Cómo evitar las lesiones de los tendones extensores de la mano

Cómo evitar las lesiones de los tendones extensores de la mano

Los tendones extensores de la mano se encuentran en la parte posterior de la mano y los dedos. Permiten el movimiento de los dedos y la coordinación y están conectados con los músculos del antebrazo. Las lesiones suelen producirse por un corte profundo en la mano, un estiramiento traumático (lesiones deportivas) o por desgaste patológico (artritis). La rehabilitación de los tendones extensores de la mano depende mucho de la zona y el grado de la lesión y puede ser muy complicada.

Las lesiones en la mano y los dedos son difíciles de tratar ya que los tendones extensores forman, junto con los músculos y los ligamentos, un complejo aparato cuyo equilibrio ha de ser respectado. Si es una lesión aguda, el mejor tratamiento es la inmovilización, mientras que si es crónica suele necesitar cirugía.

Tipos de lesiones de los tendones extensores de la mano

Además, en la rehabilitación de los tendones extensores de la mano hay que trabajar dependiendo del lugar donde se ha producido la lesión:

  • Dedo martillo. La punta del dedo se cae y no conseguimos subirla. La manera más habitual de tratarlo es con una férula de Stack como las de Orliman, durante unas seis semanas. Esta férula inmoviliza la articulación interfalángica distal, manteniéndola en extensión o hiperextensión. Además permite el movimiento de la articulación interfalángica proximal, evitando así posibles efectos adversos sobre el resto de articulaciones. La férula de Stack también es perfecta para recuperaciones quirúrgicas de los tendones extensores de los dedos de la mano, ya que ayudan a estabilizar e inmovilizar la zona. Después de llevarla durante unas seis semanas hay que utilizar una nocturna durante tres o cuatro semanas más. Una vez la férula haya formado la cicatriz puede empezar la rehabilitación, encaminada al cierre suave del puño para recuperar la movilidad y la sensibilidad en la zona.
  • Dedo de boutonnière. Esta lesión se produce en la zona de los nudillos. El efecto es la hiperextensión de la articulación interfalángica distal y la flexión de la interfalángica proximal. La rehabilitación de los tendones extensores de la mano en esta zona es con una férula específica de boutonnière y ejercicios desde el primer día.
  • Lesiones en el resto de la mano. Para las lesiones de los tendones extensores de la base de los dedos, de la mano y la muñeca lo más adecuado son el uso de órtesis como el Guante para la inmovilización de las articulaciones metacarporfalángicas e interfalángicas en extensión o flexión de la mano y dedos de Orliman. Este guante inmoviliza la zona y gracias a sus férulas de dedos individuales se pueden seleccionar las que se necesitan inmovilizar, dejando el resto que se puedan mover sin problemas. Este guante es perfecto para la recuperación de una cirugía de los tendones extensores de la mano. La órtesis hay que llevarla el tiempo que indique el especialista (unas tres semanas mínimo). Y después hay que iniciar la rehabilitación para recuperar la flexibilidad.

Rehabilitación de los tendones extensores de la mano

El objetivo del tratamiento de las lesiones en los tendones extensores de la mano es la cicatrización de la herida. Algo que suele lograrse con facilidad, y que no dejen secuelas como la rigidez de los dedos. Para lograrlo hay que seguir las indicaciones del médico y del fisioterapeuta. Aunque es un proceso que puede parecer lento, se consigue recuperar la funcionalidad y se evitan secuelas y recidivas.

Deja un comentario