Dolores de espalda en el confinamiento: Por qué aumentan y cómo prevenirlos

Ya hemos comenzado la desescalada del confinamiento al que nos hemos visto obligados a causa del Covid19 pero, entre las secuelas, nos encontramos con que muchas personas sufren de dolores de espalda. Algunas ya tenían padecimientos previos, que se han agravado, y para otras se trata de una dolencia nueva.

Y es que la mayoría de la población ha sufrido de dolores de espalda en algún momento de su vida y quedarnos en casa por el coronavirus ha hecho que esta afección se presente con mayor frecuencia, por eso debemos tomar algunas medidas para evitar que se presenten y conseguir recuperarnos.

¿Por qué el confinamiento aumenta los dolores de espalda?

Es importante destacar que, si no sufrimos de dolores de espalda habitualmente, estos no deberían presentarse durante la cuarentena. Y, si tenemos alguna patología que ocasiona dolores de espalda de forma crónica, no tendrían por qué aumentar.

La presencia de los dolores de espalda durante el confinamiento vendría asociada a cambios en nuestra rutina diaria como:

  1.   Actividad física disminuida: pasamos más tiempo acostados o sentados.
  2.   Trabajar desde casa: el confinamiento ha obligado a muchos trabajadores a realizar sus actividades desde sus hogares, lugar que se distancia del entorno laboral adecuado. No contar con las sillas o escritorio adecuado, mala iluminación, etcétera, hace que tengamos posturas inadecuadas.

Nos sentamos con la cabeza adelantada, los hombros caídos o la columna curvada hacia adelante, lo cual es perjudicial para nuestra espalda. También tendemos a cruzar las piernas o no apoyar ambos pies sobre el suelo, lo que reduce la estabilidad y el apoyo de nuestra cadera y columna.

  1.   Ansiedad, depresión y estrés continuo. Las noticias nos abruman: no podemos visitar a nuestros seres queridos, la preocupación del trabajo y el abastecimiento de comida e insumos, entre otras. Por estas razones los músculos de la espalda y el cuello se tensan aumentando el dolor.
  2.   Usar el teléfono, la tablet o el portátil en la cama hacen que tengamos malas posturas por tiempo prolongado, que debilitan la musculatura y producen dolor de espalda.
  3.   Levantar objetos sin flexionar las rodillas. Cuando doblamos las rodillas la fuerza recae sobre los cuádriceps que tienen mayor fuerza, la musculatura de la espalda y el abdomen no es apta para levantar objetos.

¿Cómo puedo prevenir y mejorar los dolores de espalda durante el confinamiento?

Los dolores de espalda son algo molesto, que impiden que desarrollemos nuestras actividades adecuadamente. Por fortuna existen ciertas medidas que podemos tomar para mejorar o prevenir la aparición del dolor de espalda:

  Mantener una alimentación equilibrada y saludable

Mantener un peso adecuado durante la cuarentena evitará que modifiquemos nuestra postura y forma de caminar. Debemos adecuar nuestra alimentación a las necesidades reales del momento. No estamos realizando las mismas actividades, requerimos menos energía, por lo que el consumo de alimentos debe ser menor.

  Realizar estiramientos y ejercicios de forma constante

Los ejercicios ayudarán a activar la musculatura de la espalda, además brindan energía, mejoran el sueño y te ayudan a mantener o reducir el peso. Lo ideal es hacer al menos 30 minutos diariamente, ya que nuestra actividad física se ve disminuida por el confinamiento. Día tras día te sentirás mucho mejor y los dolores de espalda mejorarán.

  Evitar malas posturas a la hora de dormir

Se debe apoyar la espalda y las extremidades superiores sobre el colchón y evitar usar muchas almohadas.

  Utilizar correctores de postura o espalderas ortopédicas

Las espalderas ayudan a adoptar buena postura y a recuperar la memoria muscular, siempre y cuando se combinen con el fortalecimiento de la musculatura de la espalda, con estiramientos y ejercicios para ello.

La espaldera transpirable reforzada y espaldera en ocho constan de bandas que permiten ejercer una tracción gradual y personalizada de la espalda. Hacen retropulsión de los hombros para reducir la perjudicial postura cifótica.

Antes de comenzar a utilizar las espalderas debes consultar con tu médico ortopedista, el cual indicará cuál es la adecuada para ti y el tiempo que deberás usarlas.

  Actividades que ayuden a relajarse

Hacer yoga, meditar, un baño con agua tibia, ayudarán a liberar las cargas del día a día y el estrés continúo al que estamos sometidos por las abundantes noticias a causa del coronavirus y el COVID 19.

  Descanso intermitente al trabajar

Debemos realizar paradas cada hora u hora y media de unos 5 a 10 minutos y realizar estiramientos y caminar al menos 5 minutos. Si Contamos con escaleras en nuestro hogar subir y bajar, es un ejercicio que podemos realizar durante estas paradas.

  Sentarse adecuadamente

Inicia con conseguir una silla adecuada con respaldo para espalda y de ser posible con apoya brazos para disminuir la carga muscular sobre el cuello y los hombros. Tu columna y los glúteos deben estar bien pegados al espaldar de la silla, tus dos pies apoyados sobre el suelo sin cruzar las piernas. Las piernas deben formar ángulos de 90 grados.

El dolor de espalda si tomamos las medidas necesarias a tiempo irá mejorando hasta desaparecer en unas dos semanas. Si el dolor continua o es muy intenso debes contactar con un medico lo antes posible.

 

Deja un comentario