Enfermedades de las uñas, ¿por qué tengo una uña negra?

Las uñas negras son una de las enfermedades de la uña más comunes. Además, con el auge del running su presencia va en aumento. Una mala pisada puede generar un traumatismo en la zona y generar un hematoma subungueal que da a la uña esa apariencia oscura. Pero no es el único motivo por el que aparecen. También puede haber detrás problemas fisiológicos (melanomas o infecciones por hongos) que es necesario tratar rápidamente para evitar problemas mayores.

Las uñas negras son una de las enfermedades de las uñas más comunes

Pero en la mayoría de los casos, estos problemas cutáneos o ungulares vienen provocados por la aparición de hematomas subunguales. Estos hematomas vienen dados por causas externas como el uso incorrecto del calzado, por ser muy estrecho o pequeño, por largos entrenamientos o carreras o por un traumatismo. En estos casos, más que de enfermedades de la uña estaremos hablando de factores externos fácilmente prevenibles. Por ejemplo, mantener las uñas de los pies bien cuidadas, usar un calzado adecuado o tener una buena técnica de carrera.

Las enfermedades de las uñas más habituales son las infecciones por hongos o el melanoma

¿Cómo distinguir unas uñas negras provocadas por factores externos de las que provienen de enfermedades de la uña? Está claro que si has recibido un golpe fuerte en el pie es fácil que aparezca un hematoma. Si surgen por una infección por hongos también habrá residuos debajo de la uña, como una sustancia blanca que suele desprender mal olor. Y si es por un melanoma, ese cambio de color se habrá producido lentamente y se extiende más allá de la uña. Para estar seguro de qué se trata y aplicarle un tratamiento rápidamente lo mejor es acudir a un especialista.

Y no hay que olvidar que las enfermedades de la uña pueden ser un indicador de que algo va mal en nuestro organismo. Las uñas saludables suelen ser lisas y de color uniforme. Si se produce un cambio de color o en su crecimiento pueden indicar enfermedades pulmonares, cardíacas, renales, hepáticas, así como diabetes y anemia.

Por eso es importante tratar a tiempo la aparición de unas uñas negras.  Que sea el especialista el que analice su origen y vea cómo curarlas. Además, así evitaremos infecciones y que la uña se despegue de la carne. El tratamiento dependerá de si estamos hablando de enfermedades de la uña (y aquí se tendrán que realizar diversas pruebas diagnósticas para determinar de qué se trata) o de factores externos, donde el podólogo se encargará de drenar el hematoma y evitar la infección.

Para proteger la zona mientras está en tratamiento en Orliman contamos con el Dedil con tejido recubierto en gel. Es un tubular cortado con forma de dedo y con interior de gel no tóxico, hipoalergénico y dermatológicamente probado. Además impide el crecimiento bacteriano, con lo que tus uñas estarán protegidas y cuidadas.

Este dedil hidrata, suaviza, protege y amortigua la zona de contacto y contribuye a aliviar la presión y fricción en los dedos. Por lo que es perfecto no solo para enfermedades de la uña, sino también para dedos en martillo, dedos superpuestos o infrapuestos o problemas cutáneos o ungulares debidos a la sequedad.

Como el resto de nuestro cuerpo, proteger las uñas, tanto de factores internos como externos, es importante para cuidar nuestra salud. La prevención y el control nunca está de más.

Deja un comentario