Enfermedades del sistema nervioso periférico

Hasta el día de hoy se han identificado más de 100 tipos de neuropatías periféricas, cada una con un conjunto de síntomas y pronósticos característicos. El día de hoy trataremos las principales enfermedades del sistema nervioso periférico y el uso de ortesis dinámicas para mejorar esta condición. 

Neuropatías periféricas ¿Que son? 

El sistema nervioso periférico está conformado por todos los nervios que comunican el cerebro y la médula espinal con otras partes del cuerpo. Cuando uno o más de estos nervios resulta dañadose denomina neuropatía periférica. 

Los síntomas de la neuropatía periférica generalmente aparecen de forma progresiva y van empeorando con el paso del tiempo, de igual forma dependerá del nervio afectado. Entre los síntomas más comunes están:  neuralgia, paresia, plejía, atrofia muscular, disestesias y alodinias. 

Cuando se afectan los nervios periféricos autónomos, pueden generar hipotensión ortostática, impotencia, disfunción gastrointestinal y genitourinario, sudoración anormal o pérdida del cabello. 

Principales enfermedades del sistema nervioso periférico 

Las neuropatías se clasifican de acuerdo al síndrome clínico, a los hallazgos patológicos o a la etiología. La asociación de neuropatía, clasifica las neuropatías periféricas de la siguiente manera:  

  • Neuropatías asociadas con enfermedades endocrinas y renales, entran en este grupo la neuropatía diabética, renal e hipotiroidea. Pueden ser multifocales y afectar nervios autónomos. 
  • Neuropatías inflamatorias o mediadas inmunológicamente. Se presentan por una respuesta autoinmune dirigida a las estructuras nerviosas. Dentro de este grupo encontramos: 
    • Polineuropatías inflamatorias agudas, cuyo representante más característico es el síndrome de Guillain-Barré.  
    • Polineuropatía inflamatoria crónica. 
    • Las plexopatías, representada por la plexitis braquial y la plexitis lumbosacral. 
  • Neuropatías infecciosas. Que pueden ser causadas por virus, bacterias o parásitos.
  • Neuropatías asociadas con tumores o paraneoplásicas.  
  • Neuropatías hereditarias. Ocurren por supresiones o mutaciones genéticas. 
  • Neuropatías traumáticas y por atrapamiento. Dónde se encuentra el síndrome del túnel del carpo, que es la neuropatía periférica más frecuente. También encontramos dentro de este grupo: 
    • Radiculopatía cervical y lumbar  
    • Afectación del nervio mediano  
    • Síndrome del interóseo anterior
    • Afectación del nervio cubital, nervio radial, nervio ciático, nervio peroneo común, nervio tibial, entre otros.
  • Neuropatía inducida por frío.
  • Neuropatía causadas por toxinas. 
  • Neuropatías de origen nutricional. Entran en esta categoría la neuropatía alcohólica, post gastrectomía y las causadas por déficit de vitaminas. 
  • Neuropatía inducida por drogas  
  • Neuropatía inducida por radiación  
  • Polineuropatía de cuidado crítico
  • Neuropatías idiopáticas  

Otra forma de clasificar las neuropatías, es de acuerdo al número de nervios afectados: 

  • Mononeuropatía o radiculopatía, que se refiere a la lesión de un solo nervio o de una raíz nerviosa respectivamente.  
  • Mononeuropatía múltiple, en donde existe compromiso focal de dos o más nervios.  
  • Polineuropatía, donde hablamos de un compromiso difuso de los nervios periféricos, inicialmente referido en las manos y en los pies.  

Tratamiento de las neuropatías periféricas 

En principio se debe tratar la causa médica subyacente de la neuropatía periférica, por ejemplo, la diabetes o deficiencias nutricionales.  

En cuanto al manejo específico, se utilizan tratamientos preventivos y paliativos, que incluyen el cuidado de las extremidades, el uso de zapatos o botas especiales y ayudas ortopédicas. 

El uso de medicamentos en las neuropatías periféricas, van destinados a tratar los síntomas relacionados, como el dolor, en cuyo caso se utilizan desde antiepilépticos y antidepresivos hasta opioides. 

Ortesis dinámicas para neuropatías periféricas  

También conocidas como ortesis cinéticas o funcionales, permiten o facilitan el movimiento y son útiles para asistir el movimiento de músculos debilitados. Las férulas dinámicas permiten, guían, limitan o resisten movimientos específicos y previenen movimientos determinados.  

La ortesis dinámicas sirven para mantener la estabilidad, al mismo tiempo que proveen fuerzas correctivas dinámicas en una posición adecuada, asistiendo a los músculos extensores débiles funcionalmente.

De acuerdo a las necesidades del paciente se pueden realizar distintas combinaciones con los componentes de las ortesis dinámicas, con la finalidad de proveer una asistencia dinámica.  

Cómo usar las ortesis dinámicas 

Una vez elegida la talla y los módulos adecuados; se unen las bases estructurales kit Base palmar y kit Base de antebrazo, utilizando el kit Articulación monocéntrica de muñeca  o el kit Barra fija de muñeca 

La base palmar permite regular los movimientos de flexión palmar y dorsal, y realizar tratamientos dinámicos utilizando un elástico que ejerce una tracción entre la base palmar y antebraquial. La base de antebrazo, fija la articulación de la muñeca en una posición determinada.  

Posteriormente se añaden los componentes dinámicos necesarios para personalizar la férula, en función de las necesidades de cada paciente con: