Nace el primer exoesqueleto infantil que permite caminar

Nace el primer exoesqueleto infantil que permite caminar

Un ensayo pionero ha permitido a niños con atrofia muscular espinal poder andar por primera vez, con la ayuda de un exoesqueleto infantil. El estudio ha sido dirigido por Gustavo Lorenzo Sanz, responsable de la unidad de Neurodesarrollo de Neurología Infantil del Hospital Ramón y Cajal y Elena García Armada, investigadora del CISC y fundadora de Marsi Bionics, spin-off del CSIC que ha sido la responsable del diseño y desarrollo del exoesqueleto.

Tres niños vuelen a caminar a través del exoesqueleto infantil

Los exoesqueletos han supuesto una revolución para la rehabilitación neurológica y la recuperación del sistema nervioso. Es una tecnología que permite caminar de forma autónoma a personas con movilidad reducida por un daño cerebral. Además, mejora su capacidad aeróbica, retrasa secuelas físicas como la pérdida de fuerza y de movilidad y reduce problemas como la espasticidad o la atrofia muscular, entre otros.

El aspecto más innovador de este exoesqueleto es el músculo artificial, que imita el funcionamiento de los tejidos naturales. Esto se consigue a través de una serie de motores que dan a los niños la fuerza necesaria para mantenerse en pie y caminar. Además, se adapta automáticamente a cada uno de los niños, gracias a la mejora de la ergonomía del dispositivo, lo que permite que se pueda utilizar en pacientes con características diferentes.

El exoesqueleto está diseñado para niños con paraplejia, tetraplejia, atrofia muscular espinal o distrofia muscular congénita. Todas ellas enfermedades que impiden caminar y mantenerse erguidos a los niños, aunque cada una con sus particularidades. Una de las ventajas del exoesqueleto es que se adapta a cada uno de ellos y además las dimensiones son fácilmente ajustables al crecimiento del niño.

Ensayo clinico pionero permite volver a andar

El ensayo estaba enfocado a probar el dispositivo y sobre todo los beneficios psicológicos y la mejora de la calidad de vida de los menores. Tras un programa de entrenamiento, diseñado por los departamentos de fisioterapia y terapias ocupacionales del hospital, los niños comenzaron a caminar usando el exoesqueleto. Según el doctor Lorenzo, los niños están realmente entusiasmados por poder andar y eso se refleja en su estado anímico. Además toleran bien el uso continuado del exoesqueleto. A largo plazo el objetivo es que el dispositivo permite que los niños y sus familias puedan normalizar su vida y realizar actividades cotidianas como ir al colegio andando y no en silla de ruedas.

 

Deja un comentario