Hábitos para ayudar a prevenir la osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad de los huesos caracterizada por una baja densidad ósea y un deterioro de la microarquitectura del tejido óseo, lo que los hace más propensos a las fracturas.  

Se estima que afecta a más de 200 millones de personas en todo el mundo, y es más común en mujeres que en hombres. Hoy queremos dejarte algunos hábitos que debes adoptar para prevenir la osteoporosis.

Factores de riesgo para desarrollar la osteoporosis 

Antes de adentrarnos en lo que debes hacer para evitar que aparezca la osteoporosis, revisemos cuáles son los factores de riesgo que aumentan la probabilidad de que aparezca esta enfermedad: 

Sexo y edad  

Las mujeres después de la menopausia son las más propensas a desarrollar osteoporosis, pero también puede afectar a hombres, niños y adolescentes. El riesgo aumenta a partir de los 50 años para ambos sexos. 

Raza 

Las personas de tez blanca o asiáticas tienen un mayor riesgo de padecer osteoporosis.     

Antecedentes familiares  

Tener familiares con osteoporosis o antecedentes de fracturas óseas aumenta el riesgo. 

Tamaño del cuerpo 

Tener una estructura corporal pequeña o un índice de masa corporal bajo puede aumentar el riesgo de desarrollar osteoporosis.  

Factores de estilo de vida  

El tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y la falta de ejercicio pueden aumentar el riesgo de osteoporosis.  

Uso prolongado de corticoides 

El uso prolongado de corticoides puede tener un impacto significativo en la salud ósea, aumentando el riesgo de osteoporosis y fracturas.  

 Se ha demostrado que una baja densidad mineral ósea y la tasa de fractura están claramente relacionadas con la dosis de corticoide oral.  

 El riesgo de fractura, tanto en la columna vertebral como en la cadera, aumenta de manera dependiente de la dosis de corticoides, incluso con dosis relativamente bajas de prednisona

La ingesta de alcohol de más de dos tragos al día para las mujeres o de tres tragos al día para los hombres puede ser perjudicial para la salud ósea. La ingesta de alcohol se ha asociado con una reducción de la absorción de calcio y un mayor riesgo de caídas. 

Reducción de hormonas sexuales 

Niveles más bajos de estrógeno en las mujeres y testosterona en los hombres pueden dificultar la regeneración de los huesos. De igual manera, la extirpación de los ovarios a una edad temprana es un factor importante en el desarrollo de osteoporosis. 

Hábitos sanos para prevenir la osteoporosis 

La osteoporosis se puede prevenir si adoptamos una serie de hábitos saludables. Éstas son algunas recomendaciones que necesitas seguir si quieres evitar la osteoporosis, especialmente si tienes factores de riesgo asociados:  

Una dieta saludable 

En cada etapa de la vida, una ingesta dietética adecuada de nutrientes óseos clave, como calcio, vitamina D y proteínas, contribuye a la salud ósea y reduce así el riesgo de osteoporosis y fracturas en el futuro. Algunos alimentos recomendados incluyen: 

  • Lácteos: Leche, yogurt, queso y otros derivados lácteos son buenas fuentes de calcio. 
  • Frutos secos y semillas: Almendras, nueces, pistachos, sésamo y otros frutos secos son ricos en calcio y otros nutrientes beneficiosos para los huesos. 
  • Verduras de hojas verdes: Espinacas, acelgas, brócoli y col rizada son ricas en calcio y otros nutrientes esenciales. 
  • Alimentos fortificados con vitamina D: leche fortificada (400 unidades por litro) y cereales para el desayuno (generalmente entre 40 y 300 unidades por porción). 
  • Pescado azul: Salmón, caballa, sardinas y otros pescados grasos son excelentes fuentes de vitamina D y ácidos grasos Omega-3, que son importantes para la salud ósea. 
  • Aceite de hígado de bacalao: Este alimento es una fuente especialmente rica en vitamina D, con alrededor de 10,000 UI por cada 100 gramos. 
  • Yema de huevo: La yema de huevo es otra fuente natural de vitamina D, con alrededor de 40 UI por cada 100 gramos. 

Requerimientos especiales: 

  • Los adultos mayores de 50 años deben consumir 1.200 miligramos de calcio al día. 
  • Los adultos mayores de 70 años deben consumir 1.500 miligramos de calcio al día. 
  • Las mujeres mayores de 50 años y los hombres mayores de 70 años deben consumir 800 UI de vitamina D al día. 

 En la mayoría de estos casos, se deben utilizar suplementos de calcio y vitamina D para alcanzar los requerimientos necesarios. 

Evitar el tabaquismo y beber alcohol con moderación  

Como ya mencionamos, fumar puede reducir la densidad ósea y aumentar el riesgo de fracturas, mientras que el consumo excesivo de alcohol puede dañar los huesos. 

Ejercicio regular 

Para prevenir la osteoporosis, es importante realizar ciertos tipos de ejercicios que fortalezcan los músculos y los huesos, así como mejoren el equilibrio para prevenir caídas. Estos son los recomendados para evitar la osteoporosis: 

Ejercicios de resistencia y aeróbicos: Estos ejercicios ayudan a aumentar el nivel de masa ósea y muscular, disminuir la pérdida de densidad ósea, y reducir el riesgo de caídas al estimular la coordinación muscular. Ejemplos de estos ejercicios incluyen caminar, nadar, bailar, trabajar en una bicicleta estática, entre otros. 

 Ejercicios de fortalecimiento y equilibrio: Estos ejercicios son fundamentales para conservar la funcionalidad del esqueleto, mejorar la marcha, el equilibrio y reducir el riesgo de caídas. Ejemplos de estos ejercicios incluyen el yoga, pilates, tai chi, entre otros. 

Usar protección para evitar lesiones óseas 

El uso de protección para evitar lesiones óseas puede ser crucial para mantener la salud ósea y prevenir fracturas. Algunas medidas de protección incluyen el uso de ortesis para apoyar y proteger las articulaciones débiles. 

Las ortesis son útiles para prevenir lesiones óseas y articulares, especialmente en situaciones donde existe debilidad o riesgo de hiperextensión de las articulaciones.  

Te presentamos algunas opciones de ortesis para prevenir o tratar las lesiones óseas y la osteoporosis: 

Prevenir las caídas 

Las personas mayores de 50 años con fracturas previas después de una lesión de bajo nivel tienen más probabilidades de recibir un diagnóstico de osteoporosis. Por lo que es fundamental evitar las caídas mediante: 

  • Mejorar la fuerza muscular y el equilibrio con ejercicios específicos  
  • Abordar la discapacidad visual 
  • Corregir la deficiencia grave de vitamina D  
  • Eliminar los riesgos de caídas en el hogar y el entorno laboral  
  • Sustituir o reducir los medicamentos que provocan mareos y desorientación 

Osteoporosis, una enfermedad silenciosa

La enfermedad silenciosa, como también se le conoce a la osteoporosis, afecta a millones de personas en todo el mundo. Acompáñanos en este artículo, donde exploraremos qué es la osteoporosis, sus causas, síntomas, diagnóstico y tratamientos disponibles. También proporcionaremos consejos y recomendaciones para prevenir y controlar esta enfermedad. 

¿Qué es la osteoporosis? 

La osteoporosis es una enfermedad en la que los huesos se debilitan y se vuelven más propensos a fracturarse. Se caracteriza por una disminución de la densidad ósea y la pérdida de masa ósea, lo que hace que los huesos se vuelvan frágiles y quebradizos.  

Esta condición puede ocurrir cuando el cuerpo no produce suficiente hueso nuevo, cuando se reabsorbe demasiado hueso existente, o una combinación de ambos factores.  

Factores de riesgo y causas 

Aunque esta enfermedad puede resultar de una combinación de muchos factores, algunos de los factores de riesgo comunes para la osteoporosis incluyen: 

Edad 

La pérdida de masa ósea es un proceso natural que ocurre con el tiempo, por lo tanto, a medida que envejecemos, aumenta el riesgo de desarrollar osteoporosis. 

Sexo 

Las mujeres tienen un mayor riesgo de osteoporosis en comparación con los hombres. Esto se debe principalmente a los cambios hormonales que ocurren durante la menopausia, cuando los niveles de estrógeno disminuyen y se acelera la pérdida de masa ósea. 

Antecedentes familiares 

Si tienes familiares cercanos que tienen osteoporosis, es más probable que también desarrolles la enfermedad, ya que existe una predisposición genética a la osteoporosis. 

Bajo consumo de calcio 

Una ingesta inadecuada de calcio a lo largo de la vida puede contribuir al desarrollo de la osteoporosis. El calcio es un mineral esencial para la salud del hueso. 

Deficiencia de vitamina D 

La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio. Una deficiencia de vitamina D puede dificultar la absorción adecuada de calcio y contribuir a la osteoporosis. 

Estilo de vida sedentario 

La falta de actividad física regular puede debilitar los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis. El ejercicio regular, especialmente el ejercicio de carga de peso, es importante para mantener la salud ósea. 

Consumo excesivo de alcohol y tabaquismo 

El consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo pueden debilitar los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis. 

Síntomas de la enfermedad silenciosa 

Los síntomas de la osteoporosis pueden variar, y en las etapas tempranas de la enfermedad, es posible que no se presenten síntomas evidentes. Sin embargo, a medida que avanza, pueden aparecer los siguientes síntomas: 

Dolor de espalda 

El dolor de espalda es uno de los síntomas más comunes de la osteoporosis. Puede ser causado por una fractura por compresión o colapso de una vértebra a causa de la debilidad del hueso. 

Pérdida de estatura 

Con el tiempo, la debilidad de los huesos por la osteoporosis puede hacer que los huesos de la columna vertebral se colapsen, lo que puede resultar en una pérdida de altura. 

Postura encorvada  

La pérdida de masa ósea puede llevar a una postura encorvada o jorobada, conocida como cifosis. Esto se debe a la debilidad de los huesos por la osteoporosis en la columna vertebral. 

Fracturas óseas  

Los huesos debilitados por la osteoporosis son más propensos a fracturarse. Las fracturas más frecuentes ocurren en la columna vertebral, la cadera y las muñecas. 

Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden variar en cada persona y la gravedad de los síntomas puede depender del grado de debilitamiento óseo. 

¿Cómo se diagnostica la osteoporosis?  

El diagnóstico de la osteoporosis generalmente se basa en la evaluación de la densidad ósea y la evaluación del riesgo de fracturas óseas 

La densitometría ósea es la prueba más comúnmente utilizada para diagnosticar la osteoporosis. Se emplea una máquina especializada que utiliza rayos X de baja intensidad para medir la densidad mineral ósea. El resultado se compara con los valores de referencia para determinar si existe osteoporosis. 

Las radiografías simples son otra prueba común en osteoporosis, ya que pueden mostrar fracturas óseas, pero no son tan sensibles para detectar la osteoporosis en sus etapas tempranas. Sin embargo, pueden ser útiles para evaluar el grado de deformidad vertebral en casos avanzados. 

Algunas pruebas de laboratorio pueden ayudar a evaluar el metabolismo óseo, como los niveles de calcio, vitamina D y marcadores óseos. Estos análisis pueden ayudar a descartar otras condiciones que pueden afectar la salud ósea.  

Tratamiento de la osteoporosis 

El tratamiento de la osteoporosis tiene como objetivo fortalecer los huesos y reducir el riesgo de fracturas. Con base a esto podemos decir que el tratamiento puede derivar en: 

Cambios en el estilo de vida 

Se recomienda adoptar hábitos saludables para mantener la salud del hueso. Esto puede implicar una dieta rica en calcio y vitamina D, así como la práctica regular de ejercicio físico, especialmente aquellos que fortalecen los huesos, como el levantamiento de pesas y los ejercicios de impacto. 

Estos ejercicios deben ser personalizados de acuerdo al grado de afectación ósea y guiados, en la medida de lo posible, por un fisioterapeuta para evitar lesiones o fracturas del hueso. 

Medicamentos 

Hay varios medicamentos disponibles para el tratamiento de la osteoporosis. Estos pueden incluir: 

  • Bisfosfonatos, como alendronato, risedronato e ibandronato, que ayudan a reducir la pérdida ósea. 
  • Moduladores selectivos de los receptores de estrógenos: como el raloxifeno, que puede ayudar a prevenir la pérdida ósea y reducir el riesgo de fracturas. 
  • Terapia hormonal, en casos seleccionados, la terapia hormonal puede ser utilizada en mujeres posmenopáusicas para ayudar a prevenir la pérdida ósea y reducir el riesgo de fracturas. 
  • Denosumab, un medicamento que actúa inhibiendo la formación y acción de las células que descomponen el hueso. 
  • Teriparatida: una forma sintética de la hormona paratiroidea, que estimula la formación de hueso nuevo. 
  • Suplementos de calcio y vitamina D. En algunos casos, puede ser necesario tomar suplementos para asegurar un adecuado aporte de estos nutrientes esenciales para la salud ósea. 

 Es importante destacar que el tratamiento de la osteoporosis debe ser individualizado y adaptado a las necesidades y características de cada persona. 

Consejos prácticos para prevenir la osteoporosis y mantener una buena salud ósea 

Un total de 2.945.000 personas padecen osteoporosis en España, la enfermedad “silenciosa” que provoca que los huesos se vuelvan frágiles y más propensos a romperse, incluso después de una pequeña caída. Su prevención pasa por determinadas acciones, entre las que destacan: 

Consume una dieta equilibrada 

Una dieta adecuada puede proporcionar los nutrientes necesarios para mantener la salud ósea y prevenir la pérdida de densidad ósea. Aquí hay algunas pautas generales para la alimentación en la osteoporosis y en su prevención: 

  • Calcio: El calcio es fundamental para fortalecer los huesos. Se recomienda consumir alimentos ricos en calcio, como productos lácteos (leche, yogur, queso), verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, brócoli), pescado enlatado con huesos blandos (salmón, sardinas) y alimentos fortificados con calcio (jugo de naranja, cereales).
  • Vitamina D: La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio. Se puede obtener a través de la exposición al sol y de alimentos como pescados grasos (salmón, atún), yema de huevo, alimentos fortificados (leche, jugo de naranja, cereales) y suplementos de vitamina D, si es necesario.
  • Proteínas: Las proteínas son importantes para la formación y reparación de los tejidos, incluyendo los huesos. Se recomienda consumir fuentes de proteínas magras, como carnes magras, aves, pescado, legumbres, nueces y productos lácteos bajos en grasa.
  • Fósforo: El fósforo es otro mineral esencial para la salud ósea. Se encuentra en alimentos como carnes, pescados, productos lácteos, nueces y granos enteros.
  • Magnesio: El magnesio está involucrado en la formación y el mantenimiento de los huesos. Se encuentra en alimentos como nueces, semillas, legumbres, espinacas y granos enteros. 

Evita el consumo excesivo de alcohol, tabaco y cafeína  

El consumo excesivo de alcohol, tabaco y cafeína puede interferir con la absorción de calcio y aumentar la pérdida de calcio en el cuerpo. Esto hace que se debilite el hueso y, por tanto, aumenta el riesgo de sufrir osteoporosis y fracturas. 

Mantén una postura adecuada 

Una buena postura puede ayudar a distribuir el peso de manera uniforme a través de las articulaciones y reducir la presión y el estrés innecesario. Trata de mantener la espalda recta y los hombros relajados en todo momento. 

En Orliman puedes conseguir varias ortesis que pueden ayudarte a mantener la postura adecuada, para prevenir y tratar las fracturas vertebrales: 

Estas ortesis ayudan a enderezar la columna y restringen los movimientos que puedan ser perjudiciales para la integridad ósea.  

Realiza ejercicio regularmente 

El ejercicio físico regular, especialmente aquellos que implican impacto o carga de peso, como caminar, correr, subir escaleras o levantar pesas, puede ayudar a fortalecer los huesos y mejorar la densidad ósea 

En caso de tener osteoporosis son preferibles los ejercicios de bajo impacto, como caminar, nadar o hacer yoga, que pueden ayudar a fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones sin ejercer demasiada presión sobre ellas. Estos ejercicios también pueden mejorar la estabilidad y el equilibrio, lo que puede prevenir caídas y lesiones. 

Las actividades de alto impacto, como correr o saltar, pueden ejercer una presión excesiva sobre las articulaciones y aumentar el riesgo de lesiones. Si tienes osteoporosis, es mejor evitar estas actividades o hacerlas con precaución y bajo la supervisión de un profesional de la salud. 

Evitar caídas y lesiones  

Toma medidas para prevenir caídas, como asegurarte de que tu hogar esté libre de obstáculos, usar zapatos adecuados y tomar precauciones al caminar en superficies resbaladizas. 

Controla tu peso 

Mantener un peso adecuado puede ayudar a reducir la carga sobre los huesos y prevenir la pérdida ósea. 

Utiliza soportes o ayudas para caminar 

Si tienes dolor o debilidad en las articulaciones, considera usar soportes o ayudas para caminar, como bastones o andadores. Estos dispositivos pueden reducir la carga sobre las articulaciones y proporcionar estabilidad adicional durante la actividad física. 

Consultar a tu médico regularmente  

Realiza revisiones periódicas con tu médico para evaluar tu salud ósea y recibir recomendaciones adecuadas según tus necesidades individuales. 

Osteoporosis de columna vertebral media y avanzada

La osteoporosis ha sido llamada la epidemia silente del siglo XXI, ya que en muchos casos cursa de forma asintomática, pero cada día son más las personas afectadas por esta enfermedad. Alrededor del 33% de las mujeres mayores de 50 años tienen osteoporosis, especialmente mujeres postmenopáusicas.  

¿Qué es la osteoporosis?

Se define como una disminución de la masa ósea y un aumento de la fragilidad de los huesosLa osteoporosis es una enfermedad frecuente, responsable de una gran parte de las fracturas que se producen en personas mayores de 50 años.  

La osteoporosis hace que los huesos sean más propensos a fracturarse, siendo la fractura vertebral la más frecuente de las fracturas osteoporóticas, seguida por la fractura de cadera y de muñeca. Estas fracturas terminan provocando dolor y deformidades en los huesos.  

Osteoporosis de columna vertebral

El dolor de espalda es frecuente en las personas con osteoporosis, este suele aparecer en la columna dorsal y lumbar, en ocasiones de forma brusca, con pequeños esfuerzos como reírse, toser o sentarse. Otras veces la aparición del dolor es progresiva y más lenta.  

La contractura muscular o el colapso de las vértebras debido a las pérdidas de calcio son las dos posibles causas de dolor de espalda por osteoporosis. Se ubica en la línea media de la columna vertebral y puede irradiarse hacia las costillas, cuando hay irritación de los nervios intercostales o hacia las piernas en caso de irritar el nervio ciático.  

Fractura vertebral por osteoporosis

Las microfracturas de las vértebras pueden dar origen a un dolor sordo y más continuo, que suele ser el síntoma más frecuente para detectar la enfermedad y realizar su diagnóstico. Este dolor tiende a aumentar con el esfuerzo y los movimientos. 

La estatura se puede ver reducida por el aplastamiento vertebral progresivo, calculando alrededor de 1 cm por cada vértebra aplastada. A medida que se pierde la altura en la columna lumbar, las costillas se van acercando a la pelvis y empieza a curvarse el cuerpo hacia adelante dando origen a la joroba o giba, frecuente en las mujeres ancianas. 

Tratamiento para la osteoporosis de columna

El objetivo del tratamiento para la osteoporosis está dirigido a disminuir el riesgo de fractura y minimizar el avance de la enfermedad. Aparte de los medicamentos que indicara el médico tratante, se deben realizar cambios en el estilo de vida para disminuir la pérdida ósea y prevenir las caídas: 

  • No fumar, ya que aumenta la tasa de pérdida ósea y por tanto la posibilidad de fracturas. 
  • Evitar el alcohol en exceso, con más de 2 bebidas alcohólicas al día, disminuye la formación de hueso. Además, estar bajo los efectos del alcohol aumenta el riesgo de sufrir caídas.  
  • Usar zapatos de tacón bajo y suela antideslizante para prevenir caídas. 
  • Retirar cables eléctricos, alfombras u obstáculos que puedan causar caídas. 
  • Mantener bien iluminada la habitación y la casa para evitar tropiezos. 
  • Asegurarse que pueda acostarse y levantarse fácilmente de la cama. 
  • Practicar ejercicios adecuados a la edad y al grado de osteoporosis media o avanzada. 
  • Si presenta disminución de la visión debe ser valorado por un oftalmólogo, para corregir cualquier alteración en la medida de lo posible.  
  • Utilizar ortesis dorsolumbares para mejorar la postura y evitar fracturas vertebrales. 

Gama de ortesis dorsolumbar Bodyostec®  

En Orliman somos conscientes del problema que causa la osteoporosis y de su evolución, con un mayor número de fracturas vertebrales. Por lo que hemos decidido renovar nuestra gama Bodyostec® mejorando las prestaciones funcionales de la placa posterior de estabilización vertebral, optimizando la rigidez necesaria de este componente de la ortesis para una mayor protección.  

La gama la conforman las siguientes ortesis dorsolumbares:  

En todas ellas se ha incorporado una placa metálica posterior que: 

  • Estabiliza la columna vertebral. 
  • Ayuda a restringir movimientos que puedan ser dañinos para las vértebras. 
  • Mejora la movilidad funcional, aumentando la independencia del usuario. 
  • Y se adapta a las curvaturas de la espalda de forma personalizada, gracias a su característica moldeable, con lo que se controla debidamente la alineación de la columna vertebral. 

Como complemento de los bodys, para aportar mayor rigidez e inmovilización en la zona dorsolumbar en la cara dorsal del corsé/body está disponible la placa body aluminio.  

Se compone de 2 pletinas de aluminio maleable, ensambladas entre sí mediante 5 placas de polipropileno removibles, que permiten ajustar la longitud de la placa a la altura de cada paciente. Las placas están diseñadas para liberar presiones sobre las apófisis espinosas, ejerciendo la compresión sobre las apófisis transversas. 

Pacientes con osteoporosis ¿Cómo les afecta el sedentarismo por el confinamiento?

Durante el confinamiento por el coronavirus, hemos pasado por largos periodos de inactividad y sedentarismo, lo cual ha impactado la salud de nuestros músculos, articulaciones y huesos. Los pacientes con osteoporosis son de los más afectados durante la cuarentena.

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa, que avanza con el paso de los años. La progresión puede detenerse o ralentizarse, pero los hábitos adquiridos durante el confinamiento probablemente le dieron ventaja a la enfermedad y muchos pacientes han sido afectados durante este tiempo.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es la disminución de la densidad ósea por debajo de las desviaciones estándar normales, en otras palabras, es la pérdida de la consistencia o fuerza del hueso, haciéndolo más débil y propenso a fracturarse que un hueso sano.

El tejido óseo, a través del tiempo, pasa por un proceso de recambio, en donde el hueso viejo es sustituido por hueso nuevo. Cuando esta ecuación de remodelación ósea se altera y existe mayor pérdida que reposición del hueso, aparece la osteoporosis.

¿Cuáles son los síntomas y como sé si ha empeorado?

En la etapa inicial la osteoporosis no suele dar síntomas, incluso en algunos casos, es descubierta cuando se presenta una fractura a causa de un pequeño golpe o una caída menor.

Este periodo largo de inactividad y sedentarismo por el confinamiento, acelera los daños ocasionados por la osteoporosis, pudiendo presentar síntomas como:

  • Dolor de espalda
  • Pérdida de estatura
  • Posición encorvada o joroba.
  • Fragilidad ósea, expresada por fracturas patológicas, que son las que se producen sin ningún traumatismo aparente o por uno incapaz de causar una fractura en un hueso sano.

Estos síntomas pueden ser tratados con la ortesis dorso lumbar dorsotech o el corsé rígido toraco-lumbosacro que mejoran la postura, estabilizan la columna vertebral y alivian el dolor de espalda.

Factores implicados en la disminución de la densidad ósea en personas con osteoporosis

Algunos hábitos pueden acelerar la pérdida de densidad en el hueso y por tanto acelerar la osteoporosis:

  • Consumo excesivo de alcohol
  • Fumar tabaco
  • Bajo peso o IMC bajo
  • Sobrepeso u obesidad
  • Inactividad y sedentarismo
  • Baja exposición solar
  • Dieta baja en calcio y vitamina D

La Vitamina D baja, a causa de la cuarentena

Una dieta rica en calcio y vitamina D es recomendable para disminuir el avance de la osteoporosis. La vitamina D, que contribuye al procesamiento del calcio en los huesos, la obtenemos en su mayoría de la exposición al sol pero también de comidas como pescados, lácteos y huevo.

Debido al confinamiento por el coronavirus, nos vimos obligados a quedarnos en casa, con lo cual la exposición a los rayos ultravioletas del sol disminuyó. Por tanto, la síntesis de vitamina D disminuye y la absorción del calcio en los huesos se hace deficiente, aumentado el daño de la osteoporosis.

A pesar de que el bajo peso corporal es un factor de riesgo para fracturas y algunos estudios incluso consideran el sobrepeso y la obesidad como protectores, hay evidencia que sugiere que la obesidad podría estar asociada a insuficiencia de vitamina D, así como a tener un impacto negativo en la resistencia del hueso, aumentando el riesgo de fracturas.

Complicaciones de la osteoporosis

Entre las complicaciones más graves de la osteoporosis están las fracturas óseas, en especial las de la columna vertebral, muñeca y cadera. Las fracturas de la columna vertebral pueden ocurrir sin traumatismo o caída.

Las vértebras van debilitándose hasta el punto de comprimirse, ocasionando dolores de espalda, disminución de la estatura y la temida hipercifosis lumbar o joroba. La cifosis es el signo más característico de la osteoporosis, producto del aplastamiento progresivo de las vértebras.

Los músculos del dorso pierden fuerza con la edad y la columna empieza a inclinarse hacia adelante, lo que favorece la aparición de nuevas fracturas vertebrales por compresión, aumentando la cifosis progresivamente. La cifosis disminuye el equilibrio y aumenta el riesgo de caídas y fracturas.

Ortesis para osteoporosis

A medida que la osteoporosis avanza y el hueso se hace más débil, las fracturas de la columna vertebral van apareciendo y deformando la postura de los pacientes. En algunos, esta afectación de la postura, lleva a que se hagan dependientes de terceras personas y disminuyan su calidad de vida.

Las ortesis han sido usadas para tratar este tipo de fracturas y mejorar la postura de los pacientes con buenos resultados. El marco de hiper-extensión jewett con adaptación esternal tridimensional y la Ortesis dorsolumbar modular taylor pueden ser usadas para mejorar los síntomas de los pacientes con osteoporosis grave.

Es importante señalar que al comienzo pueden resultar incomodas por las limitaciones del movimiento, pero después de unos días los pacientes evidencian la mejoría en su postura, alivio del dolor, independencia, estatura y calidad de vida.

Ejercicio y actividad física contra la osteoporosis

El ejercicio o la actividad física ayuda a mejorar la densidad mineral del hueso, la marcha, la coordinación, la fuerza muscular, la respuesta de protección y el tiempo de reacción frente a las caídas.

Ejercicios aeróbicos, combinados con ejercicios de resistencia y de carga, han demostrado aumentar la densidad mineral del hueso de la cadera y la columna. Caminar, trotar y hacer pesas, pueden beneficiar a las personas con osteoporosis, sin embargo es importante que consultes a tu médico para saber qué ejercicios son recomendables para ti antes de empezar una rutina.

Evita los ejercicios de alto impacto y que impliquen agacharse o doblarse, ya que pueden favorecer la aparición de fracturas en los huesos debilitados y fracturas por compresión en la columna vertebral.

Te recomendamos:

Cómo proteger la espalda en la vuelta al deporte tras del confinamiento

Consejos ortopédicos para proteger las articulaciones en la vuelta al deporte tras el confinamiento

 

Ortesis para osteoporosis y vitamina D, reduce los efectos de la osteoporosis

Las ortesis para osteoporosis restringen los movimientos y enderezan la columna

Las ortesis para osteoporosis de Orliman son transpirables y cómodas de llevar

La osteoporosis afecta a más de cuatro millones de mujeres y a un millón de hombres en España. Si no se trata a tiempo para frenar la degeneración las fracturas vertebrales o de cadera son muy habituales. En esa prevención, la vitamina D es de vital importancia porque favorece la fijación del calcio. Y eso ayuda a mantener la salud ósea. También ayuda, tanto en la osteoporosis en la columna como en la osteoporosis transitoria de cadera, las ortesis para osteoporosis.

El principal tratamiento de la osteoporosis en la columna como en la osteoporosis transitoria de cadera va encaminado a evitar las fracturas óseas. Los datos que manejan las principales organizaciones médicas españolas son muy significativos. Se produce una fractura por osteoporosis cada 3 segundos. El 20% de los pacientes con fractura por osteoporosis muere. Además, el coste del tratamiento de estas fracturas supone 4.200 millones de euros al sistema.

Tanto la vitamina D como las ortesis para osteoporosis ayudan a paliar esas cifras. La vitamina D es fundamental para la absorción del calcio alimentario. Al consumir vitamina D con el calcio, este entra en la sangre y pasa a los huesos, evitando la pérdida excesiva de masa ósea. Además la vitamina D hace que el organismo elimine menos calcio.

¿Cómo obtener vitamina D? Hay tres formas totalmente complementarias. Por un lado, a través de la alimentación. El pescado azul, los huevos y los lácteos (enteros) aportan suficiente cantidad de vitamina D. La segunda vía es el sol. Un paseo diario, aprovechando la exposición solar, estimula la síntesis de vitamina D. Y, por último, se puede consultar con el especialista la posibilidad de tomar suplementos.

Las ortesis para osteoporosis ayudan a enderezar la columna. Además restringen los movimientos que puedan ser perjudiciales para la integridad de las vértebras. Y como se pueden integrar sin dificultad en la vida diaria, los pacientes ganan en calidad de vida.

En Orliman contamos con diversos modelos diseñados para aliviar los síntomas y mejorar la movilidad de las personas con osteoporosis en la columna u osteoporosis transitoria de cadera. Todos ellos son cómodos de llevar y suelen ser muy bien tolerados por los pacientes. Por ejemplo, en caso de fractura osteoporótica, la Ortesis Dorso Lumbar Dorsotech corrige la postura y estabiliza la columna vertebral, mejora la movilidad y alivia el dolor.

Para la osteoporosis en la columna existen diferentes modelos de ortesis para osteoporosis de Orliman. La Faja Lumbitron Dorsolumbar Semirrígida y la Faja Lumbitron Dorsolumbar Semirrígida Forte están diseñadas para proteger la columna. Además aportan una fuerte sujeción y se adaptan a las diferentes anatomías.

Por su parte, la Faja Dorsolumbar aporta fuerte contención y apoyo dorsolumbar. Sus bandas elásticas permiten regular la tensión en cada zona. Y además su tejido semielástico es transpirable y suave al tacto. Y si necesitas multiplicar la fuerza de tracción, el sistema de cierre System Bernal de la Faja Dorsolumbar Semirrígida y Cierre Velcro es la solución perfecta.

La Faja Dorsolumbar Abdomen Péndulo está diseñada para abdómenes prominentes. Puede ser una buena alternativa en caso de embarazadas que pueden sufrir osteoporosis transitoria de cadera, ya que ofrece una fuerte contención y apoyo dorsolumbar.

Para una buena corrección cifótica puede ser interesante la Pieza Dorsolumbar Adaptable. Esta pieza, junto con los tirantes de hombros, produce un efecto descifosante, a la vez que realiza una retropulsión de hombros. Debe utilizarse junto con la familia de soportes lumbares Evotec.

Precisamente de esta familia es la última ortesis para osteoporosis de Orliman. El Módulo Sacrolumbar en Termoplástico Evotec Forte realiza una compresión abdominal que actúa sobre la columna realizando un ligero deslordosamiento. Además limita los movimientos del raquis lumbar y disminuye la carga en la zona.

Ortesis dorsolumbar Dorsotech, protege tu espalda y alivia el dolor

Los problemas en la espalda están a la orden del día. Malas posturas en el trabajo, vida sedentaria, pasar mucho tiempo de pie, realizar esfuerzos físicos… nuestro día a día está lleno de situaciones que pueden provocar lesiones en la espalda como fracturas o desalineaciones vertebrales. A ello se une la degeneración de los huesos por la edad que puede causar osteoporosis. Aprovechar los beneficios de la ortesis dorsolumbar Dorsotech de Orliman mejora la calidad de vida del usuario y ayuda a corregir los problemas.  Leer más