¿Cómo tratar las lesiones de ligamentos en la rodilla?

Las lesiones de los ligamentos de la rodilla, son lesiones dolorosas que pueden afectar considerablemente el nivel de actividad y calidad de vida de los pacientes. También pueden derivar en problemas crónicos de la rodilla, como inestabilidad, lesiones meniscales o cartilaginosas y osteoartritis. Hablemos sobre las mejores opciones para tratar la lesión de ligamentos en la rodilla. 

¿Cuál es el tratamiento adecuado? 

El tratamiento de las lesiones de ligamentos en la rodilla sigue generando controversia, ya que algunos pacientes refieren pérdida de la funcionalidad de la rodilla, posterior a una lesión ligamentosa, mientras que otros permanecen relativamente asintomáticos y después de un tiempo, pueden retomar sus actividades físicas o deportivas sin mayor contratiempo.  

Las tendencias actuales no describen claramente el tratamiento, pero la mayoría de los estudios han mostrado una creciente inclinación hacia un procedimiento quirúrgico temprano, ya sea por etapas o único, para lesiones multiligamentosas, que involucran ligamentos cruzados y colaterales. 

Algunos estudios señalan que no existe una diferencia sustancial entre el tratamiento quirúrgico y conservador de lesiones ligamentosas de la rodilla, en cuanto a la función de la rodilla a los dos y cinco años. 

Mientras las lesiones del complejo medial, han mostrado mejores resultados con el tratamiento conservador, con reconstrucción quirúrgica de las lesiones concomitantes. En este video el Dr Garcés nos explica, de una forma sencilla, lo que ocurre en la lesión de los ligamentos laterales de la rodilla.  

Antes de tomar la decisión con respecto al tratamiento definitivo de la lesión, se debe iniciar en todos los pacientes un programa de rehabilitación, encaminado disminuir el edema, a recuperar el arco de movimiento completo de la rodilla y a restablecer la fuerza del músculo cuádriceps. 

Factores que influyen en la decisión del tratamiento 

La decisión del tratamiento final se toma en conjunto con el paciente, dependiendo de su entorno de trabajo, ya sea laboral o deportivo, y estará estrechamente vinculado con los siguientes factores: 

  • Grado de lesión del ligamento 
  • Existencia de lesiones asociadas. Otros ligamentos, meniscos, superficies articulares u óseas.  
  • Edad del paciente  
  • Nivel de actividad 
  • Ocupación 
  • Participación deportiva y expectativas funcionales del paciente 
  • Frecuencia y gravedad de los episodios de inestabilidad 
  • Compromiso en la rehabilitación post operatoria por parte del paciente 

Tratamiento conservador  

El tratamiento conservador para las lesiones de ligamentos de la rodilla, va dirigido principalmente a compensar el déficit de propiocepción y fuerza, originado por la lesión ligamentosa.  

 Otros objetivos a conseguir son reducir al mínimo el edema y el dolor, restablecer el arco de movimiento de la rodilla, recuperar el control y la resistencia muscular y proteger la rodilla de una nueva lesión. 

Fases de la rehabilitación  

Con el objetivo de disminuir la atrofia y la pérdida de fuerza muscular, se deben iniciar tempranamente, ejercicios isométricos del cuádriceps, los flexores de la rodilla y el músculo gastrosoleo, procurando lograr la extensión activa completa y la marcha normal, en los primeros 7 a 10 días.  

 La fase de inflamación se resuelve gradualmente entre 1 y 3 semanas posterior a la lesión. Una vez resuelta y luego de haber logrado un arco de movimiento completo, se inicia un programa de rehabilitación más intenso, para mejorar la resistencia muscular, evitando los ejercicios que puedan sobrecargar de forma excesiva la rodilla. 

Finalmente se determina las actividades que causan inestabilidad, dolor y edema, para modificar inicialmente el estilo de vida del paciente. 

 Los resultados obtenidos con el tratamiento conservador son muy variables con relación al tipo de lesión (parcial-completa, aislada-asociada con lesiones cápsulo-ligamentosas), la edad del paciente, el nivel de actividad prelesional y el tiempo de evolución. 

Una lesión ligamentosa que no cura completamente, en especial la lesión del ligamento cruzado anterior, puede provocar laxitud patológica del ligamento, con lo cual se altera la biomecánica de la rodilla y se produce un deterioro progresivo de los ligamentos, la superficie cartilaginosa y el hueso subcondral. 

Ortesis de rodilla para lesión de ligamentos  

Las ortesis funcionales de rodilla, representan la solución ortesica para la lesión de ligamentos de la rodilla, ya que mejoran la confianza y aumentan la propiocepción de la rodilla, con lo cual se ayuda a prevenir una nueva lesión durante el proceso de rehabilitación. 

 En Orliman contamos con la ortesis funcional de rodilla con control de flexo-extensión ocr200 y la ortesis funcional de rodilla con control de flexo-extensión ocr100. A ambas se les puede adaptar la almohadilla neumática para mayor protección condilar. 

Las ortesis permiten el control y limitación de la flexo-extensión de la rodilla con un rango de limitación de:   

  • Extensión: 0°, 10°, 20°, 30°, 40°.  
  • Flexión: 45°, 60°, 75°, 90°.  

Tratamiento quirúrgico 

Se ha considerado que el factor más importante para la reconstrucción quirúrgica, es el número de horas de actividad deportiva por año. En general, suele recomendarse en pacientes jóvenes que desean reanudar un estilo de vida activo, incluyendo las actividades deportivas. 

 También cuando la inestabilidad de la rodilla, no disminuye posterior al tratamiento conservador, se debe llevar a cabo la reconstrucción quirúrgica del ligamento. Otras indicaciones de la cirugía son los desgarros completos, las lesiones multiligamentarias y lesiones de estructuras asociadas. 

 La cirugía debe realizarse cuando se haya logrado la extensión completa de la rodilla, no exista edema y se haya recuperado la fuerza muscular cerca de lo normal. Operar en condiciones inadecuadas, puede llevar a rigidez y retrasos en la recuperacion. 

Deja un comentario