Rotura fibrilar y su tratamiento, ¿en qué consiste?

Rotura fibrilar y su tratamiento, ¿en qué consiste?

Entre deportistas es bastante frecuente sufrir lesiones musculares como la rotura fibrilar o un desgarro muscular. Pero no solo ellos. También los que llevan una vida sedentaria, si hacen un esfuerzo brusco, pueden sufrirla. En la recuperación de la rotura fibrilar y su tratamiento influye la gravedad de la lesión. Para ayudar a ese proceso es conveniente proteger la zona con musleras o pantorrilleras como las de Orliman.

En la recuperación de la rotura fibrilar y su tratamiento influye la gravedad de la lesión

Una rotura fibrilar o un desgarro muscular se produce principalmente por un traumatismo o por realizar ejercicio sin el correcto calentamiento. También influye el sedentarismo, una mala circulación, enfermedades metabólicas como la diabetes o una nutrición deficiente, que hace que los músculos se debiliten. Consiste en la rotura de las fibras que configuran el músculo. Su gravedad depende del músculo y del número de fibras que se rompen. Puede ser leve, moderada o grave. Dependiendo del tipo, la recuperación será rápida (8-10 días) o más lenta (tres semanas). Y hay algunas, como la denominada pierna del tenista, que puede llegar a los tres o cuatro meses de reposo.

Es una de las lesiones musculares más frecuentes. Suele aparecer por una elongación excesiva del músculo, por una contracción muy brusca o por un esfuerzo que supera su capacidad. Se da principalmente en las piernas, afectando a los gemelos, el sóleo, los isquiotibiales, aductores y el recto anterior del cuádriceps. Los síntomas suelen ser un dolor repentino e intenso, hematoma producido por la rotura de vasos sanguíneos y bloqueo del movimiento (en los casos más graves).

En la rotura fibrilar y su tratamiento es necesario parar la práctica deportiva, el reposo y proteger la zona con los soportes de Orliman

Es una de las lesiones musculares más frecuentes. Suele aparecer por una elongación excesiva del músculo, por una contracción muy brusca o por un esfuerzo que supera su capacidad. Se da principalmente en las piernas, afectando a los gemelos, el sóleo, los isquiotibiales, aductores y el recto anterior del cuádriceps. Los síntomas suelen ser un dolor repentino e intenso, hematoma producido por la rotura de vasos sanguíneos y bloqueo del movimiento (en los casos más graves).

En la rotura fibrilar y su tratamiento es necesario parar la práctica deportiva y el reposo. El objetivo es no agravar el desgarro muscular con la rotura de más fibras. Además es conveniente el uso de un producto ortopédico que ofrezca compresión y, a la vez, de soporte a los grupos musculares de la zona. Como la muslera textil con valvas termoplásticas, y la pantorrillera con valvas termoplásticas de Orliman, que también protegen los músculos y sirven como prevención de desgarros musculares. Tanto en actividades laborales como en deportivas.

Además de las musleras y pantorrilleras de Orliman y del reposo en la rotura fibrilar y su tratamiento hay que realizar ejercicios de fisioterapia para reforzar la zona. Pero siempre hay que esperar hasta que las fibras tengan una consolidación válida para comenzar un tratamiento para el desgarro muscular. Aunque se podrá llevar a cabo una movilización pasiva sin poner en riesgo al músculo. No trates de acelerar el proceso. Respeta todas las fases del tratamiento para que la recuperación sea efectiva.

Y una vez te has recuperado de lesiones musculares como la rotura fibrilar y su tratamiento recuerda ir con cuidado.  El cuerpo tiene lo que se llama recuerdo anatómico. Eso significa que puede provocar una recaída por empezar a hacer deporte creyendo que no has sufrido alguna lesión previa. Y sobre todo, no te olvides de realizar un calentamiento previo, mantente siempre hidratado y no te excedas. Y si te sientes más seguro, utiliza las musleras y pantorrilleras de Orliman como protección y a modo de prevención de posibles recaídas.

Deja un comentario