Consejos médicos ante una lesión meniscal

Consejos médicos ante una lesión meniscal

Una lesión meniscal no implica necesariamente cirugía. Este tratamiento se valora en función de la gravedad de la lesión, la edad, la actividad física que suele hacer el paciente… Por ello es clave acudir al especialista para que valore la lesión y aplique el tratamiento más correcto.

Ante una lesión meniscal es importante inmovilizar la zona

El menisco se encuentra en una zona de muchas fricciones y cargas, y puede dañarse fácilmente. Una lesión meniscal puede aparecer por dos causas:

  • Los movimientos repetitivos de flexo extensión producen un desgaste. Esta situación suele darse en personas de entre 40 y 60 años que llevan tiempo haciendo esfuerzos como trabajar forzando la posición de las rodillas o un deportista tras años de esfuerzo.
  • Los movimientos de giro fortuito de rodillas. Suele ocurrir a deportistas que hacen un mal gesto o mal movimiento.

El problema es que el menisco no tiene capacidad de regeneración y hay que poner el tratamiento adecuado para que desaparezcan los síntomas. ¿Cómo actuar ante una lesión meniscal? Hay varios aspectos a tener en cuenta:

  • Cuando hay una lesión meniscal aparece el dolor. Este aumenta si se mueve o apoya la rodilla y también al presionar o palpar la zona. Si está en la parte interna es el menisco interno el afectado. Si está en la parte externa es el externo.
  • Los chasquidos y bloqueos de la rodilla producen inestabilidad. Parece que el menisco se mueva dentro de la rodilla.
  • Limitación de movimientos. Una lesión meniscal impide estirar del todo la rodilla. Es imposible apoyar la pierna y utilizarla para desplazarse.
  • Inflamación. Una lesión en los meniscos suele provocar inflamación.

Ante estos síntomas hay que acudir al médico para obtener un diagnóstico definitivo. Será él quien decida si es mejor optar por el tratamiento conservador o por la cirugía. En el caso de optar por el tratamiento conservador este consta de dos etapas:

  • Recuperación. En una primera fase hay que evitar actividades que puedan agravar la lesión meniscal. Además aplicar hielo para disminuir el dolor y la inflamación. Y tomar la medicación indicada.
  • Rehabilitación. Ejercicios dirigidos a facilitar fortalecer la musculatura, estabilizar la rodilla y garantizar las condiciones de cicatrización del menisco.

Conocer los síntomas es clave para saber cómo actuar ante una lesión meniscal

Y en ambas etapas, es importante el uso de órtesis que inmovilicen la zona, reduzcan la presión sobre la rodilla y promover la cicatrización. En Orliman tenemos varios modelos que pueden ayudarte.

  • Rodillera envolvente con articulaciones policéntricas. Realizada en material tricapa elástica transpirable aporta compresión, soporte y estabilización. Además, alivia el dolor articular. Similar a esta es la Rodillera con articulaciones policéntricas, que da soporte y estabilidad. A todo ello se une que su almohadilla de silicona produce un micromasaje con el movimiento que favorece la reabsorción de edemas y hematomas.
  • Rodillera rótula cerrada con articulaciones policéntricas. Incorpora almohadilla visco-elástica que dirige el control de la rótula. Así se evita sus desplazamiento. Además, la presión que ejerce mejora el metabolismo celular y favorece la reabsorción de edemas, derrames y hematomas.
  • Rodillera de neopreno con rótula abierta, articulaciones policéntricas y cinchas de sujeción. Ofrece termocompresión, descarga, protección y estabilidad. Además consigue el centrado de la rótula y se adapta a anatomías específicas.
  • Órtesis de rodilla. Las órtesis de rodilla de Orliman están diseñadas cuando interesa un rango de control de la movilidad de la rodilla tras una lesión meniscal, como la órtesis de rodilla con articulación de flexo-extensión. Otro modelo es la órtesis funcional de rodilla con control de flexo-extensión OCR200, que ofrece control de la movilidad y estabilización. Fabricada en aluminio de perfil bajo y ligero lleva un forro interior antideslizante que proporciona confort y protección. Por su parte la órtesis de rodilla regulable con bloqueo (4 bandas estrechas- 4 cinchas), ofrece estabilidad y control medio-lateral y antero-posterior de la rodilla. A ellas se une la órtesis de rodilla con bloqueo, que ofrece un ajuste confortable y permite controlar la amplitud de movimientos, desde la extensión total hasta 120 grados de flexión.
  • Rodillera de flexo extensión. Puede ser corta o larga abierta. Pensadas para patologías en las que interese controlar el rango articular de la rodilla. Ofrecen compresión, soporte y estabilización media-lateral.

 

Deja un comentario