimiento son más vulnerables y pueden arrastrar las secuelas hasta la edad adulta.

Las plantillas ortopédicas en niños pueden ser de gran ayuda. Las plantillas ortopédicas se utilizan para facilitar o mejorar el apoyo de los pies al caminar.  Deben estar prescritas por un especialista, podólogo o traumatólogo. Y estos deben analizar la progresión de los resultados en el tiempo, teniendo en cuenta el factor de cambio y crecimiento corporal de estos pacientes.

Las plantillas pediátricas de Orliman son perfectas para los niños. Tienen la característica de ser semirrígidas, con una cavidad para el talón y soporte para al arco longitudinal interno lo que permite controlar y realinear el pie en la fase de apoyo de la marcha. Hay plantillas para pie cavo y plantillas para pie plano. Las plantillas ortopédicas de Orliman mejoran la posición del talón. Y dan una adecuada estabilidad del retropié, optimizando el equilibrio durante la misma.

También están recomendadas para la limitar el movimiento de la articulación subastragalina. Y para la elevación del arco longitudinal interno del pie. Las plantillas ortopédicas además proporcionan alivio de la tensión en la fascia plantar.

 

 

Deportes para discapacitados, beneficiosos para los niños

Los deportes para discapacitados fomentan la integración social de los niños y su autonomía

La mejora de la autoestima y la motivación son dos grandes beneficios de los deportes para discapacitados

El deporte adaptado nació después de la II Guerra Mundial como método de rehabilitación para los que tenían una lesión física. Poco a poco esta modalidad fue creciendo y en 1960 se organizaron las primeras paralimpiadas. Los deportes para discapacitados aporta grandes beneficios tanto a nivel físico como a la hora de fomentar la integración social, la autonomía y la calidad de vida de estas personas.

En el caso de los niños, los deportes adaptados para discapacitados son un gran aliado para su desarrollo personal. Por ejemplo, en el caso de jugar al fútbol para discapacitados aprenderán a trabajar en equipo y a sociabilizarse. Además al formar parte de un equipo podrá crear nuevas amistades y compartir aficiones.

A ello se une que los deportes para discapacitados o para niños sin discapacidad ayudan a canalizar la energía. Los niños son energía en estado puro. Y aunque tengan una discapacidad necesitan liberarla y no llevar una vida sedentaria. Los deportes adaptados para discapacitados son la mejor opción, porque son divertidos y motivadores. Por ejemplo, el atletismo para discapacitados te plantea una serie de retos y eso incrementa su afán de superación y su interés por conseguir nuevos objetivos.

Además, los niños que practican algún deporte presentan una mayor autoestima y bienestar psicológico. Algo fundamental para los niños con alguna discapacidad física o mental. El deporte aumenta la confianza en sus habilidades y capacidades, así como reduce los niveles de estrés.

Por no hablar de los beneficios físicos. La actividad deportiva mejora la circulación y el desarrollo de la musculatura. Además ayuda a tener un mejor equilibrio y coordinación. Y eso favorece la seguridad y flexibilidad de la persona con discapacidad en su vida diaria.

Para practicar deporte, los niños con alguna discapacidad necesitan de ayudas técnicas. Estas facilitan su movilidad y mejoran su calidad de vida. Como las ortesis de Orliman Pediatric. Por ejemplo para jugar al fútbol para discapacitados o al atletismo contamos con la Ortesis dinámica tobillo-pie fija. Esta ortesis proporciona un soporte rígido para controlar el posicionamiento y la alineación biomecánica del miembro. Es fácil de colocar en el calzado y está diseñada para asegurar el mayor confort posible.

La ortesis dinámica limita la flexión plantar, evitando que el pie se arrastre por el suelo durante la fase de balanceo. Da estabilidad y mejora las fases del ciclo de la marcha. Además facilita el desarrollo de patrones de movimiento fundamentales para una marcha más natural. Y optimiza la capacidad para movimientos voluntarios de equilibrio postural y de marcha. Con ella, los niños con discapacidad pueden aprovechar todos los beneficios de los deportes para discapacitados.

Unos beneficios que han aprovechado muy bien algunos referentes deportivos. Como Teresa Perales, una de las deportistas paralímpicas más laureadas de todos los tiempos, con 26 medallas en natación en cinco Juegos Paralímpicos. O Ricardo Ten que ha participado en cinco Juegos Paralímpicos como nadador y ahora está triunfando como ciclista paralímpico. O David Casinos, un referente del atletismo para discapacitados, con 19 medallas de oro y cinco de plata en Juegos Paralímpicos. Un ejemplo de superación personal y perseverancia.