Antiescaras: ¿cómo escoger el producto perfecto?

Antiescaras: ¿cómo escoger el producto perfecto?

Un producto antiescaras es el aliado perfecto para las personas que pasan mucho tiempo encamadas o sentadas. Las úlceras por presión suponen un importante problema de salud. Son áreas de piel lesionadas por permanecer en la misma posición durante mucho tiempo y pueden causar infecciones graves. Así, los que padecen ven empeorar su estado y su calidad de vida. Y su entorno sufre las consecuencias de esta dolencia.

Los productos antiescaras previenen las úlceras por presión y los problemas que conllevan

Además de prevenir su aparición, manteniendo la piel del paciente limpia, seca e hidratada y cambiándole de posición cada dos horas, el uso de productos antiescaras ayuda a que éstas no aparezcan y el paciente se sienta más cómodo.

¿Qué productos antiescaras existen? ¿Cómo elegir bien? Son dos de las preguntas más habituales. Sobre todo cuando se trata de personas mayores, con problemas de movilidad. Para ellas, además de prevenir las úlceras por presión buscamos productos de descanso para personas mayores. Existen diferentes productos antiescaras en función de la zona afectada. Por ejemplo, una persona que pueda sentarse en una silla de ruedas, necesitará los cojines antiescaras, mientras que una persona encamada tendrá que optar por otros productos como las botas, coderas, manoplas o sábanas.

Hay que elegir un producto antiescaras dependiendo en función de la zona afectada

  • Cojines. Distribuyen de manera eficaz la presión, provocando que se alivien las zonas más comprometidas. Además ayudan a mantener una postura correcta. Hay una gran variedad de cojines antiescaras: de gel, viscoelásticos, fibra hueca, con forma redonda, cuadrada, con agujero… Para elegir bien es conveniente dejarse aconsejar ya que, según la dolencia, necesitarás uno u otro. Por ejemplo, dentro de la línea Sitlive de Orliman contamos con el Cojín antiescaras Soft cuadrado agujero. Es perfecto para personas, incontinentes o no, que permanecen periodos de tiempo prolongados en sedestación. Así se convierten también en productos de descanso para personas mayores. Además se pueden utilizar en la recuperación de hemorroides, fístulas y fisuras en el ano, alivio de dolor post-parto y recuperación en post operaciones, entre otros.
  • Botas. Las personas que pasan mucho tiempo encamadas padecen los roces de la ropa de la cama o superficies rugosas. Y eso puede provocar escaras en los talones, que son una zona vulnerable. Las botas, como las Botas anticaras Soft de Orliman, protegen la zona. Además, al mantenerse siempre seco y mejorar la regulación térmica, protege la piel de los pies. Y están confeccionadas con costuras planas para evitar posibles roces. Estas botas de Orliman están diseñadas en diferentes tallas para adaptarse a todos los tamaños posibles y así proteger bien el talón, los maléolos, la zona plantar y dorsal y los dedos del pie. Las botas son también productos de descanso para personas mayores porque estas se sienten más cómodas con ellas, al aliviar las molestias.
  • Coderas. Otra de las zonas sensibles a la aparición de escaras son los codos. Sobre todo en personas que pasan mucho tiempo encamadas. Al ser una zona de apoyo, los roces de la ropa de la cama o superficies rugosas, unido a la fragilidad de la piel del codo hace que sea un lugar especialmente sensible a la aparición de úlceras por presión. Las Coderas antiescaras Soft de Orliman están fabricadas con un tejido suave con propiedades antimicrobacterianas, mantiene la piel seca y mejoran su regulación térmica.
  • Manoplas. Su beneficio es doble. Por un lado protege y previene la aparición de escaras. Por otro evita que el paciente se autolesione al limitar su capacidad de prensión. Al igual que el resto de productos Soft antiescaras de Orliman, las manoplas están realizadas con un tejido suave con propiedades antimicrobacterianas y con costuras planas para evitar roces.

Estos productos antiescaras son de gran utilidad para cuidadores y pacientes. Por ello es importante consultar con el especialista sobre su uso y las necesidades de cada paciente. Es la mejor manera de saber qué elegir y por qué.

 

Deja un comentario