Cómo actuar ante las lesiones deportivas pediátricas más frecuentes

Cómo actuar ante las lesiones deportivas pediátricas más frecuentes

La mayoría de estas lesiones se producen por caídas, golpes, colisiones o agotamiento durante actividades deportivas. La fragilidad de huesos, músculos y cartílagos, debido a que están en fase de crecimiento y maduración, hacen que sean más vulnerables. Estas lesiones infantiles pueden dividirse en agudas y por sobreuso. Las primeras tienen una causa traumática, como el traumatismo de hombro o el traumatismo de brazo. Las segundas suelen ocurrir por un programa de entrenamiento inadecuado. O por haber forzado más de lo necesario.

Las lesiones deportivas pediátricas suelen estar ocasionadas por traumatismos o sobrecargas

Las lesiones deportivas pediátricas más frecuentes se suelen producir por sobrecarga. Tendinitis de Aquiles, fascitis plantares, condromalacia rotuliana, contracturas cervicales, tendinitis del tendón rotuliano son algunas de ellas. En el caso de lesiones agudas, las más comunes afectan a tobillo y pie, seguidas de las de rodilla y brazo. Esguinces de primer grado, distensiones y fracturas son las más habituales.

Por ello Orliman ha creado la línea de ortopedia infantil Orliman Pediatric. Diseñada para facilitar una rápida recuperación de las lesiones infantiles y, a la vez, que sea cómoda de usar. Dentro de esta línea de ortopedia infantil destacamos dos de los productos más utilizados: el Cabestrillo pediátrico y la tobillera. Como hemos señalado, las lesiones infantiles más habituales afectan a tobillo y pie y a los brazos.

La Tobillera de Orliman Pediatric es una tobillera elástica y transpirable diseñada para paliar los efectos de un esguince infantil, principalmente esguinces de primer grado, y tendinitis. Además es recomendable su uso en caso de recidivas. Es cómoda de usar y fácil de colocar.

Por su parte, el Cabestrillo pediátrico está diseñado para casos de traumatismos de hombro y traumatismos de brazo que requieran una reducción de la movilidad. También para tratamientos de inmovilización posquirúgica. O en casos de lesiones en partes blandas, como infecciones o quemaduras. Su tejido transpirable, la almohadilla acolchada del tirante y la posibilidad de regularlo hacen que sea cómodo de llevar.

Consejos para evitar lesiones deportivas pediátricas

Además, es importante reducir el riesgo de sufrir lesiones deportivas pediátricas. Por ello, la Academia Estadounidense de Pediatría aconseja seguir los siguientes consejos.

  • El descanso es importante. Hay que permitir que el cuerpo se recupere. Por ello, si tu hijo practica algún deporte es importante al menos un día de descanso a la semana.
  • Utilizar un equipamiento adecuado. En función del deporte hay que utilizar el equipamiento adecuado. Y si es necesario, el uso de protectores como cascos, rodilleras o coderas.
  • El calentamiento y el estiramiento son claves. Los ejercicios de calentamiento ayudan a preparar los músculos antes de hacer deporte y a fortalecerlos. Por su parte, los estiramientos aumentan la flexibilidad y permiten que los músculos se recuperen después del ejercicio.
  • Si hay dolor hay que parar. Hay que explicar a los niños que en el momento en el que aparece el dolor hay que parar porque es señal de que algo no va bien.
  • Cuidar la parte emocional. La práctica deportiva en niños debe plantearse para el disfrute y para que conozcan los beneficios del esfuerzo, la deportividad y el trabajo duro. Deben ser recompensados por mejorar y no criticados por perder. La presión puede hacer que se excedan y acabar provocando lesiones deportivas pediátricas.

Deja un comentario