Consejos para evitar una dorsalgia

Consejos para evitar una dorsalgia

La dorsalgia suele aparecer por sobrecargas producidas por malas posturas

Nos sentamos mal delante del ordenador, pasamos mucho tiempo de pie e incluso dormimos en una posición incorrecta. Las malas posturas pueden convertirse fácilmente en una dorsalgia o en dolores de cuello. Y es algo que podemos corregir fácilmente teniendo en cuenta algunos consejos

La dorsalgia es un dolor sordo y constante en la parte alta de la espalda. Se sobrecarga con facilidad debido principalmente a malas posturas. Y también al estrés, que provoca un aumento de la tensión muscular.

Se estima que la mitad de la población adulta experimentará una dorsalgia en algún momento de su vida

Es un problema con mucha tendencia a la cronicidad y muy habitual en la población adulta. Se estima que la mitad experimentará una dorsalgia en algún momento de su vida.

  • Mantener el cuerpo bien alineado, mientras estés sentado o de pie. Si mantienes una buena postura evitas que se cargue más la columna vertebral. Al estar de pie, distribuye el peso de manera uniforme entre la parte delantera, la espalda y los pies. Y si estás sentado, ponte derecho y evita algunas posturas como cruzar las piernas o encorvar los hombros. Tampoco inclines la cabeza ni te eches hacia un lado.
  • No pases mucho tiempo en la misma postura. La musculatura se pone tensa, por eso es importante moverse con cierta frecuencia e incluso hacer estiramiento. Si pasas mucho rato sentado, levántate. Si tienes que estar de pie, intenta moverte.
  • Vigila ciertos movimientos. Por ejemplo como sostienes el teléfono, como levantas pesos, cómo caminas, cómo limpias… todo ello puede cargar la espalda y el cuello y provocar molestias como la dorsalgia.
  • Cuidado con dónde duermes. Hay que dormir en un colchón firme y una buena almohada. Olvídate de quedarte dormido en el sofá. Y duerme boca arriba y de lado.
  • Vigila el calzado. Los zapatos de tacón provoca que se cargue la espalda y aparezca el dolor. Lo más aconsejable es utilizar un calzado cómodo.
  • Haz ejercicio. Practica actividades deportivas suaves, como la natación, el yoga o el pilates, que ayudan a reforzar la espalda. Además ayudan a reducir el estrés. También es importante realizar abdominales. Reforzar esa zona alivia la tensión de los músculos de la espalda.
  • Evita el sobrepeso. El sobrepeso tiene una incidencia muy elevada en el dolor de espalda.
  • Controla el estrés. El estrés es un factor de riesgo de sufrir una dorsalgia, ya que genera contracturas y sobrecargas musculares.

Además de seguir estos consejos, puede ser conveniente el uso de una espaldera como la Espaldera en ocho confort de Orliman. Además de ayudarte a corregir la postura, alivia el dolor producido por la dorsalgia. Eso sí, antes de utilizarla hay que consultar al médico u otro profesional sanitario, que le indicará la manera de usarla.

La espaldera de Orliman reduce la curvatura dorsal cifótica e impulsa los hombros a su posición correcta. De esa manera la espalda se mantiene recta y se evitan malas posiciones, sobre todo cuando estamos sentados o de pie. Está elaborada con un tejido transpirable para garantizar la comodidad. Y es fácil de utilizar.

El cuidado de la espalda ayuda a prevenir problemas, como molestias y lesiones. No somos conscientes de cómo nos sentamos, de cómo permanecemos de pie o cómo movemos algo.  La adopción de unos buenos hábitos posturales en el desarrollo de nuestra vida cotidiana y los ejercicios de autoestiramiento y potenciación muscular ayudarán a tener la columna en las mejores condiciones posibles.

 

Deja un comentario