Lumbalgia en el embarazo, cómo evitarla

Durante el embarazo, una de las molestias más típicas es la lumbalgia. Se calcula que la mitad de las mujeres embarazadas presentan cuadros de lumbalgia a partir del segundo y tercer trimestre del embarazo. La musculatura lumbar está más contracturada por soportar el peso del útero y el aumento del abdomen provoca la pérdida de la faja natural que protege las lumbares, una de las zonas más vulnerables de la columna por su movilidad.

Además, las mujeres embarazadas segregan una hormona, la relaxina, que releja los ligamentos de la pelvis para la preparación en el momento del parto y que, a su vez, también relaja los ligamentos de la espalda. A ello se une la postura de hiperlordosis, en la que se suele tirar la pelvis hacia delante lo cual produce que haya más presión en el disco intervertebral y en los ligamentos, favoreciendo la hernia o protusión discal y provocando cuadros de ciatalgias (dolor en la espalda baja).

Por ello es importante adquirir una serie de hábitos que pueden ayudarte a evitar o a encontrar alivio para la lumbalgia en el embarazo:

  • Higiene postural. No doblarse por las caderas, intentar no cargar peso, evitar conducir más de 30 minutos seguidos, evitar la postura de hiperlordosis, no estar mucho rato de pie sin movernos e intentar moverse con cuidado en la cama. Además, hay que utilizar calzado adecuado, lo mejor es no usar tacones, ni llevar un calzado muy plano.
  • Actividad física. Debe ser ligera o moderada, lo más conveniente es acudir a un especialista en fisioterapia para que te recomiende que ejercicios hacer, como los que fortalezcan las nalgas y el suelo pélvico, caminar, estiramientos… El fisioterapeuta también decidirá si es conveniente realizar masajes o aplicar calor en la zona o si te interesa el yoga o el pilates (son beneficiosos para dolores de espalda).
  • Utilizar refuerzos como la faja sacrolumbar de Orliman. Es una faja para embarazadas que ejerce una compresión sobre la pared abdominal, elevando el abdomen, ayuda a mantener la espalda recta y mejoran la posición. Esa compresión provoca un alivio para la lumbalgia en el embarazo y controla la hiperlordosis, al ayudar a mantener la postura correcta.
  • Cuando estés sentada, coloca la espalda en posición recta, ya sea pegada al respaldo o bien colocando cojines. Encontrarás más alivio para los dolores. Y a la hora de acostarse, lo mejor es dormir de lado, colocando la pierna de arriba flexionada sobre un almohadón. Dormir de lado alivia la zona lumbar y además es la postura más cómoda y recomendada para embarazadas.

Es normal sufrir lumbalgia durante el embarazo, pero puede prevenirse siguiendo los consejos que acabamos de nombrar y las recomendaciones de su médico o del especialista en fisioterapia. Así podrás evitar las molestias asociadas a esta dolencia y disfrutar de un embarazo perfecto.

Deja un comentario