Cuida tus pies este verano con las plantillas ortopédicas de Orliman

Cuida tus pies este verano con las plantillas ortopédicas de Orliman

Las plantillas ortopédicas alivian la presión

Unas buenas plantillas ortopédicas evitan la formación de callosidades

El verano es una época en la que tenemos que tener un especial cuidado con nuestros pies. La mayoría solemos realizar numerosas actividades al aire libre. Y nuestros pies se exponen a factores externos que no están presentes el resto del año. El uso de plantillas ortopédicas puede paliar los daños y ayudarte a cuidar los pies.

La playa, la piscina, el sudor, el calor, los roces y las heridas del calzado hacen frecuente problemas como infecciones y hongos. Pero especialmente durante el verano, el uso un calzado inapropiado puede ser el causante de la aparición o reaparición de determinadas dolencias, como el espolón calcáneo o la fascitis plantar, que requieren una especial atención.

Un cuidado básico de nuestros  pies durante los meses de verano, pasa por seguir las consabidas precauciones y recomendaciones relacionadas con la higiene y el contagio de hongos en duchas y piscinas. Pero además, es muy importante cuidar nuestros pies con una correcta hidratación. Así evitamos la sequedad o durezas.

También al exponer los pies al sol debemos tener especial cuidado con las quemaduras. Los pies son más vulnerables que otras zonas del cuerpo. Es preciso pues, protegerlos mediante cremas solares y poner especial atención en los empeines.

Pero además en verano, nos animamos a practicar deporte o sometamos a nuestros pies a exigentes y sofocantes marchas, que pueden acabar en dolencias de mayor o menor gravedad, o incluso agravar aquellas que ya tenemos diagnosticadas. Sobre todo en casos como como pie varo, pie equino, pie cavo o pie plano.

Para esos casos, las plantillas ortopédicas de Orliman ofrecen amortiguación y alivio de la presión. Entre los diversos modelos destacan la Plantilla de silicona larga sin apoyo retrocapital forrada o sin forrar, la Plantilla de silicona larga con apoyo retrocapital forrada o sin forrar, la Plantilla de silicona 3/4 (también en modelo forrado) o la Plantilla extrafina forrada. Y si pasas mucho tiempo de pie o caminando, la Plantilla con bóveda metatarsal de Orliman alivia los dolores y evita la formación de callosidades.

Así que, si queremos ir más allá de un cuidado básico para nuestros pies y evitar males mayores, deberíamos seguir las siguientes recomendaciones:

  • Es importante elegir un buen calzado para evitar rozaduras, ampollas o lesiones. El calzado debe ser traspirable, ancho, flexible y que nos sujete bien el tobillo.
  • No son recomendables zapatos con una suela plana ya que estos no amortiguan los golpes al caminar. Además, si utilizamos zapatos con una suela más gruesa, mejoraremos la posición del pie y del cuerpo. Las suelas demasiado planas y finas nos llevan a forzar la articulación. Y aumenta la tensión generada en la fascia plantar, el tendón de Aquiles o los gemelos. En este caso, el uso de las Plantillas de 3/3 en gel adhesivas con zonas de descarga en talón y antepié proporcionan comodidad a los pies durante todo el día. Al igual que las Plantillas de silicona extrafina forradas con almohadilla metatarsal para señoras o la Almohadilla de antepié en silicona extrafina que permite una perfecta adaptación al zapato y su diseño incorpora unos círculos en relieve con efecto de micromasaje de la zona de apoyo. Con ellas evitaremos las sobrepresiones, nos proporcionará alivio en la zona metatarsal y del antepié. Además nos ayudará a minimizar la formación de callosidades y durezas.
  • Se desaconseja utilizar de chanclas de manera continuada. Al caminar con chanclas se puede incluso modificar el patrón de la marcha, ya que tiende a dar pasos más cortos y se altera el funcionamiento del grupo muscular de la articulación inferior. También el desarrollo de los denominados dedos en garra y otras patologías como fascitis plantar, están asociadas a su uso.

Para prevenir y paliar estas dolencias es muy recomendable utilizar plantillas ortopédicas. Se adaptan perfectamente a la anatomía del pie. Y proporcionan un gran alivio de la presión en los diferentes puntos, tanto durante la marcha como en posición estática. Además, en casos como pie varo, pie equino, pie cavo o pie plano, las plantillas ortopédicas ayudan a la corrección del pie. Por ejemplo, en casos de las plantillas de pie plano alivian las molestias. Y en el pie cavo las plantillas minimizan las consecuencias de esta dolencia.

 

 

Deja un comentario