Tratamiento de escaras, cómo prevenir las úlceras por presión

Las escaras se forman cuando la piel se somete a una presión continuada, al roce o la fricción por desplazamiento, por ejemplo, en personas que se ven obligadas a pasar mucho tiempo en cama o sentadas, sin cambiar de posición. El tratamiento de escaras es sencillo y su curación fácil. Eso sí, hay que actuar rápidamente, porque si se agravan las complicaciones para su curación son mayores y pueden aparecer muchos problemas.

Tipos de escaras o úlceras por presión

La línea Sitlive sirve de apoyo para el tratamiento de las escaras. Las zonas donde más suelen aparecer las escaras o úlceras por presión son en la espalda, glúteos, rodillas, hombros y la cabeza. Son zonas que no están recubiertas por una cantidad importante de grasa y están en contacto directo con una superficie de apoyo, como una cama o una silla de ruedas.

Dependiendo de la gravedad existen varios tipos de escaras o úlceras por presión:

  • Grado I: Es una úlcera superficial. La piel permanece intacta pero puede doler, picar y puede resultar blanda o dura al tacto. Además, la zona aparece descolorida o rojiza. El tratamiento de las escaras en este caso es preventivo. Hay que lavar bien la zona, secarla y taparla con un apósito.
  • Grado II. La escara se presenta como una herida abierta o una ampolla, ya que la piel resulta dañada y puede haber una pérdida de tejido cutáneo. En este caso, el tratamiento de las escaras es similar al anterior, pero si hay alguna infección en la zona hay que acudir al médico para que la valore e indique las curas que hay que hacer.
  • Grado III. La pérdida de la piel se produce en todas sus capas y el tejido aparece dañado (pero no los músculos o los huesos). Se produce una herida profunda. Las curas debe hacerlas el personal sanitario, por el elevado riesgo de infección que existe.
  • Grado IV. Es el tipo de úlceras por presión más grave. La piel está muy dañada y el tejido se muere (necrosis). Además los músculos y huesos pueden estar dañados y se pueden desarrollar infecciones graves. Al igual que las úlceras por presión de Grado III, el tratamiento de las escaras debe realizarlo el personal médico.

Cómo curar las escaras

Es importante saber cómo curar las escaras o úlceras por presión, para evitar problemas mayores. Y el mejor tratamiento de las escaras es la prevención. Hay que mantener una buena higiene del enfermo cada día y extremándola en las zonas sensibles. Además, aprovechando ese momento se debe observar el cuerpo para notar cualquier cambio en la piel. En cuanto se note un mínimo síntoma hay que consultar con el médico. Y después de la higiene, hay que hidratar la piel. Así evitaremos la sequedad y la falta de nutrición.

A ello hay que ayudar al enfermo a cambiar de postura. Dentro de las posibilidades de movilidad que tenga hay que moverlo cada cierto tiempo para reducir la aparición de escaras. Además, hay que apoyarse en sabanas antiescaras, cojines antiescaras y otros recursos pensados para reducir la aparición de úlceras por presión.

En Orliman contamos con la línea Sitlive. Una serie de productos antiescaras, incontinencia y de descanso pensada en mejorar la calidad de vida de las personas que pasan mucho tiempo en cama o sentadas. La línea Sitlive reparte las zonas de presión, evita la humedad de la piel y está confeccionada con materiales de la mejor calidad.

Por ejemplo, los cojines antiescaras de Sitlive están pensados para aquellas personas que pasan mucho tiempo sentados. Existen diferentes modelos, dependiendo del grado de la úlcera:

  1. Preventivos (para prevenir o para usuarios de bajo riesgo o de grado I).
  2. Viscoeláesticos (para los que tengan un riesgo medio o elevado o de grado II y III).
  3. De aire, para los que tienen un riesgo elevado o con úlceras de grado IV.

Cómo elegir un cojín antiescaras

Otros productos ortopédicos antiescaras

Otro producto de la línea Sitlive es la sabanilla antiescaras soft. Realizada con un tejido suave y con un tratamiento que protege la piel y la mantiene siempre seca. Además disminuye las fuerzas de ficción y dispersa la presión.

Además, esta línea de Orliman cuenta con otros soportes antiescaras para la prevención y el tratamiento de las escaras, como botas, coderas, manoplas, muñequeras, patucos o taloneras. Todos ellos pensados para garantizar la máxima comodidad, higiene y transpirabilidad.

Las escaras son un problema de salud muy importante. Y si no se curan a tiempo pueden ocasionar infecciones y problemas más graves. Por ello en el tratamiento de las escaras la higiene, el uso de productos especiales (como los de la línea Sitlive) y la vigilancia son aspectos clave para garantizar un buen cuidado.

Deja un comentario