Consejos de salud ante el cambio estacional

Mantener una buena alimentación y estar activo ayudan a hacer frente al cambio estacional.

El otoño y el invierno son estaciones de transformaciones que, como bien sabemos, influyen mucho en nuestro estado tanto de ánimo y en nuestro estado físico y de salud. Aunque nos parezca que nuestro cuerpo y que la vida en sí siguen igual, en nuestro interior se producen una serie de cambios que son los que nos ayudan a adaptarnos a la bajada de temperaturas y a la disminución de la luz solar. Y ya sabéis que menos luz significa más decaimiento y disminución de las defensas. Lo que unido a la permanencia en ambientes cerrados, resecos y llenos de miasmas, se traduce en un aumento del riesgo de caer enfermos.

Consejos para mejorar nuestra salud

Para que nuestra salud se resienta lo menos posible ante esos cambios estacionales, existen algunos trucos que se pueden seguir para mejorar nuestra salud, tras la llegada del otoño y del invierno. Se trata de unos sencillos consejos que, si los seguimos, nos harán disfrutar de estas estaciones del año:

  • Duerme lo necesario para estar descansado/a. Evita irte a dormir a las tantas de la noche y duerme las horas suficientes (siete u ocho). De esta forma, tu piel se verá más luminosa y descansada, y tu sistema inmunitario mejorará. Intenta cuidar el ambiente de la habitación en la que duermes. Y evita exponerte a luces muy intensas justo antes de irte a dormir.
  • Aliméntate y come sano. En cantidades suficientes y de todo, especialmente aumentando la ingesta tanto de frutas como de verduras. El otoño y el invierno, por ejemplo, son una buena época para comer ensaladas con escarolas. Y también para comer espinacas, acelgas o endibias. Además es buen momento para probar y experimentar con las coles, las alcachofas, las remolachas, las berenjenas, el cardo, la calabaza, los guisantes y las habas. También, para frutas como aguacates, caquis, chirimoyas, granadas, kiwis, manzanas, plátanos, naranjas, mandarinas y pomelos.
  • ¡Muévete! Haz ejercicio, ya sea caminando durante media hora o una hora todos los días, montando en bici o incluso practicando algo de running. Busca la actividad o deporte que más te apetezca y planta cara al frío con calor interno.
  • Si sufres alguna patología como lesiones musculares, o de articulaciones como molestias en el pie o en el tobillo, utiliza un Calcetín de viaje como el de Orliman. Este tipo de calcetines estimulan y favorecen el retorno venoso y protegen ante posibles lesiones por impacto y rozaduras en dedos y talones. Están especialmente recomendados para desplazamientos de larga duración, aunque también se pueden usar en el día a día. Y si eres diabético protege tus pies con el Calcetín para pie diabético de Orliman. Previenen infecciones y evitan la proliferación de bacterias. Y también las rozaduras que tantos problemas pueden causar.
  • Presta atención a los beneficios tan importantes que tiene el beber agua. Tomar grandes cantidades de agua, que ayudará a su vez a hidratar nuestra piel.
  • Relájate y disfruta de las tardes de otoño e invierno. De esta manera mantendrás a raya el estrés y la ansiedad. Y tendrás una actitud y una disposición mental positivas.
  • Por último, aprovecha cada día un rato para tomar el sol. Es la principal fuente natural para sintetizar la tan preciada vitamina D. Reforzarás también tu sistema inmunológico y aumentarán tus niveles de bienestar.

 

Estos sencillos consejos de salud te ayudarán a cuidar tu salud antes los cambios estacionales. Llevarlos a cabo es muy sencillo y son muy efectivos.

 

Deja un comentario