Llega a la Sanidad privada el primer robot ROSA, que guía al cirujano durante el procedimiento quirúrgico

Día día se buscan nuevas prácticas e instrumentos, que permitan realizar los procedimientos quirúrgicos con mayor precisión y permitan una recuperación más rápida del paciente.  

Esto es lo que busca el nuevo robot ROSA (Robotic Surgical Assistant), que guía al cirujano durante el procedimiento quirúrgico de reemplazo total de rodilla, optimizando los tiempos de ejecución y brindando una mayor precisión al momento de posicionar el implante en la articulación.  

¿Qué es el robot ROSA? 

El robot ROSA, por asistente quirúrgico robótico, es un nuevo sistema, que cuenta con un brazo robotizado y un software sofisticado, que permite realizar un análisis continuo de los datos y guía al cirujano durante la colocación de las prótesis articulares.  

 Esta tecnología permite adecuar las prótesis a las necesidades del paciente, planificar la intervención con imágenes 3D y facilitar la rehabilitación y el postoperatorio, gracias a su aplicación para teléfonos móviles, que favorece la conexión entre el médico y el paciente.  

Cómo funciona el robot Rosa 

En la cirugía manual para el implante de prótesis, especialmente el reemplazo total de rodilla, se deben tener en cuenta muchos factores como: ejes, ángulos, equilibrio de ligamentos y tejidos, etcétera. Además se debe contar con una gran experiencia antes de realizar la resección, necesaria para colocar el implante correctamente.  

Este nuevo sistema, que incluye sistemas de navegación asociados a un brazo robótico, solicita unos puntos anatómicos de referencia, que le permiten evaluar los tejidos blandos, para indicar dónde deben realizarse los cortes, con una mayor precisión y un procedimiento menos invasivo.  

El equipo está compuesto por dos torres, en una está el brazo robótico, que guía a los cirujanos durante los cortes, y en la otra hay una cámara que monitorea los sensores que se colocan en los ejes de la pierna del paciente, antes de realizar los cortes. El equipo reconoce los dispositivos y muestra en los monitores la imagen anatómica, resaltando las áreas donde se debe hacer la intervención.

 El protocolo de ROSA utiliza imágenes preoperatorias de rayos X y los datos recopilados durante la cirugía, para informar al cirujano, sobre detalles anatómicos que permiten ajustar, de forma adecuada, el implante al momento de la colocación y al finalizar válida que el dispositivo esté en el lugar correcto. 

Para qué intervenciones está diseñado 

Este nuevo sistema está diseñado principalmente para prótesis total de rodilla, que es la intervención que se realiza con más frecuencia en la cirugía ortopédica. También permite realizar, con total precisión, una prótesis parcial o  unicompartimental de rodilla.  

El cirujano ortopédico experto podrá tomar decisiones, gracias a los datos que ofrece, en tiempo real, el potente ordenador de esta plataforma informática. Los datos los obtiene de los sensores colocados estratégicamente en el fémur y la tibia. Esto permite una colocación con precisión milimétrica del implante, realizando una incisión menor y por consiguiente un menor daño a los tejidos.  

Pero el robot ROSA no se limita sólo a la cirugía de reemplazo de rodilla, gracias a la integración de un nuevo software, también se podrá utilizar para implantar prótesis de cadera. 

Ventajas del robot ROSA en la cirugía ortopédica  

La inclusión de esta tecnología, representa un paso más para la adopción de la cirugía robotizada en traumatología en España y al incorporar este nuevo sistema, se están logrando grandes avances en la asistencia a los pacientes. Podemos destacar las siguientes ventajas: 

  • Optimiza los tiempos de la cirugía. 
  • Se trabaja con una incisión menor. 
  • Disminuye el daño a los tejidos. 
  • Se logra conservar la mayor cantidad de huesos y se respetan los tejidos circundantes.  
  • Se disminuye el sangrado durante el acto quirúrgico.
  • Permite complementar la habilidad y experiencia del cirujano, con las tecnologías asistidas por robot, con lo que se mejora la exactitud, la precisión y la consistencia de la cirugía. 
  • Se obtiene una mayor satisfacción del paciente, mejores resultados clínicos y mayor eficiencia. 
  • Permite conseguir mejores resultados basados en una planificación operatoria, con alto nivel de precisión y un adecuado posicionamiento del implante, adaptado a la anatomía de cada paciente.  
  • Se logra conseguir un mejor postoperatorio.  
  • Limitación mejorada del dolor. 
  • Se obtiene una recuperación más rápida. 

 Sin duda alguna, la inclusión de estas nuevas tecnologías permiten avanzar hacia un futuro prometedor en el campo de la cirugía de reemplazo de rodilla. En orliman te presentamos algunas ortesis, para optimizar el postoperatorio de los pacientes con patologías de rodilla como: 

Deja un comentario