Desgaste de cadera, ¿cómo frenarlo?

Las ortesis de cadera ayudan a aliviar los síntomas del desgaste de caderaEl desgaste de cadera es una de las afecciones musculo-esqueléticas más frecuentes. Afecta especialmente a las mujeres y, a pesar de que su incidencia es mayor en pacientes de edad avanzada, lo cierto es que un porcentaje de quienes la padecen empiezan a manifestar sus síntomas a partir de los treinta años.

La también llamada artrosis de cadera es una enfermedad de lento desarrollo. Y, aunque es irreversible, sus síntomas pueden frenarse si se actúa a tiempo y se toman las medidas necesarias. El primer síntoma de todo problema artrítico es el dolor. No solamente en la cadera, sino también en la zona de la ingle. En ocasiones las molestias pueden extenderse hacia la parte anterior del muslo, llegando incluso hasta la rodilla e irradiando la nalga.

El desgaste de cadera es una enfermedad de lento desarrollo

En las primeras fases de la enfermedad, los síntomas suelen ser algo más leves y normalmente aparecen después de realizar algún esfuerzo. Por ejemplo, después de caminar por tiempo prolongado, correr o cargar mucho peso. Estos síntomas desaparecen cuando descansamos o estamos en reposo.

Cuando el desgaste de cadera es avanzado, el dolor se vuelve más intenso y se manifiesta de forma cotidiana al subir escaleras o al realizar sobresfuerzo. También es posible notar crujidos dolorosos al cruzar las piernas o molestias durante la noche cuando tratamos de girar o movernos. Algunos pacientes refieren incluso sensación de ardor en la zona de las ingles.

Las causas del desgaste de cadera pueden ser de tipo traumático. Las luxaciones, las antiguas lesiones e incluso alguna enfermedad mal curada pueden estar en el origen de esta dolencia. Pero también puede estar ocasionada por alguna enfermedad, como la insuficiencia vascular, por factores congénitos, caso de la displasia, o por trastornos del crecimiento.

Recomendaciones para frenar y mejorar su sintomatología

  • Mantener siempre un peso adecuado.
  • Realizar diariamente ejercicios suaves que obliguen a mover las caderas. Como caminar, correr o nadar.
  • No es contradictorio con el punto anterior. El desgaste de cadera es una enfermedad que cursa con periodos intermitentes de dolor y durante las fases con mayor dolor el reposo relativo es beneficioso.
  • Corregir malos hábitos posturales. Duerma en cama plana. Evite sentarse en sillones o sofás hundidos. Y use sillas con respaldo recto, donde sus caderas y rodillas mantengan una posición natural y sus pies estén en contacto con el suelo.
  • Evitar sobrecargar las articulaciones. No coger pesos excesivos, procurar no caminar por terrenos irregulares y no estar de pie excesivamente sin descansar.
  • Llevar un calzado adecuado. La artrosis lumbar, de caderas o de rodillas requiere un calzado de suela gruesa que absorba la fuerza del impacto del pie contra el suelo.
  • Recurrir a tratamientos de aguas termales minero-medicinales. Con ello se consigue aliviar el dolor y relajar la musculatura.
  • Aplicar calor y frío según el caso. En general el calor es más beneficioso y efectivo para aliviar los síntomas. Pero, en ocasiones, la articulación puede tener un intenso brote inflamatorio y conviene aplicar frío local mediante bolsas de hielo o baños fríos.
  • Soluciones ortopédicas. Las ortesis de cadera ayudan a aliviar el dolor, la rigidez y el funcionamiento. Como la ortesis de cadera de Orliman. La Ortesis Estabilizadora de Cadera con Abducción está compuesta por una banda pélvica y una muslera (ambas bivalvas), unidas entre sí por una articulación regulable. Su función es limitar o bloquear el movimiento de flexo-extensión de la articulación. Además de controlar la abducción y la rotación del muslo.

 

Finalmente, recordar que el desgaste de cadera puede tratarse de manera efectiva. Permitiendo al paciente una gran calidad de vida, con muy escasas limitaciones. El especialista será siempre quien mejor pueda valorar, atendiendo a nuestro historial médico, cuales son las pautas a seguir en cada momento de la evolución de esta dolencia.

 

Deja un comentario