Gonartrosis o artrosis de rodilla ¿cómo aliviar el dolor?

Gonartrosis o artrosis de rodilla ¿cómo aliviar el dolor?

La gonartrosis o artrosis de rodilla es, después de la artrosis de cadera, el tipo de artrosis con mayor número de afectados. El desgaste del cartílago de esta articulación provoca el roce de los huesos, lo que provoca un intenso dolor y limita los movimientos. Además es una degeneración muy rápida. Esto afecta y deteriora la calidad de vida de estas personas, que suelen ser mujeres mayores de 40 años.  El uso de una rodillera para gonartrosis ayuda a aliviar el dolor y a estabilizar la rodilla. Así el paciente puede hacer una vida más normal.

Los 4 Grados de gonartrosis que debes conocer, ¿cuándo usar una rodillera para gonartrosis?

La rodilla, al ser una articulación que carga peso, es una de las articulaciones más afectadas por la artrosis. La edad es uno de los factores riesgo más importante para que aparezca esta enfermedad. La flexibilidad y la elasticidad de los tejidos disminuye y estos pueden ir desapareciendo. Otros factores de riesgo son la predisposición genética, la obesidad, deportistas, trabajadores que cargan mucho peso y la menopausia.

La gonartrosis se puede localizar en dos zonas. Entre el fémur y la rótula o entre el fémur y la tibia. Dependiendo del grado de la patología se puede sufrir desde un dolor intenso al doblar la rodilla hasta aparecer una deformación visible a la vista, pasando por sensación de rigidez y un bloqueo de la rodilla. El uso de una rodillera para gonartrosis está indicado para disminuir el dolor y mejorar la marcha en cualquiera de los 4 grados de esta patología.

Grado 1 de gonartrosis

En el grado 1 de la artrosis de rodilla se empiezan a notar la molestias en la zona y un cierto dolor. El dolor se agudiza cuando dobla la articulación, cuando camina mucho tiempo o al cargar algún peso. Esto se debe a que el espacio entre el fémur y la rótula o entre el fémur y la tibia disminuye y se produce un pinzamiento. Además el cartílago comienza a desgastarse pudiendo provocar una condromalacia rotuliana.

Grado 2 y 3 de gonartrosis

En el grado 2, el dolor se vuelve más intenso, debido a que el cartílago se ha desgastado más y se incrementa la capa ósea que hay debajo de él. Además empieza a aparecer la dificultad en la flexión de la rodilla. Es en este momento cuando la persona afectada suele prestar atención a la enfermedad.

En el grado 3 aparecen fisuras en el cartílago, que son una señal de desgastes más profundos. En este grado la articulación se daña y deteriora, por lo que la persona sufre periodos de intenso dolor (incluso en reposo) y una progresiva incapacidad en la movilidad de la rodilla.

Grado 4 de gonartrosis

En el último de los grados, el grado 4, se nota la deformidad. Aparecen unos quistes óseos, que producen la inflamación y la deformación. Cuando esta deformación es muy intensa hay que plantearse la intervención quirúrgica, para recuperar la movilidad y reducir el dolor.

Tratamiento de la artrosis de rodilla: rodillera para gonartrosis

El tratamiento de la gonartrosis debe tener en cuenta las características del paciente, así como la localización y el grado de los síntomas. Suele ser un tratamiento conservador, sobre todo en las primeras fases. Este tratamiento de la gonartrosis incluye medidas para ralentizar la progresión de la enfermedad, como hacer ejercicios de musculación, para incrementar la fuerza en la zona, y también natación o ciclismo. Es importante mantener un peso saludable para reducir la carga en las rodillas. A ello hay que añadir un buen tratamiento de fisioterapia para evitar la rigidez, las contracturas y mejorar la movilidad articular.

Además, el uso de una rodillera para gonartrosis ayuda a aliviar los síntomas. En Orliman contamos con la Rodillera Varo-Valgo para gonartrosis. Esta rodillera para gonartrosis consigue estabilizar y reducir el dolor. Además su tejido es transpirable y se adapta perfectamente, para evitar molestias.

Pero sobre todo, hay que actuar en las primeras fases para evitar la degeneración asociada a la artrosis de rodilla. Por ello, es importante acudir al médico si siente molestias y dolor en la articulación. Cuanto antes se trate se puede ralentizar la enfermedad y aliviar mejor los síntomas.

Deja un comentario