Esguince de tobillo por inversión, la importancia de recuperarse bien

Esguince de tobillo por inversión, la importancia de recuperarse bien

El esguince de tobillo es una de las lesiones más frecuentes, sobre todo si se practica algún deporte, como baloncesto, fútbol o running. Normalmente, el ligamento externo, que sirve de estabilizador de la articulación, se rompe o sufre una distensión. Entonces el pie gira hacia adentro, quedando la planta del pie mirando al otro pie (esguince de tobillo por inversión). Y aparece el dolor, la inflamación y la sensibilidad. Para aliviar el dolor, reducir la inestabilidad y evitar una insuficiencia ligamentosa crónica es conveniente utilizar ortesis de tobillo como las de Orliman. 

El esguince de tobillo por inversión es una de las lesiones más frecuentes entre deportistas

La Tobillera con férula estabilizadora medio-lateral Alttex de Orliman está provista de estabilizadores medio-laterales en ángulo antirotacional. Así se aporta protección a la zona. Además, el diseño de esta ortesis de tobillo ofrece un gran confort, es transpirable y permite su adaptación a todo tipo de calzado. Ante esguinces de grado I y II, la ortesis de tobillo ofrece estabilidad, sujeción y control. A ello se une que esta ortesis de tobillo también es muy eficaz en casos de insuficiencia ligamentosa crónica (esguinces recidivantes). Pero además es de gran utilidad como ortesis preventiva. La tobillera de Orliman proporciona el control necesario para prevenir un esguince de tobillo, y otras lesiones, durante la práctica deportiva.

Estabilizar con una tobillera ayuda a la recuperación de un esguince de tobillo por inversión

El uso de una tobillera como la de Orliman es clave para una recuperación óptima de un esguince de tobillo. Sobre todo en casos de esguinces de grado I y II, donde con inmovilización, reposo y rehabilitación se pueden controlar las complicaciones como la insuficiencia ligamentosa crónica (esguinces recidivantes), fracturas o lesiones óseas, entre otras.

Y más en casos de esguince de tobillo por inversión, donde se produce un desgarro de los ligamentos laterales y que puede causar fracturas en la cúpula del astrágalo. Además en casos de esguinces de segundo y tercer grado es muy frecuente que aparezca inestabilidad articular crónica. Y eso predispone a sufrir más esguinces. Por ello es importante que ante cualquier síntoma de esguince de tobillo se sigan las instrucciones del tratamiento para una correcta rehabilitación.

El uso de una ortesis de tobillo como la de Orliman es un buen método preventivo, si ya has sufrido un esguince de tobillo con anterioridad. Pero también hay que seguir unas pautas para evitar que el tobillo, y otras articulaciones, sufran más lesiones.

  • Ejercicios para fortalecer los ligamentos. De esta manera se previenen esguinces y torceduras menores. Además ayudan a que si ocurren, el tobillo pueda responder mejor y las consecuencias no sean graves.
  • Fortalecer los músculos. Al igual que se fortalecen los ligamentos es fundamental trabajar los músculos de la zona. Así la zona del tobillo estará más protegida y se evitarán problemas.
  • No ir con miedo. Es importante ser cauto si ya has sufrido un esguince de tobillo. Pero eso no significa que evites hacer ciertas actividades. Tras un esguince o una lesión hay que volver a exigir al tobillo el mismo esfuerzo que se hacía para evitar que se atrofie o no se recupere por completo.

Además es fundamental hacer una correcta rehabilitación. No hay que saltarse fases, ni etapas. Cada una de ellas está pensada para una buena recuperación. Aunque se haga largo y pesado es la única manera de asegurarse.

Deja un comentario