Pacientes con osteoporosis ¿Cómo les afecta el sedentarismo por el confinamiento?

Durante el confinamiento por el coronavirus, hemos pasado por largos periodos de inactividad y sedentarismo, lo cual ha impactado la salud de nuestros músculos, articulaciones y huesos. Los pacientes con osteoporosis son de los más afectados durante la cuarentena.

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa, que avanza con el paso de los años. La progresión puede detenerse o ralentizarse, pero los hábitos adquiridos durante el confinamiento probablemente le dieron ventaja a la enfermedad y muchos pacientes han sido afectados durante este tiempo.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es la disminución de la densidad ósea por debajo de las desviaciones estándar normales, en otras palabras, es la pérdida de la consistencia o fuerza del hueso, haciéndolo más débil y propenso a fracturarse que un hueso sano.

El tejido óseo, a través del tiempo, pasa por un proceso de recambio, en donde el hueso viejo es sustituido por hueso nuevo. Cuando esta ecuación de remodelación ósea se altera y existe mayor pérdida que reposición del hueso, aparece la osteoporosis.

¿Cuáles son los síntomas y como sé si ha empeorado?

En la etapa inicial la osteoporosis no suele dar síntomas, incluso en algunos casos, es descubierta cuando se presenta una fractura a causa de un pequeño golpe o una caída menor.

Este periodo largo de inactividad y sedentarismo por el confinamiento, acelera los daños ocasionados por la osteoporosis, pudiendo presentar síntomas como:

  • Dolor de espalda
  • Pérdida de estatura
  • Posición encorvada o joroba.
  • Fragilidad ósea, expresada por fracturas patológicas, que son las que se producen sin ningún traumatismo aparente o por uno incapaz de causar una fractura en un hueso sano.

Estos síntomas pueden ser tratados con la ortesis dorso lumbar dorsotech o el corsé rígido toraco-lumbosacro que mejoran la postura, estabilizan la columna vertebral y alivian el dolor de espalda.

Factores implicados en la disminución de la densidad ósea en personas con osteoporosis

Algunos hábitos pueden acelerar la pérdida de densidad en el hueso y por tanto acelerar la osteoporosis:

  • Consumo excesivo de alcohol
  • Fumar tabaco
  • Bajo peso o IMC bajo
  • Sobrepeso u obesidad
  • Inactividad y sedentarismo
  • Baja exposición solar
  • Dieta baja en calcio y vitamina D

La Vitamina D baja, a causa de la cuarentena

Una dieta rica en calcio y vitamina D es recomendable para disminuir el avance de la osteoporosis. La vitamina D, que contribuye al procesamiento del calcio en los huesos, la obtenemos en su mayoría de la exposición al sol pero también de comidas como pescados, lácteos y huevo.

Debido al confinamiento por el coronavirus, nos vimos obligados a quedarnos en casa, con lo cual la exposición a los rayos ultravioletas del sol disminuyó. Por tanto, la síntesis de vitamina D disminuye y la absorción del calcio en los huesos se hace deficiente, aumentado el daño de la osteoporosis.

A pesar de que el bajo peso corporal es un factor de riesgo para fracturas y algunos estudios incluso consideran el sobrepeso y la obesidad como protectores, hay evidencia que sugiere que la obesidad podría estar asociada a insuficiencia de vitamina D, así como a tener un impacto negativo en la resistencia del hueso, aumentando el riesgo de fracturas.

Complicaciones de la osteoporosis

Entre las complicaciones más graves de la osteoporosis están las fracturas óseas, en especial las de la columna vertebral, muñeca y cadera. Las fracturas de la columna vertebral pueden ocurrir sin traumatismo o caída.

Las vértebras van debilitándose hasta el punto de comprimirse, ocasionando dolores de espalda, disminución de la estatura y la temida hipercifosis lumbar o joroba. La cifosis es el signo más característico de la osteoporosis, producto del aplastamiento progresivo de las vértebras.

Los músculos del dorso pierden fuerza con la edad y la columna empieza a inclinarse hacia adelante, lo que favorece la aparición de nuevas fracturas vertebrales por compresión, aumentando la cifosis progresivamente. La cifosis disminuye el equilibrio y aumenta el riesgo de caídas y fracturas.

Ortesis para osteoporosis

A medida que la osteoporosis avanza y el hueso se hace más débil, las fracturas de la columna vertebral van apareciendo y deformando la postura de los pacientes. En algunos, esta afectación de la postura, lleva a que se hagan dependientes de terceras personas y disminuyan su calidad de vida.

Las ortesis han sido usadas para tratar este tipo de fracturas y mejorar la postura de los pacientes con buenos resultados. El marco de hiper-extensión jewett con adaptación esternal tridimensional y la Ortesis dorsolumbar modular taylor pueden ser usadas para mejorar los síntomas de los pacientes con osteoporosis grave.

Es importante señalar que al comienzo pueden resultar incomodas por las limitaciones del movimiento, pero después de unos días los pacientes evidencian la mejoría en su postura, alivio del dolor, independencia, estatura y calidad de vida.

Ejercicio y actividad física contra la osteoporosis

El ejercicio o la actividad física ayuda a mejorar la densidad mineral del hueso, la marcha, la coordinación, la fuerza muscular, la respuesta de protección y el tiempo de reacción frente a las caídas.

Ejercicios aeróbicos, combinados con ejercicios de resistencia y de carga, han demostrado aumentar la densidad mineral del hueso de la cadera y la columna. Caminar, trotar y hacer pesas, pueden beneficiar a las personas con osteoporosis, sin embargo es importante que consultes a tu médico para saber qué ejercicios son recomendables para ti antes de empezar una rutina.

Evita los ejercicios de alto impacto y que impliquen agacharse o doblarse, ya que pueden favorecer la aparición de fracturas en los huesos debilitados y fracturas por compresión en la columna vertebral.

Te recomendamos:

Cómo proteger la espalda en la vuelta al deporte tras del confinamiento

Consejos ortopédicos para proteger las articulaciones en la vuelta al deporte tras el confinamiento

 

Deja un comentario