9 consejos para prevenir los desgarros musculares

Los desgarros musculares son unas lesiones de origen repentino que se caracterizan por un dolor punzante, inflamación y rotura de las fibras musculares en la zona afectada. Prevenir los desgarros musculares es sencillo. Solo hay que seguir una serie de consejos.

Para prevenir los desgarros musculares es necesario despertar a los músculos con un buen calentamiento

  • Los desgarros musculares son muy frecuentes en deportistas que no han realizado un buen calentamiento previo. Estos ejercicios van encaminados a despertar al músculo. Con ello se consigue que aumente el flujo sanguíneo a los grandes grupos musculares. Así mejoramos la capacidad de contracción del músculo y ayudamos a prevenir los desgarros musculares, ya que desaparecen los riesgos de movimientos con el músculo en frío.
  • Siempre al finalizar el entrenamiento. Así evitas sobrecargas y desgarros musculares, ya que disminuye el cansancio muscular. Eso sí, hazlos de forma correcta o pueden surgir problemas.
  • Deportistas de fin de semana. Muchos desgarros musculares, y también muchas sobrecargas, se dan en los llamados deportistas de fin de semana. Si no hay una práctica deportiva continua, las fibras musculares se debilitan y son más vulnerables a los desgarros.
  • Alimentación e hidratación. Dos aspectos que no hay que olvidar nunca si haces deporte. Ya no solo para prevenir los desgarros musculares o las sobrecargas, sino también para aportar los nutrientes necesarios para alimentar los músculos y que no pierdan elasticidad y se debiliten.
  • Cuidado con los excesos. El sobreentrenamiento es garantía de lesión muscular o de sobrecargas. Un músculo fatigado no responde igual a los cambios de dirección o a otros estímulos. Hay que adecuar el entrenamiento al nivel físico de cada persona. Y no hay que olvidarse de incluir el descanso en tus rutinas, ya que es un factor primordial para prevenir desgarros musculares y otras lesiones.
  • Ir poco a poco. Nuestros músculos tienen que ir acostumbrándose a la actividad. Por eso es importante ir aumentando la intensidad de forma paulatina. Y lo mismo ocurre cuando estemos acabando. Hay que ir disminuyendo la intensidad poco a poco.
  • Revisa el material. Un material en buen estado es clave para evitar lesiones. Usa siempre unas zapatillas acordes al tipo de ejercicio que vas a hacer y a tus características. Y cuando empiecen a desgastarse es el momento de cambiarlas, no esperes hasta el último minuto.
  • Protege tus músculos. Si ya has sufrido un desgarro o una sobrecarga o quieres prevenir los desgarros musculares, una buena idea es proteger la zona con una Muslera de neopreno como la de Orliman. Aporta soporte, calor y compresión, lo cual es muy útil para prevenir lesiones en cuádriceps y abductores. Esta muslera tiene diferentes tallas y está confeccionada en forma cónica para que se adapte perfectamente al muslo. Así irás protegido y cómodo.
  • Escucha a tu cuerpo. Si tu organismo te dice que es hora de parar, hazle caso y dale tiempo a para que se recupere. Si fuerzas es posible que acabes con una lesión.

La alimentación e hidratación aportan nutrientes muy necesarios para prevenir los desgarros musculares

¿Y si me he lesionado ya? Si te has lesionado respeta las fases del tratamiento. Cada una de ellas está indicada para ayudar a tu cuerpo a regenerarse. Si no las sigues puedes desorganizar a las células y el músculo no quedará como antes. Será más frágil y más propenso a volver a romperse.

Deja un comentario