Soporte antiequino, un apoyo al tratamiento de lesiones neurológicas

El soporte antiequino ayuda a la movilidad y a la estabilidad del paciente.

Recuperar la mayor funcionalidad posible. Ese el objetivo del tratamiento de cualquier lesión neurológica, como hemiplejías, hemiparesia o parálisis cerebral. Una enfermedad neurológica puede afectar a numerosas partes del organismo. Y para ello hay que recurrir a un equipo multidisciplinar que ayude al paciente. También a ortesis, como el soporte antiequino, que posibilita una marcha más eficiente.

El soporte antiequino mantiene el tobillo en posición funcional

La rehabilitación de una lesión neurológica debe diseñarse de forma individualizada. Hay que tener en cuenta que aspectos se han visto afectados. También cuáles son las limitaciones de la persona y con qué apoyos cuenta. Por ejemplo, si se produce una debilidad o incapacidad de la dorsiflexión del tobillo, además de fisioterapia y el tratamiento médico adecuado, usar un soporte antiequino mejorará su movilidad. Por ello hay que valorar las siguientes áreas:

  • Independencia. Saber hasta qué punto puede realizar actividades cotidianas como lavarse, comer o vestirse. El tratamiento debe ir encaminado a lograr la mayor independencia posible.
  • Logoterapia. En muchos casos se necesita volver a aprender a hablar, comer y tragar, leer o escribir.
  • Movilidad. Hay partes del cuerpo que han perdido su movilidad. En estos casos hay que reeducar a los músculos, que recuperen su tonicidad y evitar la atrofia, para volver a andar o a mantenerse en equilibrio, por ejemplo. Para ello, el soporte antiequino puede ser de gran ayuda. El soporte antiequino Boxia Plus de Orliman está diseñado para mantener el tobillo en posición funcional. Así se previene el colapso del pie. Y posibilita un patrón de marcha más natural. También es más eficiente, ya que conlleva un menor consumo energético. A ello se une que aporta una mayor estabilidad al paciente. Además evita el riesgo de tropiezos con elementos comunes, como alfombras, bordillos e irregularidades de la superficie.
  • El soporte antiequino de Orliman está indicado para paliar problemas como debilidad o incapacidad de la dorsiflexión del tobillo, resultado de lesiones neurológicas o para parálisis flácida asociada a la hemiparesia. Además, el soporte antiequino Boxia Plus es muy discreto. Y como todos los productos de Orliman, es fácil de colocar y cómodo de usar.
  • Fisioterapia. Clave para ayudar a mejorar la movilidad y para controlar la degeneración muscular.
  • Alivio del dolor. Ciertas patologías neurológicas suelen provocar dolor neuropático. Este destaca por su intensidad y por la capacidad de alterar la calidad de vida del paciente.
  • Apoyo psicológico. Estos pacientes, y sus familias, necesitan asesoramiento para hacer frente a la enfermedad y sus consecuencias. Además para controlar el estrés y la ansiedad e incluso reeducar las habilidades sociales y de conducta.
  • Terapia ocupacional. El objetivo es ralentizar el proceso degenerativo de algunas lesiones neurológicas.

Estas son algunas de las áreas que hay que trabajar ante lesiones neurológicas. En Europa se calcula que hay 7 millones de pacientes neurológicos. El objetivo de los distintos tratamientos es avanzar en la curación del paciente, si es posible. Pero hay que tener en cuenta que el proceso puede ser lento. También se trabaja en paliar los síntomas. Restituir, minimizar o compensar los déficits funcionales de una persona afectada por una lesión neurológica para ayudar a mejorar su calidad de vida.

Deja un comentario