Tratamiento hernias discales

La fibra óptica, una solución a las hernias discales

Las hernias discales son una patología muy frecuente y dolorosa. Normalmente el tratamiento es conservador, aunque cuando el paciente no responde y el dolor llega a incapacitar se recurre a la cirugía.

En la actualidad, se está trabajando en una nueva cirugía con fibra óptica. Esta intervención es mínimamente invasiva y con menos complicaciones post-quirúrgicas.

Tratamiento con fibra óptica de las hernias discales

La nueva cirugía con fibra óptica para tratar las hernias discales consiste en la aplicación de una fuente de energía de plasma. Esto se hace con un sistema de fibra óptica que permite la localización precisa del disco herniado, gracias a imágenes de alta definición.

Con ello se consigue reducir la tensión intradiscal, la hernia de disco vuelve a su posición inicial y se alivia la tensión sobre los nervios y el dolor.

Al ser una cirugía mínimamente invasiva, se reducen las complicaciones asociadas a esta operación, que solía despertar recelos en los pacientes. No hay disección de músculos y tampoco eliminación quirúrgica del disco. El proceso es rápido y seguro.

Además, en dos días el paciente ya puede irse a casa y la recuperación es inmediata (y no tan prolongada como hasta ahora). Según los especialistas que están realizando esta cirugía en Oporto, la tasa de éxito es de cerca del 85%, sin necesidad de rehabilitación fisioterapéutica prolongada.

Corsé bivalvo, protección frente a las hernias discales

El uso de un corsé ortopédico como el Corsé bivalvo de Orliman ayuda a que esa rehabilitación sea más exitosa. Tras pasar por una cirugía para una hernia discal es conveniente proteger la zona.

El corsé bivalvo con apoyo esternal de Orliman permite una perfecta inmovilización de la columna. Esto se debe a sus dos valvas envolventes. Estas se ajustan mediante un sistema de velcros. Así la columna se mantiene en extensión completa, evitando giros laterales y movimientos de rotación.

Otra de las ventajas de usar un corsé bivalvo es que es fácil de usar en pacientes encamados. Tanto si se recurre a la cirugía con fibra óptica como a la tradicional, el corsé bivalvo debe usarse inmediatamente. Por su diseño es fácil de colocar en los pacientes y se ajusta a las características físicas de cada uno. El corsé bivalvo también puede usarse en los cuidados pre-operatorios. Con él se protege la espalda y se evitan movimientos que puedan causar más dolor.

Los tratamientos para las hernias discales, unidos al uso del corsé bivalvo, ayudan a solucionar una dolencia muy dolorosa. La mayoría de los expertos se inclinan hacia una serie de factores como origen de las hernias discales. Entre ellos genéticos, malas posturas, obesidad, esfuerzos físicos excesivos o trauma.

Por ello, la prevención es la mejor manera de evitarlas. Mantener unos buenos hábitos posturales, hacer ejercicio para evitar el sedentarismo y para reforzar la zona, tener un peso saludable y evitar los esfuerzos físicos excesivos son algunas de las medidas que se pueden adoptar para controlar esta dolencia.

Deja un comentario