¿Cómo evitar lesiones traumatológicas tras el confinamiento? Consejos para padres con niños

Después de dos meses de cuarentena con los niños en casa, a causa del coronavirus, llega la fase 1 para iniciar el fin del confinamiento, y los niños podrán salir a jugar, saltar y correr en las calles y plazas cercanas a sus domicilios con uno de sus padres, que debe estar atento de la actividad del pequeño.

Probablemente tu hijo subió de peso y perdió masa muscular, a causa de la disminución de actividad física durante el confinamiento. Por esto los padres con niños deben prestar mucha atención y seguir algunos consejos , para evitar lesiones traumatológicas en nuestros pequeños durante el inicio de la actividad física.

Consejos para ayudar a padres con niños a que retomen la actividad física

La actividad física en los niños es importante para que su musculatura y huesos se desarrollen fuertes y sanos. Sin embargo, después de largos periodos de inactividad, es importante seguir algunas recomendaciones para evitar lesiones traumatológicas en los niños al reanudar las actividades comunes:

  • Usar calzado adecuado que amortigüe y absorba el impacto de la actividad física para evitar lesiones.
  • Hacer calentamiento y estiramiento previo, así preparamos las articulaciones y los músculos para el ejercicio.
  • Asegurar una buena hidratación del niño antes, durante y después de la actividad física. Esto evitara mareos y calambres que puedan desencadenar caídas y lesiones traumatológicas.
  • Realizar ejercicios junto a ellos. Así no solo lo guiaras con los movimientos correctos, también fomentaras la buena relación familiar y motivarás a tu hijo dándole el ejemplo.
  • En la medida de lo posible, es conveniente que los niños jueguen y corran sobre superficies blandas que disminuyen el impacto, como el engramado.
  • Estar pendiente de que el niño no exceda sus capacidades, ya que el ejercicio excesivo es peligroso y favorece la aparición de lesiones musculares y articulares. Los descansos entre actividades son beneficiosos para el niño.
  • Mantener una alimentación balanceada que aporte los nutrientes necesarios para su organismo al momento de realizar deporte, por ejemplo, asegurar el correcto aporte de calcio que favorece el fortalecimiento de los huesos.

 

Visitas al parque o plazas infantiles

Con el fin del confinamiento los niños probablemente querrán ir a las plazas o a los parques a jugar, pero antes de permitir que los niños jueguen libremente en estos sitios, es importante que los padres con niños se familiaricen con las distintas zonas de juego.

Es conveniente, por ejemplo, evaluar los riesgos que pueden existir en algunos sectores, como la presencia de vidrios o elementos peligrosos en el suelo o en las instalaciones y que no existan desniveles u obstáculos en el suelo que puedan afectar la seguridad del niño.

Hay que enseñar a los niños cuál es el comportamiento adecuado en el parque, para evitar lesiones, tanto de ellos como de otros niños. Los padres con niños deben estar pendientes de:

  • Que los niños jueguen en instalaciones adecuadas para su edad.
  • Que las instalaciones se encuentren en buen estado.
  • Que los niños no se empujen o forcejeen al momento de jugar en las estructuras para trepar, en los toboganes, sube y baja, columpios y otras instalaciones recreativas.
  • Que no usen las instalaciones cuando se encuentran mojadas, ya que son resbaladizas.
  • Que los niños utilicen la protección adecuada para cada actividad deportiva específica, como el uso de casco, codera y rodillera para patinar o andar en bicicleta. La rodillera acolchada es una excelente opción para proteger las rodillas.

Traumatismos en los niños

La vigilancia y el uso responsable de las instalaciones disminuyen el riesgo de que los niños sufran lesiones al momento de jugar, correr y saltar. Sin embargo, hay situaciones que se escapan de nuestras manos, como accidentes de tránsito o en actividades deportivas, en las cuales pueden presentar lesiones traumatológicas que ameriten tratamiento o dispositivo ortésicos adaptados a su tamaño.

De hecho, los traumatismos son la primera causa de mortalidad en los niños mayores de 1 año, además de ser una de las causas más importantes de incapacidad permanente. La causa más frecuente de los traumatismos son las caídas, accidentes de tránsito o deportivos.

Se estima que el 42% de los niños y el 27% de las niñas, entre 0 y 16 años, sufrirán al menos una fractura. Con un pico máximo a los 15 años para los niños y a los 12 años para las niñas.

¿Cómo identificar una fractura y cómo nos ayuda la ortopedia?

Existen algunas señales que indican la presencia de fractura, como dolor intenso, hematoma o sangrado, deformidad e incapacidad para movilizar un miembro. Ante la presencia de cualquiera de estos signos, debes acudir a urgencias lo antes posible para que el niño sea evaluado por el traumatólogo infantil.

En ocasiones puede tratarse de lesiones leves o puede ser una fractura que necesite cirugía, de una u otra forma el niño deberá guardar reposo y usar productos de ortesis para recuperarse y volver a sus actividades normales. Dependiendo del lugar de la lesión su ortopedista infantil indicará:

Estos son solo algunos de los productos que puede indicar el traumatólogo después de un traumatismo, pero si quieres conocer la lista completa puedes descargar nuestro catálogo de productos pediátricos.

Deja un comentario