La medicina regenerativa, beneficios para tratar patologías ortopédicas

Hoy en día la medicina regenerativa es utilizada con distintos fines, entre ellos el tratamiento de secuelas del COVID-19, cicatrización de heridas, regeneración renal, ingeniería de tejidos y ha mostrado distintos beneficios para tratar las patologías ortopédicas.  

En qué consiste la medicina regenerativa 

Desde que en 2007, Paolo Coppi y su colega Anthony Atala consiguieran aislar y extraer células madre del líquido amniótico de una mujer embarazada, se ha podido descubrir el enorme potencial de la medicina regenerativa, la cual permite generar una gran variedad de células diferentes y tratar distintas enfermedades. 

 El punto de partida para el desarrollo de la medicina regenerativa se encuentra en la autocuración. La medicina regenerativa utiliza tejidos autólogos, que promueven la curación y reparación del tejido afectado. Podemos englobar  la medicina regenerativa en dos estrategias terapéuticas principales: 

La primera fundamenta el uso de células vivas o terapias celulares, de la cual pueden darse dos tipos de productos: Los basados en células maduras, injerto o implante y los que utilizan células madres o progenitoras.

La segunda estrategia terapéutica se basa en la ingeniería tisular, utilizando diferentes scaffolds o andamiajes con matrices y materiales biocompatibles que, solos o en combinación, dan soporte y facilitan la reparación del daño tisular.  

Terapia celular en ortopedia 

En el campo de la traumatología y el dolor articular, las terapias que han resultado más exitosas, son las técnicas regenerativas que se obtienen del plasma autólogo y sus derivados, entre los cuales se encuentran el plasma rico en plaquetas, suero rico en citocinas o las células madre. 

Las citocinas son una familia de proteínas de bajo peso molecular, producidas por células sanguíneas y plaquetas. Se encargan de regular la respuesta inmune a la inflamación, la remodelación de tejidos y la diferenciación celular. 

Recordemos que las citocinas actúan de forma sinérgica, dirigiendo la regeneración tisular. Al utilizar una mezcla homogénea de citocinas y factores de crecimiento en la medicina regenerativa, se disminuye la inflamación y se activa la regeneración endógena. 

Recientemente se ha logrado crear un suero rico en citosina, más concentrado y sin la presencia de células, con lo que se dispone de un tratamiento con una mayor potencia de curación, para los casos en que los tejidos se encuentran muy deteriorados. 

A nivel del cartílago existen citocinas anabólicas, que se encargan de restablecer la actividad metabólica del cartílago, reducir la inflamación e iniciar el ciclo regenerativo de los tejidos. De esta forma se logra recuperar las funciones de la membrana sinovial y la síntesis del líquido hialino que lubrica las articulaciones. 

Indicaciones traumatológicas de la medicina regenerativa  

Las enfermedades musculoesqueléticas engloban una gran cantidad de patologías que afectan diferentes tejidos conectivos del sistema musculoesquelético, principalmente los huesos, cartílagos, músculos, tendones y ligamentos.

Estos tejidos son parte de estructuras muy adaptadas a su función, lo que limita su capacidad para restaurarse estructural y funcionalmente posterior a un daño. La medicina regenerativa busca atenuar el desgaste y promover y acelerar el proceso de restauración. Puede utilizarse en el tratamiento de: 

  • Fracturas que no han curado. 
  • Desgaste del cartílago articular. 
  • Desgarros de tendones y ligamentos. 
  • Bursitis y lesiones musculares de la rodilla, hombro, pie, tobillo, cadera y columna. 
  • Artrosis de rodilla, cadera, tobillo y hombro. 
  • Tendinopatía del hombro y tendón de Aquiles. 
  • Epicondilitis del codo. 
  • Fascitis plantar. 
  • Hernia de columna y dolor de espalda por inflamación de raíz nerviosa. 

El tratamiento  y recuperación de algunas de estas patologías se puede acompañar con el uso de ortesis como la Hombrera elástica funcional orliman therago, la codera elástica funcional orliman therago o la rodillera elástica funcional con flejes orliman therago. 

Beneficios de la medicina regenerativa para tratar las patologías ortopédicas 

Sin duda alguna, la medicina regenerativa ha traído numerosos avances en cuanto al tratamiento del dolor articular, pero además se encuentran múltiples beneficios en aplicar este tratamiento: 

  • Mejoría de la función y el dolor articular. 
  • Retraso de la indicación de cirugía protésica. 
  • No produce efectos secundarios. 
  • Tiene poca probabilidad de generar rechazo por el organismo. 
  • Aumenta la formación de ácido hialurónico endógeno. 
  • Disminuye las citocinas proinflamatorias. 
  • Favorecer la regeneración de lesiones osteocondrales. 
  • Activa la revascularización en lesiones de menisco. 
  • Tiene un efecto analgésico y antiinflamatorio. 
  • Paraliza la progresión de la artrosis en distintas fases. 
  • Mejora los síntomas crónicos de dolor e inflamación de la artrosis. 
  • Representa una alternativa para las condiciones médicas que no cuentan con terapias farmacológicas tradicionales efectivas. 
  • Puede revertir o hacer más lenta la progresión de la enfermedad.  
  • Las células madres de tejido adiposo y médula ósea, son obtenidos a través de técnicas ambulatorias y de bajo riesgo, con anestesia local. 

El campo de la medicina regenerativa abre una nueva oportunidad de tratamiento y se muestra como una verdadera alternativa para el tratamiento de la artrosis y otras enfermedades musculoesqueléticas.  

Ayuda a disminuir el dolor, recuperar la movilidad y por lo tanto mejorar la calidad de vida de los pacientes. Sin embargo, aún son necesarios nuevos estudios que evalúen los resultados clínicos a largo plazo de estas nuevas terapias biológicas.  

Deja un comentario