Botas y patucos antiescaras, alivia las molestias en los pies

El 35% de las úlceras por presión se producen en los talones.

Las úlceras por presión son uno serio problema que afecta a la calidad de vida de unos pacientes que ya de por si sufren otras dolencias que les mantienen encamados o inmovilizados. También suponen una sobrecarga emocional muy grande, tanto a enfermos como a familiares. Y su tratamiento es una de las tareas asistenciales que más tiempo y recursos consume a la sanidad. Por ello es necesario hacer hincapié en la prevención.

Las medidas encaminadas a prevenir escaras o úlceras por presión pueden evitar hasta en un 98% su aparición. Un buen cuidado de la piel, cambios de posición y el uso de productos antiescaras son claves para impedir que aparezcan. También es importante mantener una buena nutrición.

Por ejemplo, una de las zonas de riesgo son los pies. Concretamente los talones suponen el 35%, la segunda región con más problemas después de la zona de los glúteos. Y afecta por igual a personas encamadas como a personas en silla de ruedas. ¿Por qué? Las escaras suelen aparecer en zonas con prominencias óseas, como el talón. Si el hueso está en contacto durante un tiempo prolongado con otra superficie, como puede ser la cama o la silla, se produce un bloqueo de la circulación en la zona. Eso daña primero la piel y si no se trata a tiempo puede afectar al músculo y al hueso.

Las botas y patucos antiescaras alivian la presión y las molestias

De ahí la importancia de los cambios de posición para evitar la presión. Y en el caso concreto de los pies hay que seguir los siguientes consejos:

  • Inspeccionar visualmente la zona. En el momento de la higiene del paciente hay que observar el estado de la piel. Si detectamos zonas enrojecidas, que no desaparecen tras el lavado, nos puede indicar que estamos ante el inicio de una úlcera.
  • Higiene diaria. Limpiar la piel con agua tibia y jabón neutro. Hay que hacerlo con cuidado, sin hacer fricción para no dañar al paciente. Y al finalizar secar bien y aplicar crema para hidratar bien la piel. Mientras se aplica es conveniente realizar un masaje suave para activar la circulación.
  • Aliviar la presión. La presión, además de úlceras, provoca dolor. Así que es importante reducirla. ¿Cómo? Usando productos antiescaras como las botas antiescaras y los patucos antiescaras de Orliman. Ambos dispersan la presión que actúa en las protuberancias óseas. Tanto las botas antiescaras como los patucos antiescaras y el resto de los productos de la línea Stilive están diseñados para personas que permanecen periodos de tiempo prolongados en la misma posición donde los segmentos corporales están en contacto con la superficie de la cama o son sometidos a constantes roces por la ropa de cama o superficies rugosas. Las botas antiescaras y los patucos antiescaras están fabricados con un tejido suave con propiedades antimicrobianas (Sanitized®). Además no absorbe la humedad y se mantiene siempre seco. Y mejora la regulación térmica manteniendo la piel siempre seca. Las botas antiescaras y los patucos antiescaras de Orliman llevan costuras planas para evitar posibles roces.
  • Presta atención al calzado. Es conveniente que no aprieten y que no tengan costuras. También que estén limpios para evitar elementos que puedan provocar escaras.
  • Evite malos hábitos. Dejar de fumar, por ejemplo, puede mejorar la circulación de sangre hacia los pies.
  • Buena nutrición. Si la alimentación no es la adecuada, la piel se debilita y el riesgo de sufrir las úlceras por presión es mayor. Por ejemplo, las proteínas ayudan a la regeneración de la piel.

 

 

Deja un comentario