Rodillera ortopédica, clave para el tratamiento de las lesiones de ligamento

Rodillera ortopédica, clave para el tratamiento de las lesiones de ligamento

El uso de una rodillera ortopédica en lesiones de rodilla alivia el dolor, reduce la inflamación y aporta estabilidad, sobre todo en lesiones de ligamentos.

Cualquier lesión de rodilla presentan síntomas en común como el dolor, la inflamación e inestabilidad. El uso de una rodillera ortopédica alivia esos síntomas. Principalmente en casos de lesiones de ligamentos, que son las más frecuentes junto con los esguinces y las lesiones de menisco.

Sentir que la rodilla se “traba” o que por el contrario, “cede” suele ser alguna de las molestias más referidas por los pacientes. Sin embargo, las causas de una lesión de rodilla pueden ser muy distintas. No todas ellas están relacionadas con la práctica deportiva y su tratamiento varía según gravedad y tipología.

Normalmente las lesiones de ligamentos se producen cuando estos tejidos, que mantienen unidos a los huesos, se estiran demasiado o se desgarran, ya sea por una torcedura o un exceso de tracción. Las roturas de ligamentos son comunes en deportistas cuya actividad físicas incluya  correr, saltar, detenerse y cambiar de dirección frecuentemente, como el fútbol, el baloncesto, el ciclismo o las artes marciales.

Entenderemos mejor las causas de las lesiones de ligamento en las rodillas si tenemos en cuenta que los ligamentos son un conjunto de fibras de colágeno en forma de banda, cuya función es limitar el movimiento de la articulación para que no sobrepase los límites anatómicos y biomecánicos.

La estabilidad de la rodilla está asegurada por cuatro ligamentos: el ligamento cruzado anterior, el ligamento cruzado posterior y el ligamento lateral interno y externo.

La rotura del ligamento cruzado anterior es la más frecuente. Y la menos es la del ligamento cruzado posterior. La función del ligamento cruzado anterior es evitar que la tibia se desplace hacia delante con respecto al fémur. Consta de dos estructuras que se cruzan en el interior de la rodilla. Se encargan de unir la tibia con el fémur, proporcionando estabilidad en los movimientos de extensión y flexión. Por su parte el ligamento lateral interno y externo impiden que la rodilla se mueva excesivamente hacia los lados.

La lesión de los ligamentos puede estar causada por un cambio brusco de dirección de la rodilla, una desaceleración exagerada o incluso una contusión.

En el tratamiento de una rotura de ligamento, los especialistas recomiendan para su rehabilitación reposo absoluto. También mantener la pierna elevada por encima del corazón, siempre que sea posible, y el uso de una rodillera ortopédica de efecto compresor.

Por ejemplo, la rodillera flexo-extensión larga/abierta de Orliman tiene un efecto de compresión, soporte y estabilización medio-lateral. Esta ortesis de rodilla facilita el control y la amplitud de los movimientos de flexo-extensión. Está indicada en el tratamiento post-quirúrgico de una lesión de rodilla. Y también en las patologías en las que interese controlar el rango articular de la rodilla.

La rodillera de rótula cerrada con articulaciones policéntricas de Orliman ejerce la compresión necesaria en cada zona. Esta rodillera rotuliana incorpora un tejido de punto con mejor fijación sobre la piel. Eso permite la estabilidad durante el movimiento. No precisa ningún sistema de fijación. La presión ejercida alrededor de la rótula por esta rodillera rotuliana sobre los tejidos blandos mejora intermitentemente el metabolismo celular. Y favorece la reabsorción de edemas, derrames y hematomas.

Por su parte, la rodillera elástica con rótula cerrada y estabilizadores laterales aporta soporte, compresión y ajuste. Está diseñada para esguince ligamentosos, tendinitis y procesos inflamatorios. Su tejido transpirable y los estabilizadores laterales de esta rodillera ortopédica hacen que sea cómoda de llevar.

La rodillera flexo- extensión larga/abierta está diseñada con un material tricapa que facilita una rápida dispersión del sudor, mayor elasticidad y una mejor adaptación. Esta ortesis de rodilla permite controlar la amplitud de movimientos. Además ofrece compresión, soporte y estabilización.

Para el tratamiento de lesiones de rodilla de ligamentos cruzados, combinado con lesiones ligamentosas colaterales (Triada), como tratamiento post-quirúrgico en la cirugía de ligamentos (LCA) y (LCD), se recomienda la ortesis funcional de rodilla con control de flexo-extensión ocr100. El sistema de regulación y sujeción de esta rodillera ortopédica mediante cinchas regulables con almohadillas de protección antideslizante permite un mejor ajuste.

Deja un comentario