Productos ortopédicos y otros cuidados del pie diabético

En ortopedia y traumatología, es clave conocer cuáles son los cuidados que se deben ofrecer en el tratamiento del pie diabético, pues, en el 15% de los pacientes con esta enfermedad, se presentan úlceras (entre otras complicaciones, como las infecciones en la piel (celulitis), gangrenas, fracturas y otras).

Los principales cuidados que hay que aplicar son los que hacen alusión a la higiene y al secado de los pies, que se deben realizar con mucha precaución y suavidad. No hay que caminar descalzo y se debe dedicar tiempo a la hidratación de la zona, así como al recorte de las uñas, que debe ser recto y realizado con limas de cartón. Entre otros, la hidratación con cremas compuestas de urea al 15 % y el uso de calzado apropiado son los cuidados más relevantes.

El calzado debe caracterizarse por ser elaborado en piel, además de tener suela deslizante y el talón ancho y no muy alto. Los zapatos suelen ajustarse con velcro o cordones y no llevan costuras en la parte interna. Es muy importante que sean termoadaptables, para mantener el pie a la temperatura justa y, además, al comprarlos, no deben ser ajustados ni muy holgados. De esta forma, se evitan las rozaduras, razón por la cual conviene ir a comprarlos al final de la jornada, cuando los pies suelen estar más hinchados. Es recomendable que el paciente no use siempre el mismo calzado y que cuente con más de un par de zapatos para diabéticos, de cara a evitar la aparición de elementos patógenos.

En pacientes que sufren alteraciones en los dedos, se aconseja solicitar que sus zapatos cuenten con pala de licra.

La salud del pie diabético es muy importante como medio de prevención de úlceras y otras complicaciones muy comunes entre los pacientes.

La plantilla especial para pie diabético de Orliman, es la mejor opción ante ulceraciones plantares en talón y antepié. Neuropatías con riesgo de ulceraciones plantares, pie diabético; post-operatorios; verrugas plantares intervenidas y heridas plantares. Proporciona  una reducción de las fuerzas de presión y carga de hasta un 60% en todas las fases de carga estática o dinámica.

Fuentes: 

aofas.org

ulceras.net

 

Deja un comentario