La actividad física favorece la rehabilitación de una lesión medular

La actividad física favorece la rehabilitación de una lesión medular

El ejercicio físico ayuda a la regeneración de los nervios, clave para la rehabilitación de una lesión medular

La rehabilitación de una lesión medular va encaminada a mejorar la funcionalidad del paciente

La rehabilitación de una lesión medular va dirigida a mejorar la calidad de vida del paciente. Estas lesiones a menudo provocan pérdida de la movilidad y de la sensibilidad. También puede producir distintas complicaciones en nuestro organismo, como respiratorias, circulatorias o intestinales, entre otras. Esto ocurre porque los nervios que controlan estos estímulos se deterioran y tienen dificultad para regenerarse.

Ahora, un equipo internacional de investigadores, en el que ha participado el Instituto de Neurociencias de Alicante, ha observado en ratones cómo la actividad física favorece la regeneración de los nervios dañados por una lesión de médula espinal. Con este estudio se explica como, en la rehabilitación de una lesión medular, el ejercicio físico regular es básico para una mayor recuperación del movimiento y de la sensibilidad.

Según la investigación al poner a los roedores en un espacio de mayor tamaño y con ruedas, columpios, túneles… que les permitía jugar y moverse, aumentaba la actividad de las neuronas. Cuando los nervios de esos ratones se dañaron, los que estaban en ese ambiente mostraban un mayor crecimiento y brotación de las fibras nerviosas en el lugar de la lesión. Los que no estaban en ese ambiente, no mejoraban.

En una segunda fase, los investigadores estudiaron los mecanismos celulares implicados en esa regeneración. Ahí descubrieron una molécula que activaba una proteína clave (CBP) en la regulación de la regeneración de esos nervios. Los animales que tenían deficiencia de esa proteína no respondían a los estímulos. Y no se producía una rehabilitación de una lesión medular. Sin embargo, al administrarles un fármaco para activar el CBP se consiguió promover la restauración de las fibras nerviosas dañadas.

Aunque los investigadores señalan que el estudio fue limitado, ya que trabajaron con ratones con daño espinal relativamente controlado (frente a las lesiones medulares humanas, que tienen gran variabilidad), aseguran que abre una vía realista para establecer una relación entre un estilo de vida activo y la rehabilitación de una lesión medular.

Mientras se avanza en esta investigación, la rehabilitación de una lesión medular va encaminada a mejorar la funcionalidad del paciente y a reducir los efectos psicológicos que estas lesiones pueden crear. Así se consigue incrementar su calidad de vida. Y para mejorar la autonomía del paciente, el uso de ortesis como el arnés, el corsé o el marco de hiperextensión beneficia por múltiples motivos.

  • Ayudan al movimiento. Un primer paso para que el paciente comience a tener un estilo de vida activo.
  • Previenen complicaciones. Al poder moverse, se evitan complicaciones cardiácas, intestinales, respiratorias…
  • Mejora el equilibrio. Tanto el arnés como el corsé o el marco de hiperextensión aportan estabilidad.
  • Restricción de movimientos. Al limitar los movimientos que se pueden hacer se evitan fracturas vertebrales.
  • Aumenta la sensación de bienestar. Desde el punto de vista psicológico, el uso de estas ortesis proporciona una sensación subjetiva de bienestar. El paciente percibe una mejoría y se anima a seguir avanzando en la rehabilitación de una lesión medular.

En Orliman contamos con diversos modelos de arnés, corsé o marco de hiperextensión. Todos ellos diseñados con materiales de alta calidad y pensando en la rehabilitación y el confort del paciente. Consulte con el especialista cuál es el mejor para su situación y cómo deben usarse.

 

Deja un comentario