Frutas y verduras podrían ser clave frente a enfermedades neurodegenerativas

 El daño a la mielina está asociado a la aparición de enfermedades neurodegenerativas.

Investigadores de la Oregon Health & Science University han probado con éxito un compuesto, que se halla en frutas y verduras, que promueve la reconstrucción de la vaina protectora de las células nerviosas que está dañada en enfermedades neurodegenerativas como la esclerosis múltiple.

El estudio se puso en marcha tras comprobar que el ácido hialurónico se acumula en el cerebro de los pacientes con esclerosis múltiple. Esta acumulación provoca que los oligodendrocitos (unas células del cerebro) no puedan madurar. Los oligodendrocitos maduros generan mielina. Esta forma una vaina protectora que cubre las células nerviosas. Concretamente la porción filosa que transmite las señales eléctricas entre células.

El daño a la mielina está asociado con la aparición de enfermedades neurodegenerativas como la esclerosis múltiple, el accidente cerebrovascular, lesiones cerebrales o el Alzheimer. A ello, se une que si tarda en generarse, puede afectar a los bebés prematuros, causando daño o parálisis cerebral.

Pero además, estudios de la División de Neurociencia del Centro Nacional de Investigación de Primates de Oregón mostraron que el ácido hialurónico se descompone en pequeños fragmentos que envían una señal a los oligodendrocitos inmaduros para que no activen sus genes de mielina. Eso les llevo a explorar como podrían bloquear esta señal. Y así promover la remielinización.

Tras años de investigaciones el equipo parece haber encontrado un flavonoide modificado que hace eso. Ese flavonoide se encuentra en frutas y verduras. El compuesto, llamado S3, revierte el efecto del ácido hialurónico y promueve la remielinización funcional en ratones. De momento, la prueba se ha realizado en ratones. Ahora se va a aplicar en macacos que desarrollan una enfermedad similar a la esclerosis múltiple de los humanos.

Se está avanzando en mejorar la calidad de vida de personas con enfermedades neurodegenerativas

Cada vez se van dando más pasos encaminados a la curación de las enfermedades neurodegenerativas. También para mejorar la calidad de vida de estas personas. Por ejemplo, un equipo de la Universidad de California San Francisco ha diseñado un dispositivo capaz de reproducir el habla a partir de las señales cerebrales provocadas por los movimientos de la mandíbula, laringe, labios y lengua. Así pacientes aquejados de parálisis graves pueden conectar con el mundo que les rodea. Utilizando sensores directamente conectados a la corteza cerebral y técnicas de inteligencia artificial, los científicos han podido codificar y traducir esos impulsos en palabras. Y ofrece la capacidad de expresarse con una cadencia similar al habla normal.

Otro ejemplo de avances que mejoran la calidad de vida de las personas con enfermedades neurodegenerativas son las ortesis para facilitar su desplazamiento. Como las de Orliman. La ortesis antiequino está diseñada para personas con una limitación de la dorsoflexión. Algo que suele ocurrir como secuela de parálisis flácidas, ictus o debido a la retracción del tendón de Aquiles en parálisis cerebral infantil. Esta ortesis evita la caída del pie y lo mantiene en 90 grados.

Otro ejemplo es el Apoyo antiequino Boxia y sus variantes. Eleva el antepié, permitiendo la flexión plantar en el apoyo del talón, inmediatamente después de la fase de despegue. Evita el riesgo de tropiezos con alfombras, bordillos e irregularidades de la superficie.

Deja un comentario