Enfermedades cardiovasculares, consejos para el Año Nuevo

Se acerca el Año Nuevo y es un buen momento para cambiar esos hábitos perjudiciales para nuestra salud. Comenzar el año con buenos propósitos y cumplirlos es el primer paso para cuidar nuestro organismo, llevar una vida sana y prevenir enfermedades cardiovasculares.

Las enfermedades cardiovasculares es un término que engloba diferentes problemas en el organismo: insuficiencia cardiaca, arritmia, ataque al corazón, enfermedades de las válvulas cardiacas, hipertensión, accidentes cerebrovasculares o cardiopatías congénitas. Estos problemas suelen venir provocados por la aterosclerosis, que es la acumulación de grasa y colesterol en las arterias. Esta acumulación puede llegar a estrechar los vasos sanguíneos y es cuando aparecen los problemas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en todo el mundo. Con la edad el riesgo de padecerlas aumenta y además hay personas que cuentan con mayores posibilidades de sufrirlas que otras (factores genéticos, obesidad, sedentarismo…). Pero reducir esas posibilidades es fácil. Solo hay que seguir estos consejos, que además te ayudarán a tener una mejor calidad de vida:

  • Cuidar la alimentación. Es importante incorporar alimentos con pocas grasas saturadas y ricos en omega 3, 6 y 9. También ayuda a nuestro organismo las fibras y los antioxidantes naturales. Así que ya sabes, hay que comer más frutas, verduras y pescado y menos bollería industrial y carnes rojas. Sigue la dieta mediterránea, ya que está considerada como la mejor para prevenir las enfermedades cardiovasculares. Esta dieta se caracteriza por un alto contenido en frutas, verduras, pescado azul, legumbres, frutos secos y aceite de oliva.
  • Reduce el consumo de alcohol.
  • Cocina con aceite de oliva y evita las mantequillas y margarinas. El aceite de oliva ayuda a hacer frente a muchas enfermedades, principalmente las enfermedades cardiovasculares, ya que reduce el colesterol y es un gran antioxidante.
  • Aumenta el consumo de agua. El agua ayuda a eliminar impurezas y toxinas.
  • Deja el tabaco. El tabaco afecta a los vasos sanguíneos del corazón, cerebro y las extremidades. Aún fumando poco se multiplica el riesgo de sufrir ataques cardiacos o cerebrales.
  • Duerme al menos 7 horas diarias. Un buen descanso es sinónimo de un mejor rendimiento y además reduce el estrés.
  • Haz ejercicio. No hace falta apuntarse al gimnasio o practicar algún deporte, caminar todos los días media hora te ayudará a controlar el peso y a fortalecer tu organismo.
  • Controla tus marcadores. Revisa tu Índice de Masa Corporal (si está por encima de 25 se considera sobrepeso y mayor de 30 obesidad), comprueba tu tensión arterial y tus niveles de colesterol y glucosa.
  • Aprende a controlar el estrés y la ansiedad. El aumento de la tensión emocional es peligroso para el corazón. Guarda un momento del día para poner en práctica técnicas para relajarte.

¿Por qué no aprovechar el inicio del año para empezar a cuidarnos? Si en tus propósitos para Año Nuevo incluyes estos consejos, seguro que en poco tiempo empezarás a notar los beneficios en tu organismo y tu salud te lo agradecerá.

 

Deja un comentario