Traumatología y artes marciales: lesiones musculares

Traumatología y artes marciales: las lesiones musculares más frecuentes

Practicar un deporte es muy beneficioso para la salud, pero, en algunos casos, puede llevar a sufrir distintas lesiones, dolor de espalda, etc… Por eso, a la hora de hacer ejercicio, hay que guiarse siempre por el sentido común, respetar las indicaciones del entrenador y utilizar protecciones adecuadas.

Esto es especialmente importante, si el deporte que se practica es alguna de las artes marciales (karate, judo, taekwondo…), disciplinas en las que hay contacto físico entre los participantes y un mal golpe puede llevar a la consulta de traumatología u ortopedia.

Las lesiones más frecuentes, entre los aficionados a las artes marciales, son las lesiones musculares. Estas pueden ser intrínsecas, producidas por los propios movimientos del cuerpo. Consisten en calambres musculares, desgarros, elongaciones, distensiones… Las más habituales son las producidas por causas extrínsecas, factores ajenos al cuerpo: las temidas contusiones musculares.

Las contusiones se producen como consecuencia de un impacto externo contra el músculo, que, según la fuerza de compresión que soporte contra el hueso, en el momento del golpe, sufrirá roturas y hemorragias de mayor o menor intensidad. Entre los síntomas que tiene esta lesión, destacan la inflamación de la zona afectada y la impotencia funcional del músculo lesionado, además del dolor y cambio de coloración de la piel. Es más que recomendable someterse a una ecografía o resonancia magnética, para delimitar la gravedad de la contusión.

A la hora de tratarlas, se debe seguir el llamado método RICE, durante las 72 horas siguientes: Reposo, Hielo, Compresión y Elevación. No es bueno aplicar masajes en la zona afectada, antes de que termine ese plazo, ya que pueden acabar desencadenando otras complicaciones. El tiempo de recuperación posterior depende de muchos factores, como la zona donde se haya producido o la edad del paciente. En todo caso, en las clínicas de ortopedia siempre pueden echar una mano.

 

 

Deja un comentario