Fractura vertebral, causas y tratamientos

Fractura vertebral, causas y tratamientos

Las fracturas por aplastamiento de las vértebras suelen aparecer provocadas por la osteoporosis. La pérdida de densidad ósea hacen que los huesos sean más frágiles y quien la padece es más propenso a sufrir una fractura vertebral u otras fracturas de huesos. Pero la osteoporosis no es la única causa de las fracturas por aplastamiento. También puede aparecer por un traumatismo o un golpe muy intenso en la espalda o por el debilitamiento de los huesos provocado por alguna otra enfermedad, como el cáncer.

Los dolores vertebrales es el primer síntoma de que algo no va bien. Suelen ser muy intensos y se sienten en la parte baja o media de la columna vertebral. En algunos casos estos dolores vertebrales suelen ser incapacitantes y además se adoptan posturas defensivas que acaban provocando contracturas musculares o cifosis (curvatura de la columna en forma de joroba). Si la fractura vertebral afecta a la médula aparecen disfunciones, parálisis o reflejos anormales.

Uno de los dolores vertebrales más habituales provocados por la fractura vertebral es la dorsalgia crónica. Es un dolor sordo y constante que puede empeorar con diversas posturas. Suele aparecer debido a la reiteración de malas posturas, por un esfuerzo o por una fractura vertebral por aplastamiento provocada por la osteoporosis.

Para tratar esas fracturas por aplastamiento y los dolores vertebrales hay dos tratamientos. El primero es a base de reposo y analgésicos, acompañado con el uso de corsés para la espalda con cuidado ya que pueden debilitar los huesos y los músculos de la zona. Como el Marco de Hiper-extensión Jewett de Orliman. Este producto ortopédico está recomendado para fracturas por aplastamiento, dolores vertebrales, fractura vertebral o dorsalgia lumbar entre otras indicaciones. Sus tres puntos de apoyo (pectoral, suprapúbico y dorsolumbar), su estructura ligera y la posibilidad de regular la altura y la posición ofrecen un mayor confort al paciente.

La mayoría de los aplastamientos vertebrales sanan con unas 8-10 semanas de reposo, uso de corsé y medicación. Pero si no ocurre así hay que acudir a la cirugía de columna. Hay tres procedimientos a seguir en la cirugía de columna:

  • La cifoplastia con balón. Un procedimiento mínimamente invasivo que repara la fractura vertebral usando balones ortopédicos para elevar el hueso fracturado y que vuelva a su posición anatómica correcta.
  • Cirugía de fusión espinal. Usada para tratar afecciones degenerativas de la columna con injertos óseos, placas y tornillos, se fusionan o se crea un vínculo entre dos o más vértebras para estabilizar la columna y aliviar el dolor.
  • Es una cirugía de columna similar a la cifoplastia, pero en lugar de balones ortopédicos se inyecta cemento óseo en la vértebra rota para que no se vuelva a romper.

El tratamiento a seguir después de una cirugía de columna por una fractura vertebral incluye ejercicios de rehabilitación y el uso de un corsé o un producto ortopédico como el Marco de Hiper-extensión Jewett de Orliman durante las semanas siguientes a la operación, para dar estabilidad a la zona, siempre siguiendo las indicaciones de su médico.

Deja un comentario