Cómo prevenir las lesiones lumbares más frecuentes

Corregir la postura, esfuerzos físicos y el sedentarismo

De hecho, una de cada tres personas mayores de 35 años sufren dolor en la parte baja de la espalda.

Consejos para prevenir las lesiones lumbares. Y así tener una mejor calidad de vida.

La espalda sufre constantes agresiones en nuestro día a día. Además aguanta mucha presión. Por ello es importante saber cómo descargar esa tensión siempre que sea posible. Así evitaremos las principales lesiones lumbares. ¿Cuáles son?

  • Distensión o esguince lumbar. Es una lesión provocada al levantar un objeto en mala postura, al intentar elevar un objeto muy pesado o por un traumatismo deportivo. El dolor genera un espasmo en la espalda, que puede derivar en lumbalgia.
  • Lumbago o lumbalgia. Es un dolor en la zona baja de la espalda, provocado por un daño en vertebras, discos intervertebrales, músculos o ligamentos. Se estima que el 85% de la población va a sufrir un episodio de lumbalgia a lo largo de su vida. El desencadenante suele ser una sobrecarga por problemas de posturas, esfuerzos, obesidad o por factores psicosociales como las prisas del día a día, el estrés o la ansiedad.
  • Ciática o lumbociática. Cuando el dolor sobrepasa la zona lumbar y llega hasta los miembros inferiores, descendiendo hasta el pie por la parte posterior o lateral del muslo, hablamos de lumbociática o ciática. Es un tirón o pellizco molesto que nos deja paralizados por el dolor. Un dolor que puede sugiere una lesión de las raíces nerviosas que salen de la columna lumbar y llevan las órdenes a los miembros inferiores a través del nervio ciático. La lumbociática suele agravarse por el sedentarismo, posturas inadecuadas, esfuerzos físicos u obesidad.
  • Hernia discal. Se produce cuando una parte o toda la parte central de un disco intervertebral se desplaza hacia la raíz nerviosa, la presiona y produce un intenso dolor. Además, como presiona terminaciones nerviosas puede provocar alteración de la sensibilidad, hormigueos y trastornos motores.

Para tratar estas lesiones lumbares, el uso de una ortesis lumbosacra como las de Evotec de Orliman genera muchos beneficios. Por un lado ayuda a aliviar el dolor. Además una ortesis lumbosacra aporta seguridad al movimiento, mantiene el calor, ayuda a la circulación, relaja la musculatura y colabora a romper el círculo vicioso entre el dolor, la contracción y el espasmo.

Adoptar una mala postura en el trabajo, al dormir o al sentarse, pasar mucho tiempo de pie, llevar una vida sedentaria o hacer esfuerzos físicos bruscos son las causas principales de una lesión lumbar.

Cómo vemos muchas de estas lesiones lumbares tienen que ver con la postura, esfuerzos físicos y el sedentarismo. ¿Cómo podemos prevenir las lesiones lumbares?

  • Educar nuestra postura. La postura es clave para la salud de nuestra espalda. Esta debe estar casi siempre recta, evitando movimientos extraños o posturas forzadas. Cuando nos sentamos, andamos o realizamos ejercicio hay que prestar atención a la postura de la espalda. Un mal movimiento manteniendo una postura forzada puede desencadenar una lesión.
  • Reforzar la espalda. Es importante tener una espalda fuerte. Para ello es primordial mantener un buen tono muscular en la espalda, ya que los músculos son los que protegen los huesos. Ejercicios como pilates, natación o yoga ayudan a reforzar la espalda y prevenir las lesiones lumbares.
  • Cuidado con la carga de peso. A la hora de elevar un peso hay que agacharse con las rodillas flexionadas y levantar el peso progresivamente. De igual forma, cuando llevemos carga en las manos hay que repartir el peso entre ambas manos para no desequilibrarnos, pues podemos lesionarnos con facilidad.

Deja un comentario