Rehabilitación de la epicondilitis: fisioterapia y protección de la zona

Rehabilitación de la epicondilitis: fisioterapia y protección de la zona

Aunque se conozca como codo de tenista, la epicondilitis es una lesión que pueden sufrir muchas personas. Cualquier movimiento en el que la muñeca adopte una postura forzada puede derivar en epicondilitis. Aparece por microrruturas, desgarros, distensión o inflamación de los tendones o ligamentos del codo. En el 90% de los casos no requiere cirugía, pero hay que hacer una rehabilitación de la epicondilitis supervisada por especialistas para evitar agravar la lesión. 

En la rehabilitación de la epicondilitis la fisioterapia trata de fortalecer la zona

La rehabilitación de la epicondilitis consiste en dos líneas que van paralelas. Por un lado los ejercicios de fisioterapia. Y por otro un vendaje de la epicondilitis, que aporte soporte y protección a la zona.

Los ejercicios de fisioterapia tratan de fortalecer la zona debilitada. Además facilitan y acompañan la cicatrización de los tendones y ligamentos dañados. También son un buen método para prevenir su aparición. En este caso, la rehabilitación de la epicondilitis debe estar supervisada para evitar excederse en la intensidad del ejercicio. Y también para valorar qué se necesita. En un primer momento, la rehabilitación de la epicondilitis va encaminada a aliviar el dolor y bajar la inflamación. La aplicación de frío y calor, reposo y el uso de antiinflamatorios son las primeras medidas. Y después los ejercicios de fisioterapia y los estiramientos van encaminados a fortalecer la zona y hacerla más flexible y así evitar repeticiones de la lesión.

El brazalete de Orliman es muy beneficioso para la rehabilitación de la epicondilitis

Por su parte, el vendaje de la epicondilitis ayuda a aliviar el dolor. En Orliman contamos con Epitec fix brazalete epicondilitis. Es un vendaje de la epicondilitis que ofrece soporte y protección a la zona. Además es fácil de colocar.

Y también es cómodo de llevar. Está realizado con materiales almohadillados de alta resistencia. Y también con termoplástico moldeado y conformado que se adapta perfectamente al antebrazo y sus puntos de silicona se adhieren por presión a la piel y eso evita que se mueva. Este brazalete es de gran ayuda en la rehabilitación de la epicondilitis ya que alivia las tensiones en los músculos y tendones afectados y ayudan a reducir el dolor y la inflamación. Además realiza una ligera compresión en la zona.

Esta ortesis es altamente beneficiosa en la prevención de esta lesión, tanto en la práctica deportiva, como en el trabajo. Además, para prevenir el codo de tenista hay que corregir los movimientos que la causan. Conocer el origen de la lesión es clave tanto para una buena rehabilitación de la epicondilitis como para prevenirla. La reeducación postural es la medida más efectiva para evitar movimientos nocivos. Así se evita la lesión como futuras recidivas.

También es importante dar descanso a la zona después de sesiones de actividad elevada. Tanto al jugar al tenis como en el trabajo. Así evitamos someter a tensiones exageradas a los músculos y tendones y que estos se sobrecarguen. Si además lo complementamos con estiramientos y masajes preventivos conseguiremos frenar la aparición del codo de tenista.

Deja un comentario