Tratamiento para la dorsalgia, evita el estrés

Tratamiento para la dorsalgia, evita el estrés

La columna dorsal está reforzada por una serie de músculos que tienden a contracturarse, generando un dolor persistente y difuso, fibrosis y espasmo muscular. El tratamiento para la dorsalgia va dirigido a aliviar el dolor. Pero además hay que tratar las causas que provocan esta dolencia, sobre todo corrigiendo las malas posturas y sobre todo intentando eliminar el estrés, que es un gran aliado en la aparición de la dorsalgia.

Tratamiento para la dorsalgia, ¿qué es la dorsalgia?

Y es que en un buen tratamiento para la dorsalgia no solo hay que aliviar el dolor y tratar los síntomas. También hay que atacar las causas. Y el estrés es una de las principales, junto con las malas posturas, puntos gatillo, enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide que afectan a la masa ósea de la columna vertebral, hernias discales que pueden agravar un cuadro de dorsalgia o fracturas vertebrales debido a la osteoporosis.

El estrés continuado y la somatización emocional suelen afectar a la zona dorsal, debido a que tiene una musculatura que está muy influenciada anatómica y fisiológicamente con el sistema autónomo vegetativo (simpático y parasimpático), lo que la hace susceptible a influencias emocionales. Por ello, en el tratamiento para la dorsalgia cada vez se hace más frecuente aplicar técnicas de relajación y de reeducación respiratoria para eliminar el estrés.

Por otro lado, la segunda causa más habitual son las malas posturas. Andar encorvado, sentarse mal, levantar incorrectamente peso… Las malas posturas provocan que los músculos de la zona modifiquen su longitud y su mecanismo de acción y aparece el dolor. En el tratamiento para la dorsalgia hay que contemplar aplicar los consejos de ergonomía en el trabajo y en casa para una reeducación postural.

El uso de espalderas en el tratamiento de la dorsalgia alivia el dolor y corrige posturas

Además, el uso de ortesis como las espalderas ayuda a la corrección de los vicios posturales. Por eso, en Orliman hemos diseñado una nueva Espaldera en ocho confort.  Se adapta perfectamente al tronco y ofrece un adecuado control de la zona. Además es fácil de usar y cómoda de llevar gracias a su tejido transpirable. Esta ortesis de Orliman ayuda a la retropulsión de hombros, la reducción de la curvatura dorsal cifótica y la corrección postural. Todo ello la hace perfecta en el tratamiento para la dorsalgia.

Junto con el uso de espalderas, en el tratamiento para la dorsalgia es conveniente seguir las siguientes recomendaciones:

  • Acudir a un fisioterapeuta. Los masajes, ejercicios y estiramientos son fundamentales para relajar y reforzar la musculatura de la zona. Y para aliviar el dolor.
  • Aprender técnicas de relajación y respiración. Eliminar el estrés es clave para evitar las dorsalgias. Las técnicas de relajación y respiración te ayudarán a aliviar la tensión en la zona y a controlar el estrés.
  • Corrige los malos hábitos. El sedentarismo, dormir en un colchón inadecuado, las malas posturas, el sobrepeso, algunas actividades de la vida diaria… todo ello puede estar generando una dorsalgia.
  • Fracturas o enfermedades que afectan a la masa ósea. Sigue fielmente las indicaciones del médico y no trates de acortar el tratamiento.

La dorsalgia es una dolencia muy dolorosa y que puede impedir realizar algunas actividades de la vida diaria. Por ello hay que empezar cuanto antes el tratamiento para la dorsalgia. Y sobre todo conocer sus causas. Así se puede actuar también sobre ellas y tratarlas para evitar que vuelva a aparecer.

Deja un comentario