Lesiones traumatológicas en personas mayores tras el confinamiento ¿Cómo evitarlas?

La desescalada ha comenzado y nuestros adultos mayores ya pueden salir a caminar, ir a la plaza y, en algunos lugares, a una terraza. Por esto es importante que sigan algunos consejos traumatológicos para evitar caídas y posibles lesiones traumatológicas en personas mayores.

Y es que, durante la cuarentena, a menos que hayan mantenido una rutina de ejercicios diaria, es muy probable que las personas mayores hayan perdido masa muscular por la falta de movimiento. Esto los hace más propensos a caerse y sufrir lesiones traumatológicas.

Cambios osteomusculares en los adultos mayores

A medida que nos hacemos mayores, el intestino va perdiendo la capacidad de absorber calcio de los alimentos y vitamina D, necesaria para usar el calcio. Como consecuencia, nuestros huesos se hacen menos densos y más frágiles, en especial, el fémur en el muslo, radio y cúbito en la muñeca y los huesos de la columna vertebral.

Otro cambio notable es el adelgazamiento del cartílago que reviste las articulaciones, provocado por los años de movimiento. En consecuencia el movimiento de la articulación puede ser más limitado que cuando éramos jóvenes.

Los ligamentos (que son estructuras de unión de las articulaciones) y los tendones (que unen los músculos con los huesos) se vuelven menos elásticos, lo que aumenta la rigidez de las articulaciones, favoreciendo la aparición  de desgarros musculares o rotura de los ligamentos.

Durante los periodos de inactividad, como el del confinamiento, las personas mayores pierden masa muscular y fuerza mucho más rápido que las personas jóvenes. Y el proceso de recuperación de esta masa muscular es mucho más lento.

El cuidado de los mayores empieza en el hogar

La mayoría de las caídas y los traumatismos, en las personas mayores, ocurren dentro del hogar. Ahora que volveremos al trabajo, probablemente los mayores se quedaran solos, por esto es importante tomar algunas medidas para disminuir los riesgos de caída en la casa como:

  • Mantener una buena iluminación en la casa.
  • Si hay escaleras en la casa, se puede instalar barandillas a ambos lados y asegurarse de contar con interruptor para encender las luces al principio y al final de la escalera.
  • Tener una lámpara o un interruptor cerca de la cama que pueda encender antes de levantarse.
  • Evitar dejar objetos u obstáculos en el suelo, que puedan causar la caída de la persona mayor.
  • Procure utilizar ceras antiderrapantes para el piso.
  • No deje superficies mojadas que puedan hacer que el adulto mayor se resbale.

¿Cómo disminuir el riesgo de fractura en personas mayores?

Las siguientes son algunas medidas de prevención que es conveniente adoptar:

  • Llevar una dieta balanceada, rica en calcio. Los suplementos de vitamina D y calcio pueden ayudar a prevenir el avance de la osteoporosis.
  • Realizar ejercicio moderado pero constante; lo ideal es que sea indicado por el médico.
  • Usar calzado adecuado con suela antiderrapante; se puede utilizar la plantilla biomecánica personalizada para reducir el dolor articular y aumentar el equilibrio al caminar o hacer ejercicio.
  • Utilizar un bastón o andadera si es necesario.
  • Al levantarse deben hacerlo despacio y no con un solo movimiento. Si están sentados, deben levantarse apoyando los brazos y quedarse unos segundos de pie y si no hay mareo comenzar a caminar. Si se están acostados, primero sentarse de lado apoyando una mano sobre la cama y esperar unos segundos antes de levantarse.

Si un adulto mayor ha caído es importante valorar el estado de consciencia, si está sangrando o ha sufrido golpes en la cabeza o columna. Si es así, es conveniente evitar que se levante,  llamar a una ambulancia para trasladarlo a un hospital y que sea evaluado por el traumatólogo.

Fracturas en adultos mayores 

A pesar de que la fractura de cadera es la más temida, la que ocurre con mayor frecuencia es la fractura de muñeca, por la tendencia de apoyar la mano al momento de una caída. En ese caso probablemente sea necesario usar una  muñequera inmovilizadora con férula palmar ambidiestra para inmovilizar la muñeca durante la recuperación.

La fractura de cadera ocurre por la ruptura de la cabeza del fémur, que es el hueso que está en el muslo. La mayoría de estos pacientes amerita hospitalización y cirugía. Probablemente necesiten usar producto ortopédico como  ortesis estabilizadora de cadera con abducción  para que la recuperación sea más rápida y favorable.

La fractura puede presentarse en cualquier momento, cuando camina o al momento de levantarse de la cama, incluso la fractura puede provocar la caída y no la caída ser la causa de la factura, esto por el daño ocasionado por la osteoporosis, que provoca que el hueso se fracture antes de la caída.

Las mujeres postmenopáusicas tienen mayor probabilidad de presentar fractura de cadera, debido a la disminución del estrógeno, que favorece la aparición de osteoporosis. En la mayoría de los casos se considera una fractura patológica, ya que se produce a causa de caídas o traumatismos, que en una persona sana no ocasionan más que un pequeño moretón.

El 60% de las personas mayores que sufren una fractura tienen riesgo de desarrollar alguna limitación que les impedirá realizar sus actividades cotidianas, quedando incapacitados para el trabajo y en ocasiones postrados en una cama. Siguiendo los consejos traumatológicos para mayores podemos evitar que esto suceda y permitir que las personas de la tercera edad sean autosuficientes.

 

Te recomendamos:

Dolores de espalda en el confinamiento: Por qué aumentan y cómo prevenirlos

Deja un comentario