Fracturas vertebrales ¿cómo prevenirlas antes de que sucedan y cómo se tratan? 

Las fracturas vertebrales son lesiones graves de la columna, qué pueden deteriorar nuestra calidad de vida y causar ciertas molestias desagradables en la espalda. Hoy te contamos cómo prevenir las fracturas vertebrales antes de que sucedan y cómo tratarlas. 

¿Por qué ocurren las fracturas vertebrales? 

La fractura de columna o fracturas vertebrales, pueden ocurrir posterior a traumatismos fuertes en la espalda, cómo accidentes automovilísticos, caídas o accidentes con armas de fuego. 

Pero la pérdida de la masa óseaque ocurre comúnmente en personas con osteoporosis, es la causa más común de este tipo de fractura. En estos casos, la fractura vertebral se puede presentar con actividades del día a día, cómo agacharse o levantar un objeto. 

La densidad del hueso también puede perderse en casos de cáncer, quimioterapia, radioterapia, hipertiroidismo y el uso de corticoesteroides por tiempo prolongado. 

Síntomas de fractura vertebral 

Aunque en ocasiones pueden presentarse fracturas vertebrales y pasar desapercibidas sin molestias, el síntoma que se presenta con mayor frecuencia es el dolor de espalda, que suele empeorar con el movimiento.  

Otros síntomas que pueden presentarse en las personas con fracturas vertebrales son:

  • Hormigueo. 
  • Debilidad en brazos y piernas, dependiendo de la zona de la fractura. 
  • Espasmos musculares. 
  • Pérdida de la estatura y cifosis o postura encorvada, también conocida como joroba de viuda. 
  • Dificultad para caminar y pérdida del control de esfínteres. 

Cómo prevenir las fracturas vertebrales 

La zona lumbar, es una de las regiones del cuerpo que más sufre con la práctica de deportes de impacto y ejercicios que requieren esfuerzo. Por lo tanto, es importante cuidar la higiene postural para evitar la aparición de lesiones, qué aumentan el riesgo de sufrir fracturas vertebrales.  

Esto son algunos consejos para prevenir las fracturas de las vértebras: 

  • Mantén una alimentación saludable, que permita mantener tus huesos sanos. 
  • Usa ropa ajustada y zapatos de tacón alto de forma limitada, porque además del riesgo de caídas, aumenta la tensión en la zona lumbar.  
  • Mantén un peso adecuado, para disminuir la carga excesiva sobre la espalda. 
  • Fortalecer la musculatura lumbar y abdominal para mejorar el soporte y la estabilidad de la columna. 
  • Practica deportes o ejercicios de bajo impacto, de forma moderada pero constante.  
  • Algunos ejercicios ideales para mantener la forma y cuidar la columna son: las caminatas, la natación o el yoga. Estos tienen bajo impacto sobre las vértebras, ayudan con la estabilidad de la columna vertebral y fortalecen los músculos abdominales.
  • Los estiramientos de la musculatura son fundamentales antes y después de realizar algún deporte. 
  • Evita el sobreesfuerzo y el levantamiento de peso excesivo. 
  • Utiliza soportes lumbares en caso de ser necesario levantar objetos pesados o realizar actividades que requieren un sobreesfuerzo de la espalda. 
  • En caso de sufrir de osteopenia u osteoporosis, sigue las indicaciones de tu médico para evitar la progresión de la enfermedad. 

Tratamiento para las fracturas vertebrales 

El principal objetivo del tratamiento de las fracturas vertebrales es controlar el dolor y estabilizar la fractura para evitar más lesiones. La mayoría de las fracturas vertebrales son tratadas sin cirugía, gracias al potencial de curación que tienen. 

 Sin embargo, hay que tener en cuenta factores como la edad, la gravedad de la fractura y la presencia de otras enfermedades que puedan dificultar la curación. Generalmente, se indican las siguientes medidas durante el proceso de recuperación: 

  • En caso de dolor en la columnapuede ser necesario el uso de analgésicos y antiinflamatorios. 
  • Aplica calor en la zona dolorosa. Puede ser favorable para relajar la musculatura y aliviar el dolor  
  • Reposa cuando tengas dolor, pero por tiempo limitado. Una vez ceda el dolor, retoma la actividad física, para estirar la musculatura y fortalecer los músculos de la espalda y la zona abdominal. 
  • Las ortesis o fajas sacrolumbares te brindarán confianza y seguridad a la hora de realizar las actividades, además de aliviar el dolor, por lo que son de gran ayuda en los casos de fracturas vertebrales. 
  • La fisioterapia y rehabilitación, te ayudará a recuperar el movimiento y a fortalecer los músculos que estabilizan la columna.  
  • Debes evitar la práctica de actividades de alto impacto, cómo algunos deportes e incluso limitar agacharse y levantar peso de forma excesiva. 
  • Cuando las fracturas se presentan a causa de la osteoporosis, es importante frenar la enfermedad con suplementos de calcio y vitamina D, entre otros. 

Ortesis sacrolumbares para fracturas vertebrales 

Aunque las ortesis no juegan un papel fundamental en la altura vertebral y la deformidad de la columna, el empleo de ortesis influyen en la reducción del dolor y aumentan el rendimiento funcional.  

En orliman te presentamos el módulo sacrolumbar en termoplástico “evotec forte” que se adapta a diferentes anatomías, puede ser usado por hombres y mujeres. El efecto principal de este tipo de ortesis, se obtiene por la compresión abdominal.  

El aumento de la presión dentro de la cavidad abdominal, actúa sobre la columna, reposicionando su curvatura ligeramente. Con esto se  alivia el dolor y puedes realizar tus actividades cotidianas. 

Otro efecto que se produce es la limitación del movimiento de la zona lumbar,  con lo que se mejora la estabilidad de la espalda, aportando confianza y seguridad en los movimientos. 

El módulo sacrolumbar en termoplástico “evotec forte” permite ser retirado una vez que el dolor remita, con lo que queda una faja lumbar semirrígida. También puede ser usado en enfermedades discales y cuando sea necesario inmovilizar el raquis lumbar. 

Lumbalgia en procesos degenerativos

En los procesos degenerativos del ser humano, hay un desgaste continuo de las células, qué con el tiempo, van dañando la función y la estructura de los tejidos u órganos afectados. La lumbalgia se presenta en los procesos degenerativos como un síntoma, especialmente aquellos que afectan la columna vertebral.  

¿Cómo se define la lumbalgia? 

El dolor lumbar o lumbalgia, se define como el dolor localizado entre el límite inferior de las costillas y el límite inferior de las nalgas, que dependiendo de la postura y la actividad física puede variar su intensidad.  

Generalmente es de carácter mecánico, acompañada de limitación del movimiento y puede estar asociada o no, a un dolor referido o irradiado, frecuentemente a miembros inferiores. La degeneración discal o las alteraciones facetarias representan el 10% de los dolores lumbares de tipo mecánico. 

La lumbalgia crónica, dada por episodios repetitivos de dolor, de más de tres meses de evolución, es causada en la mayoría de los casos por procesos degenerativos de los discos intervertebrales y las articulaciones posteriores. 

Lumbalgia en procesos degenerativos 

Existen pacientes con una enfermedad degenerativa grave, con dolores intensos en la región lumbar y otros pacientes con los mismos cambios degenerativos, que presentan síntomas escasos.  

Algunos factores que pueden influir en la aparición de la lumbalgia por procesos degenerativos son: 

  • Alteraciones de la biomecánica segmentaria, a causa de la degeneración del disco. 
  • Liberación de neuromediadores, cómo la fosfolipasa A2, óxido nítrico, glutamato, sustancia P, entre otros, qué producen un estado de hipersensibilidad nerviosa. 
  • Infiltración neurovascular dentro del disco. A medida que el disco va perdiendo altura, las carillas articulares de las vértebras son alteradas, ya que son expuestas a una mayor carga. Esto altera la competencia de las cápsulas articulares, restringiendo la movilidad y causando degeneración e hipertrofia de las carillas articulares. 

Degeneración del disco intervertebral 

Cómo ocurre en otras partes del organismo, a partir de los 20 años, la columna vertebral empieza un proceso normal de involución.  La degeneración del tejido del disco intervertebral, comienza antes que la de otros tejidos musculares y esqueléticos, en la mayoría de los casos, de forma asintomática.  

Los procesos degenerativos del disco, se asocian y aceleran con una musculatura abdominal y lumbar pobre, sobrepeso, bipedestación prolongada y posturas continuas forzadas en flexión lumbar. 

Todos estos factores, hacen qué la columna vertebral deba trabajar continuamente, con cargas mayores para las que está diseñada. 

Patologías degenerativas acompañadas de lumbalgia

Los procesos degenerativos pueden abarcar muchas situaciones, pero en cuanto a la enfermedad degenerativa lumbar acompañada de lumbalgia, podemos nombrar: 

Discopatía degenerativa lumbar 

La cual cursa con una lumbalgia en la línea media, que se irradia a las articulaciones sacroilíacas, sin acompañarse de clínica radicular. 

Hernia discal lumbar  

En este caso la lumbalgia se irradia a miembros inferiores, produciendo dolor y parestesias, de acuerdo a la raíz nerviosa afectada.  

Estenosis del canal lumbar  

Se presenta en etapas finales de los procesos degenerativos y se caracteriza por el estrechamiento del canal raquídeo en la región lumbar, qué puede ser central o lateral.  

En este caso el dolor se localiza en la columna y se irradia a la región glútea e inguinal y a miembros inferiores, presentándose claudicación en la marcha.  

Espondilolistesis degenerativa 

Se localiza generalmente en L4-L5, presentándose inestabilidad por desplazamiento del cuerpo vertebral, a causa de la degeneración del disco. 

Tratamiento de la lumbalgia en los procesos degenerativos  

El tratamiento va encaminado a disminuir los factores qué desencadenan los episodios de dolor, de esta forma las principales recomendaciones para los pacientes son:  

Reposo físico  

Está recomendado sólo en fases agudas de dolor y por pocos días, lo ideal es realizar ejercicios de estiramiento, flexión y extensión, y aeróbicos de bajo o ningún impacto, lo más pronto posible. Siempre se debe tener en cuenta la condición del paciente. 

Estabilización de la columna lumbar 

La estabilización se puede lograr con el uso de órtesis, como la faja sacrolumbar con doble refuerzo- línea esencial beig o la faja sacrolumbar con doble refuerzo- línea esencial gris, y la tonificación de la musculatura abdominal y lumbar.  

Medidas de higiene postural 

La faja sacrolumbar – línea esencial gris o la faja sacrolumbar-línea esencial beig ayudan a conseguir una postura adecuada, disminuyendo la carga sobre las vértebras y discos intervertebrales. 

La educación postural es importante para los pacientes con lumbalgias en procesos degenerativos. Además, se debe aconsejar el uso de mobiliario ergonómico en el puesto de trabajo y evitar la flexión de la columna hacia delante.  

Mantener un peso adecuado 

En pacientes obesos los síntomas y el desgaste suele ser mayor, por lo que es recomendable que el paciente mantenga un peso adecuado, que disminuya la carga a la cual es sometida la columna. 

Analgésicos y antiinflamatorios  

Están reservados para los episodios de dolor intenso. En algunos casos puede ser necesario el uso de esteroides, neurolépticos y opiáceos, para aliviar episodios de dolor renuentes a los analgésicos comunes. 

Aplicación de frío y calor 

Las aplicaciones de frío y calor ayudan a desinflamar y a relajar la musculatura de la espalda. 

Fisioterapia  

Que incluye la realización de masajes, aplicación de corrientes, tracciones y ejercicios de estiramiento que mejoran la sintomatología del paciente y buscan fortalecer la musculatura de soporte. 

Infiltraciones locales 

En caso de que las medidas anteriores no funcionen, se podría intentar con infiltraciones periarticulares de anestésico local o corticosteroides. 

Cirugía 

Después de intentar con las medidas anteriores sin conseguir buenos resultados, puede ser necesaria la cirugía para aliviar el dolor de pacientes sintomáticos. Generalmente se reserva para pacientes que no responden favorablemente después de 6 meses de tratamiento conservador. 

Termoterapia con ortesis térmicas de Orliman THERMOMED Smart

Cada vez es más frecuente el uso de la termoterapia con ortesis térmicas para tratar enfermedades y lesiones del aparato locomotor. Descubre la  línea Orliman THERMOMED Smart ® “Evolución en movimiento”.  

¿Qué es la termoterapia? 

La termoterapia es la aplicación de calor sobre el organismo con fines terapéuticos, a través de mecanismos o dispositivos externos, con temperatura elevada o generadores de calor.  

El calor producido por los agentes térmicos, es transmitido al organismo elevando su temperatura y de esta forma lograr conseguir el efecto terapéutico. Para obtener el efecto térmico deseado, la temperatura debe ser mayor a la temperatura fisiológica del cuerpo.  

Para entender mejor cómo funciona la termoterapia, recordemos cuales son los mecanismos por lo que es transmitido el calor de un cuerpo a otro: 

  • Conducción, donde el calor se propaga por la transmisión de energía térmica, desde las moléculas calientes a las frías, sin que exista intercambio de materia.  
  • Convección, en dónde la propagación del calor se produce por desplazamiento de fluidos, gas o líquido, que transportan el calor.  
  • Radiación, en dónde se emite energía en forma de radiación de longitud de onda y depende de la temperatura, en este caso no existe contacto entre los materiales. 

En la termoterapia, generalmente, el calor se transmite a través de una combinación de estos mecanismos. 

Efectos terapéuticos de la termoterapia

La termoterapia con ortesis térmicas produce múltiples beneficios para la recuperación de las lesiones musculares y osteotendinosas, además de brindar el soporte necesario para prevenir nuevas lesiones. Esto son los efectos más destacados de la termoterapia a nivel ortopédico: 

  • El calor generado por las ortesis térmicas producen relajación muscular. 
  • Efecto antiespasmódico, evita la producción de espasmos y contracturas musculares.   
  • Desaparece la fatiga. 
  • Disminuye la excitabilidad muscular. 
  • Aumenta la elasticidad y disminuye el tono muscular. 
  • Efecto antiinflamatorio. 
  • Efecto analgésico, el cual depende del grado de temperatura generada, el tiempo y las condiciones del paciente. 
  • Efecto vasodilatador, con aumento de la circulación sanguínea local y mejoría de la oxigenación y la nutrición celular.  

Ortesis térmicas para termoterapia 

La constante investigación en busca de la tecnología y los materiales más innovadores, junto con el trabajo multidisciplinar realizado, permiten a Orliman rediseñar su icónica línea Thermo-med dando lugar a THERMOMED Smart ®. 

Esta gama de ortesis térmicas están fabricadas con neopreno de alta calidad, un material con múltiples beneficios para la recuperación del paciente. La línea  THERMOMED smart ® trae estas nuevas ventajas: 

  • Un tejido termo-compresivo más fino y ligero.  
  • Ajuste dinámico y ergonómico más óptimo. 
  • Asegura una adaptación anatómica adecuada, con lo que se consigue una máxima movilidad y proporciona una gran comodidad al paciente durante su uso. 
  • Un diseño más actual y tecnológico con alta resistencia. 
  • Mejor aislamiento térmico que otras ortesis. 
  • Las ortesis están cosidas sólidamente, pero sin costuras internas, que puedan dañar la piel del paciente. 

Cómo funcionan las ortesis térmicas 

Las ortesis están diseñadas con tres capas, que determinan su funcionamiento y permiten producir el efecto terapéutico:  

  • Capa exterior de poliamida, confeccionada con una alta calidad, qué le brinda elasticidad y una larga vida al producto.  
  • Capa intermedia de neopreno, está compuesta de neopreno de celdillas cerradas, para aportar la compresión necesaria y conservación del calor terapéutico. 
  • Capa interior de rizo o en espiral, que absorbe la humedad y controla el nivel de sudoración, para evitar cambios bruscos de temperatura. 

El calor corporal se mantiene gracias a la cámara de aire que se forma entre la capa intermedia de neopreno y la capa interna en espiral, esta última permite la transpiración y evacuación del sudor, impidiendo que se acumule, para evitar las maceraciones vistas con otras ortesis de neopreno. 

Restyling línea de ortesis térmicas Orliman THERMO  MED® Smart  

THERMOMED® Smart ofrece una completa gama de órtesis térmicas para ayudar a mantener el cuerpo activo, dando soluciones ante posibles molestias, dolencias o lesiones musculares.  

Esta línea de órtesis térmicas confeccionadas con neopreno, incluye soportes de hombro, coderas, brazaletes, muñequeras, fajas, rodilleras, musleras, pantorrilleras y tobilleras, como los siguientes: 

Todas estas ortesis permiten retener la temperatura corporal, para aportar el calor necesario que genera alivio del dolor en el paciente y los demás efectos terapéuticos de la termoterapia. 

Pero además de mantener la musculatura caliente, también brindan soporte y mejoran la elasticidad y plasticidad de los tendones, ligamentos y cápsulas articulares.