Big Data para el tratamiento para diabetes y enfermedades cardiovasculares

Big Data para el tratamiento para diabetes y enfermedades cardiovasculares

En los últimos años, la tecnología en el ámbito de la salud está avanzando a pasos de gigante. Prótesis inteligentes, nanomediciona, impresión 3D… avances que permiten mejorar muchísimo la calidad de vida y la salud de las personas. Y también ayudan a los profesionales a conseguir una mayor precisión, eficacia y rapidez a la hora de hacer un diagnóstico o implementar un tratamiento para diabetes y enfermedades cardiovasculares.

El tratamiento para diabetes y enfermedades cardiovasculares se personalizará mucho con el Big Data

El tratamiento para diabetes y enfermedades cardiovasculares con la aplicación de la tecnología Big Data es un ejemplo de su utilidad. La tecnología Big Data hace referencia al gran volumen de datos que se generan cada día y a como se relacionan y analizan para poder tomar mejores decisiones y de forma más eficiente. Esto trasladado al tratamiento para diabetes y enfermedades cardiovasculares se traduce en que permitirá desarrollar nuevas estrategias e identificar bloques de pacientes con necesidades similares. Así los enfermos de diabetes o con enfermedades cardiovasculares, por citar algunos, estarán mejor controlados e informados y tendrán un mejor pronóstico.

Por ejemplo, la mayoría de los afectados por diabetes disponen de distintas herramientas de medición de la glucemia. A ello se une la cantidad de información que se genera en los sistemas de salud. Si todo esto se conecta y se relaciona, el Big Data puede generar una información mucho más precisa, que permitirá ofrecer mejores recomendaciones o tratamiento para la mejora de los pacientes, a través de mensajes que ayuden al autocuidado o dirigidos a la atención sanitaria.

Las nuevas tecnologías permiten más efectividad y rapidez en el tratamiento para diabetes y enfermedades cardiovasculares

Además ese análisis de datos permitirá hacer recomendaciones más beneficiosas. No solo a nivel general sino también a nivel específico de cada paciente: una estrategia terapéutica que combine distintos tratamientos, consejos para prevenir una neuropatía diabética, apostar por la alternativa quirúrgica o una recomendación de visitar al especialista en podología porque los niveles de glucemia hacen necesario una vigilancia del pie diabético, por citar algunos ejemplos.

Y en el caso de enfermedades cardiovasculares ocurre lo mismo. Las aplicaciones del Big Data ofrecen grandes posibilidades para su tratamiento. Tanto desde el punto de vista de la prevención como del conocimiento y del control de la enfermedad. Por ejemplo, se puede hacer un seguimiento del estado de la circulación sanguínea. O controlar factores de riesgo como el colesterol o la hipertensión para optimizar los tratamientos.

Además, en el tratamiento para diabetes y enfermedades cardiovasculares el Big Data permitirá identificar a los pacientes que requieran una atención especial. Eso permitirá detectar quien tiene un mayor riesgo. Y así actuar más rápidamente. También, con ello se conseguirán nuevos modelos de atención y pronósticos más personalizados. Y esto ayudará a una mayor efectividad del tratamiento para diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Las patologías cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Este mismo organismo además destaca que la diabetes es una enfermedad con un crecimiento implacable. Ya hay más de 400 millones de personas afectadas por la diabetes a nivel mundial. La efectividad en el tratamiento para diabetes y enfermedades cardiovasculares y un rápido diagnóstico son fundamentales para acabar con estas cifras. Y es ahí donde la aplicación de tecnologías como el Big Data puede ser de gran ayuda.

Deja un comentario