Beneficios del collarín cervical, alivia el dolor de tu tortícolis

Beneficios del collarín cervical, alivia el dolor de tu tortícolis

La contracción involuntaria de los músculos del cuello que se produce con una tortícolis o con un latigazo cervical provoca dolor y dificultad para mover la cabeza libremente. La aplicación de calor, ejercicios de estiramiento y masajes son clave para aliviar los síntomas. Y también ofrecer sujeción a la zona, uno de los beneficios del collarín cervical

Entre los beneficios del collarín cervical está el alivio del dolor y la seguridad en los movimientos

Los beneficios del collarín cervical, como el de Orliman, son varios. Ofrece descarga parcial de la cabeza, limita la movilidad en flexión, rotación y laterización, con lo que se evitan movimientos dolorosos. Además gracias a la sujeción que ofrece uno se siente más seguro al hacer cualquier movimiento y se reduce el miedo. También es un buen método de reposo y alivio del dolor, ya que mantiene el calor y mejora la circulación sanguínea en la zona.

La relajación de la musculatura es otro de los beneficios del collarín cervical

Otros beneficios del collarín cervical es que ayuda a que la musculatura se relaje y corta el círculo vicioso dolor-espasmo-dolor. Y también disminuye otros síntomas como mareos que pueden acompañar a estas dolencias. A ello se une que el collarín para el latigazo cervical de Orliman es fácil de poner y quitar y cómodo de utilizar. Su uso está recomendado en casos de torticolis, como collarín para el latigazo cervical o la apófosis espinosa, una fractura en las vértebras cervicales. Pero siempre bajo control médico y siguiendo sus indicaciones al pie de la letra. Acostumbrarse a llevar el collarín cervical y usarlo más de lo que toca puede provocar atrofias musculares en la zona.

Además de los beneficios del collarín cervical, hay una serie de consejos para tratar la tortícolis:

  • Acude al médico. No trates de solucionarla con remedios caseros. Hay que acudir al médico o al fisioterapeuta para valorar la gravedad y aplicar el tratamiento adecuado.
  • Estiramiento, calor y masaje. Son clave para tratar el segmento cervical y vertebral y devolverle la movilidad a la zona. Eso sí, los estiramientos que sean suaves, no hacer movimientos bruscos.
  • No tiene que haber dolor. En la movilización de la zona no debe aparecer el dolor, si lo hace es que estás haciendo mal el ejercicio.
  • Abrigar la zona. Así controlas la temperatura. El collarín para el latigazo cervical es una buena opción, porque así lo llevas protegido y manteniendo el calor, pero solo si lo recomienda el médico.
  • Corrige las posturas. La mayoría de las veces una tortícolis viene provocada por una mala postura en el trabajo o en la cama, que sobrecarga esta zona del cuello.
  • Medicación. Si el médico lo considera es recomendable la toma de antiinflamatorios y analgésicos no esteroideos y el tratamiento de la contractura muscular con relajantes musculares.

El 80% de las cervicalgias (tortícolis, latigazo cervical o apófisis espinosa) suelen mejorar en menos de tres semanas. Durante ese periodo de tiempo el tratamiento va encaminado a eliminar el dolor y reducir la rigidez en el cuello. Dos beneficios del collarín cervical, que unidos a la rehabilitación y la medicación, harán que las molestias vayan desapareciendo. Una vez ocurra que éstas desaparezcan hay que encaminar los ejercicios hacia el fortalecimiento de la zona, para evitar que vuelvan a aparecer esas dolencias.

Deja un comentario