Lesiones de rodilla en niños durante el verano

Durante el verano los niños pueden sufrir distintos tipos de lesiones cuando están jugando o entrenando. Las rodillas de los niños están entre las más afectadas, ya que pueden lesionarse al momento de practicar deporte, posterior a un traumatismo o por sobrecarga.

Las lesiones musculares y ligamentosas de la rodilla son las más frecuentes en los niños, ya que la estabilidad de esta articulación depende, principalmente, del soporte que le brindan estos elementos.

¿Cuál es la función de la rodilla?

La rodilla es la articulación más grande y compleja del cuerpo. Esta une el hueso del muslo, llamado fémur, con la parte superior del hueso de la pierna (tibia). Además integra la articulación de la rótula con el fémur, importante para apoyar el movimiento del cuádriceps femoral.

Se encarga de sostener el peso del cuerpo mientras se corre, camina o se está de pie y facilita el movimiento de la pierna. La rodilla está compuesta por hueso, cartílago, ligamentos, músculos y tendones, que pueden lesionarse con facilidad en los niños por la inmadurez.

Lesiones de rodilla más frecuentes en niños

Son numerosas las lesiones de rodilla en los niños durante el verano, que pueden aparecer tras traumatismos directos, sobrecargas, torsión o por problemas congénitos. Estas son las lesiones de rodilla que ocurren con mayor frecuencia en el verano:

Esguince de rodilla en niños.

Ocurre cuando uno de los ligamentos de la rodilla se estira demasiado y se desgarra. Puede afectar a uno o varios ligamentos.

Distensión muscular

Los movimientos bruscos o traumas directos pueden ocasionar que uno de los músculos o los tendones, que se insertan en la rodilla, se rompan o desgarren de forma parcial o completa.

Tendinitis de rodilla

Si tu niño realiza actividades de forma inadecuada o somete la articulación a una sobrecarga constante, puede irritarse o inflamarse uno de los tendones que se insertan en la rodilla.

Rotura de meniscos

Los meniscos representan el cartílago que hay entre los huesos del fémur y la tibia, y pueden lesionarse por un traumatismo o movimientos bruscos.

Luxación de la rótula

Ocurre cuando la rótula se sale fuera de su sitio habitual. En algunos casos, esto ocurre más de una vez y es necesaria la corrección quirúrgica para evitar nuevos episodios. En el postoperatorio el niño puede requerir usar la rodillera pediátrica de palumbo para mantener la rótula en su sitio.

Enfermedad de Osgood-Schlatter

Afecta en su mayoría a adolescentes en etapa de crecimiento, consiste en la inflamación del tendón que va de la rótula a la tibia, por uso excesivo y repetitivo de la articulación.

Osteocondritis disecante

Aunque no está clara la causa, se sospecha que los microtraumatismos pueden lesionar los pequeños vasos sanguíneos, dejando sin sangre un fragmento del hueso, que muere y puede desprenderse.

Bursitis de la rodilla

 Ocurre por inflamación de las bursas, que son bolsas de líquido que se ubican cerca de la articulación de la rodilla. Su función es reducir la fricción y amortiguar la presión entre los huesos y tendones.

Fractura de rodilla

La rodilla se compone de tres huesos, el fémur, la tibia y la rótula. Cualquiera de ellos puede romperse posterior a un traumatismo o un movimiento brusco.

¿Cómo sé si mi hijo se lesionó la rodilla?

Los signos y síntomas de las lesiones de rodilla en niños van a depender de la estructura lesionada. Pero en la mayoría de los casos provocan dolor en la rodilla, que aumenta con el movimiento y mejora con el reposo. También puede escuchar o sentir un crujido doloroso y ver la rodilla inflamada o con moretones.

Otro signo, que puede notar en la rodilla de su niño, es que la rótula esté fuera del sitio, que se desplace con facilidad o se bloquee. Si su hijo presenta cualquiera de estos signos debe acudir al médico lo más antes posible.

¿Qué pruebas son necesarias para el diagnóstico?

Antes de realizar algún estudio, el médico de su niño interrogará el motivo de la consulta y los síntomas del niño, luego examinará la rodilla, para buscar signos que orienten a una determinada causa.

Para diagnosticar una lesión en la rodilla, el traumatólogo infantil puede requerir de una radiografía, una tomografía computada o una resonancia magnética. Incluso en algunos casos puede ser necesaria una artroscopia de rodilla, para observar el interior de la articulación y buscar la lesión en la rodilla.

¿Cuál es el tratamiento para lesiones de rodilla infantiles?

El tratamiento de la lesión de rodilla en los niños va a depender principalmente de la causa que la ocasionó. Pero básicamente van a requerir lo siguiente:

  • Antiinflamatorios: ayudan a disminuir el dolor y la inflamación de la articulación.
  • Reposo: una rodilla lesionada va a causar dolor, que puede agravarse con los movimientos. Lo ideal es que se guarde el reposo adecuado y no se afinque la pierna de la rodilla lesionada.
  • Frío local: aplique hielo, cubierto por una toalla, sobre la rodilla del niño por unos 15 a 20 minutos cada hora. El frío evita que se dañe el tejido y ayuda a disminuir el dolor y la inflamación.
  • Compresión: se utiliza para evitar el exceso de movimiento de la rodilla mientras se sana.
  • Elevación de la rodilla: esto ayuda a disminuir la inflamación y el dolor. Puede usar almohadas o mantas en la pierna, para que esté cómoda; no deben colocarse almohadas debajo de la rodilla.
  • Rodilleras ortopédicas pediátricas: estas limitan el movimiento y estabilizan la rodilla mientras se recupera. La rodillera pediátrica con flejes y rodillera pediátrica con articulación son ideales para contusiones leves, postoperatorio de rodilla, rehabilitación o cualquier enfermedad que amerite centrar y descargar la rótula.
  • Fisioterapia: en algunos casos es necesario realizar terapias funcionales para recuperar la fuerza y los movimientos de la rodilla.
  • Cirugía: está reservada para los casos que no se puedan manejar de forma conservadora o en los que el tratamiento no ha resultado.

¿Cómo prevenir lesiones de rodilla en los niños?

  • Protege la articulación con rodilleras, cuando el niño haga deporte o actividades que puedan lesionar la rodilla.
  • Vigila que el calzado de los niños sea el adecuado para la actividad que realiza. Los zapatos inadecuados pueden causar sobrecarga sobre la rodilla
  • Realizar ejercicios de calentamiento y estiramiento antes de empezar el entrenamiento y luego de acabar la actividad.
  • El sol de verano es más fuerte que en otras estaciones del año, por tanto es importante una buena hidratación del niño en todo momento.
  • El descanso adecuado es necesario para evitar las sobrecargas y permitir que las rodillas se recuperen.
  • Después de una lesión de rodilla, el retorno a las actividades físicas debe ser lento y progresivo para evitar una nueva lesión.

Te recomendamos:

¿Cómo evitar lesiones traumatológicas tras el confinamiento? Consejos para padres con niños

Deja un comentario