Cómo evitar que la fascitis plantar afecte a tu calidad de vida

Cómo evitar que la fascitis plantar afecte a tu calidad de vida

La fascitis plantar es la inflamación de la banda fibrosa de tejido elástico que recorre la planta del pie. Esa inflamación provoca dolor y molestias al caminar, sobre todo en las primeras horas del día o después de hacer ejercicio físico. Es una patología que si no se trata a tiempo puede volverse crónica, afectando a las actividades diarias y provocando problemas en otras articulaciones.

La fascitis plantar afecta sobre todo a mujeres y a deportistas

Esta dolencia es un problema que afecta a 1 de cada 10 personas. Y según un trabajo de investigación multidisciplinar de diversas universidades españolas impacta más en la calidad de vida de las mujeres. Este estudio ha demostrado que la actividad física, la capacidad social y el vigor es mayor entre hombres que en mujeres, principalmente debido al uso de un calzado inadecuado. Y es que los tacones son muy perjudiciales para el pie. Su uso habitual suele causar el acortamiento progresivo de la musculatura posterior de la pierna y eso aumenta la probabilidad de desarrollar una fascitis plantar.

El uso de un calzado inadecuado y los impactos repetitivos están detrás de la fascitis plantar

La fascitis plantar también es muy frecuente entre deportistas. Sobre todo en aquellos que realizan deportes donde el impacto es repetitivo e intenso. O que no utilizan un calzado adecuado para la práctica deportiva, con una buena amortiguación. De hecho se considera que es la responsable de hasta el 8% de las lesiones en tendones y ligamentos relacionadas con correr.

Para mejorar la calidad de vida de las personas que sufren fascitis plantar hay que trabajar en disminuir la tensión generada en la fascia plantar. Además de reducir la inflamación y el dolor. Para ello hay que combinar las sesiones de fisioterapia, donde se realicen ejercicios de liberación, estiramiento y fortalecimiento de la zona y que ayudan a prevenir lesiones, con el uso de ortesis, que ayudan a modificar la movilidad corporal y disminuir la presión en la fascia plantar.

Una de estas ortesis es la Ortesis para la Fascistis Plantar de Orliman. Está compuesta por una banda anatómica que se cierra sobre la parte superior del tobillo. Y va unida a una cinta elástica que pasa por debajo del tobillo. Así hace presión en la zona comprendida entre la tuberosidad del calcáneo y la fascia plantar. Con ello se consigue aliviar el dolor producido por la fascitis plantar. Y también mejorar la movilidad y prevenir lesiones. Además en la banda anatómica incorpora unas almohadillas de gel. Estas almohadillas incrementan la sensación de confort y evitan posibles rozaduras por presión.

Con esta ortesis para la fascitis plantar se consigue incrementar la calidad de vida de los pacientes. Con ella se alivian los síntomas de esta dolencia. Además se consigue liberar tensiones y se evitan, por ejemplo, lesiones en tendones y ligamentos. Esto se logra porque la ortesis ayuda a que el movimiento del pie no sea forzado. Así te sentirás más seguro y cómodo y podrás realizar tu actividad diaria sin molestias.

Deja un comentario