recuperación fractura de humero

Tratamiento ortopédico de las fracturas de húmero

Una de las fracturas más frecuentes en traumatología es la fractura de húmero proximal o fractura del hombro. Se da a cualquier edad, pero sobre todo es más común en ancianos, debido a la osteoporosis y las frecuentes caídas que se producen en estas edades. El tiempo de recuperación de una fractura de húmero depende de diversos factores, pero mínimo se necesitan tres meses para una reincorporación completa tu actividad habitual.

Tiempo de recuperación de la fractura de húmero

Para recuperarse los especialistas suelen optar por el tratamiento conservador si no se ha producido desplazamiento entre los fragmentos o si este es mínimo. Los huesos tienen la habilidad de consolidar o soldar por si mismos creando tejido óseo. Por ello el tratamiento irá indicado a facilitar la formación de callo óseo y su consolidación. Para que esto ocurra han de darse varias condiciones:

  • Que los huesos estén en contacto para que se pueda producir el callo óseo.
  • La inmovilización de la zona para evitar inestabilidades y poder reparar el daño.
  • Un correcto aporte de riego sanguíneo en la zona.
  • Evitar infecciones en la zona u otros riesgos que puedan eviten la consolidación.
  • Mantener una buena nutrición e hidratación.

 

Tipos de inmovilización para la recuperación de la fractura de húmero

Para conseguir las dos primeras condiciones, durante una buena parte del tiempo de recuperación de una fractura de húmero tendrás que llevar un Brace de húmero como el de Orliman. Es una órtesis que ofrece inmovilización, protección y estabilización del foco de la fractura del húmero mediante compresión.

Esta órtesis se llevará unas ocho semanas para evitar problemas. El brace de Orliman lleva una funda textil acolchada y un forro interior transpirable. Así se consigue evitar incomodidades y podrás seguir correctamente el tratamiento, durante todo el tiempo de recuperación de una fractura de húmero. Además la órtesis viene acompañada de una cincha para la desgravación del brazo.

Mientras lleves el brace realiza ejercicios de doblar y estirar el codo. También algún movimiento pendular de hombro. Así evitarás que los músculos se atrofien. Deben hacerse de manera progresiva y con cuidado para que no afecten a la formación del callo. Y cuando la fractura esté consolidada se puede empezar con la rehabilitación, para mejorar la movilidad de las articulaciones del hombro y del codo y mejorar la fuerza muscular del brazo.

Otros tipos de inmovilización del húmero

Las otras opciones de inmovilización son el cabestrillo, una férula o un yeso. Dependiendo de la gravedad de la fractura y de las circunstancias de cada persona se elegirá uno u otro. Las férulas o el cabestrillo permiten el movimiento del hombro y el codo, mientras que el yeso se utiliza cuando es necesaria una inmovilización completa.

La opción del tratamiento conservador es la preferida por los traumatólogos porque así se sigue un proceso natural. Además, siempre se puede recurrir a la cirugía si la fractura no consolida bien o si aparecen problemas durante el tiempo de recuperación de una fractura de húmero. Eso sí, no creas que por recurrir a la cirugía el tiempo de recuperación de una fractura de húmero se reduce mucho. Pueden acortarse algunos plazos pero igualmente serán necesarios unos tres meses. Y en personas mayores con osteoporosis ese tiempo de recuperación de una fractura de húmero se incrementa entre un 20-30%.

Si tienes que recuperarte de una fractura de húmero, sigue correctamente las indicaciones de tu médico, sobre todo en lo que se refiere a la inmovilización del brazo. Y no trates de acelerar la recuperación. Solo conseguirás una mala consolidación y tener que pasar por quirófano.

 

Deja un comentario